<
>

Barbero pone en jaque a Chiefs antes del Super Bowl LV

play
Los Chiefs, listos y motivados, asegura Patrick Mahomes (1:54)

El quarterback de los Chiefs aseguró estar listo físicamente para el reto de ganar un segundo Super Bowl consecutivo y motivado por disputarlo ante Tom Brady. (1:54)

La persona que recientemente cortó el cabello a dos jugadores de Kansas City dio positivo por COVID-19, de acuerdo a reporte

Los Kansas City Chiefs enfrentan esta semana un serio contratiempo rumbo al Super Bowl LV por dos contactos de riesgo con un positivo de COVID-19.

El centro Daniel Kilgore y el receptor abierto Demarcus Robinson fueron colocados el lunes en la lista de reservas/COVID-19 y deben arrojar pruebas negativas durante cinco días seguidos para tener la posibilidad de ser activados para el partido contra los Tampa Bay Buccaneers.

De acuerdo a un reporte de NFL.com, el barbero que recientemente cortó el pelo a Daniel Kilgore y Demarcus Robinson fue quien dio positivo por COVID-19 el domingo.

De acuerdo al reporte, tanto Daniel Kilgore como Demarcus Robinson han arrojado negativo en sus pruebas y no se quitaron el cubre bocas durante el encuentro, al igual que el barbero, reduciendo el riesgo de contagio.

Los jugadores deben cumplir con un periodo de aislamiento obligatorio de cinco días y no pueden practicar con el resto de sus compañeros. Los Chiefs están programados para viajar a Tampa Bay hasta el sábado.

El reporte de NFL.com señala que el barbero dio negativo cinco días seguidos antes de entrar a las instalaciones del equipo, pero se detectó su positivo en una prueba rápida mientras se encontraba con Daniel Kilgore y posteriormente confirmó que había atendido a Demarcus Robinson fuera de las instalaciones.

A lo largo de la temporada regular, los Chiefs solamente tuvieron a ocho jugadores en la lista de reservas/COVID-19, y cuatro de ellos no se perdieron ningún partido. Los equipos no solamente colocan allí a los jugadores que arrojan pruebas positivas por el virus, sino también a aquellos considerados contactos de alto riesgo con otra persona que arrojó positivo, como es el caso de Daniel Kilgore y Demarcus Robinson.

De acuerdo a los protocolos de la NFL, si algún jugador llegara a dar una prueba positiva ahora, en ese caso ya no habría tiempo suficiente para salir de la lista de reservas/COVID-19 para participar en el Super Bowl LV.

Recientemente, fuentes indicaron a Jeremy Fowler de ESPN que los jugadores de Chiefs y Buccaneers se someterían a dos pruebas diarias durante la semana previa al Super Bowl.

La alcaldesa de Tampa, Jane Castor, firmó una orden ejecutiva que señala que se debe usar cubre bocas en el centro de la ciudad, los vecindarios alrededor del Raymond James Stadium --donde se disputará el Super Bowl-- y en otros lugares turísticos.