<
>

Con Micah Parsons como líder, la defensiva de Cowboys se ha hecho un nombre en la liga

play
¿Cuáles serían los duelos de postemporada al momento? (6:52)

Nuestros expertos analizan el panorama en la NFC y AFC con miras a los playoffs. (6:52)

La actitud bajo Quinn es clara: no ser golpeados en el marcador para apoyar el potente esfuerzo ofensivo

LANDOVER, Maryland - Los nombres de la ofensiva de los Dallas Cowboys salen de la boca como un quién es quién de la NFL.

Dak Prescott, Ezekiel Elliott; Amari Cooper; Tyron Smith; Zack Martin; CeeDee Lamb; Michael Gallup. Los primeros cinco jugadores han sido Pro Bowlers en varias ocasiones. Lamb está destinado a ser uno, tal vez incluso este año. Gallup tiene una temporada de 1,000 yardas en su haber.

Cuando comenzó la temporada 2021, los nombres en la defensiva de los Cowboys no tenían renombre. El ala defensiva DeMarcus Lawrence, dos veces Pro Bowler, era el más reconocible. El apoyador Leighton Vander Esch llegó al Pro Bowl como novato en 2018. El apoyador Micah Parsons, la selección general No. 12 en el draft de 2021, era lo más prometedor que cualquier otra cosa en septiembre.

Pero algo ha sucedido en los últimos tres meses y especialmente en la victoria del domingo 27-20 contra Washington.

Han dejado de ser una defensiva sin relevancia, a ser una temida.

Parsons debería tener el premio al novato defensivo del año garantizado en este momento, y también es candidato para el jugador defensivo del año junto a cualquiera de los nombres más importantes de la NFL, desde Aaron Donald hasta T.J. Watt hasta Myles Garrett.

El esquinero Trevon Diggs lidera la NFL en intercepciones, y aunque no tuvo una el domingo, mantuvo a Terry McLaurin sin una recepción antes de que el principal receptor de Washington dejara el juego por una conmoción cerebral en la segunda mitad.

"Si nuestra ofensiva sale y anota 50 puntos, eso es genial, pero si salen y obtienen cero, tenemos que mantener el cero", señaló Parsons. “Esa es la expectativa. No importa lo que hagan, tenemos que dar cuenta de lo que hacemos. Si conseguimos ganar un juego por defensiva, eso es lo que tenemos que hacer. Creo que todos hemos estado adoptando ese estándar y enfoque todas las semanas y hemos estado en la tesitura de 'golpeamos y no recibimos golpes'. Creo que debemos seguir en eso".

Nada de esto parecía imaginable después de una temporada en la que los Cowboys permitieron un récord de franquicia de puntos (473) y pasaron gran parte de la campaña cediendo grandes jugadas y muchas yardas.

En 13 juegos hace un año con Mike Nolan como coordinador, los Cowboys permitieron 400 puntos y 48 anotaciones. Tuvieron solo cinco intercepciones y 24 capturas.

A lo largo de 13 juegos esta temporada con Dan Quinn como coordinador, los Cowboys han permitido 287 puntos y 32 touchdowns. Tienen 21 intercepciones y 31 capturas.

Cuando se le mencionó la transformación de un año a Mike McCarthy después de la victoria del domingo, sarcásticamente dijo gracias por el viaje al pasado.

"Definitivamente tenemos una gran defensiva", dijo. “Creo que no solo se hicieron todos los cambios, sino que se puede ver toda la estructura. Podías verla en la primavera y verla construir en el campo de entrenamiento. Es un gran grupo. El amor, la energía. Ahora que todos han vuelto, es genial verlo".

Con el regreso del tackle defensivo Neville Gallimore de la reserva de lesionados debido a una lesión de codo, los Cowboys estuvieron completos a la defensiva por primera vez en toda la temporada.

Lawrence jugaba apenas su tercer juego de la temporada después de sufrir una fractura en el pie en la práctica después del primer partido. Tuvo una captura de mariscal de campo contra Taylor Heinicke para finalizar el tercer cuarto.

Parsons tuvo dos capturas más, dándole 12 en la temporada y en posición de romper la marca de novato de la liga de 14, establecida por Jevon Kearse en 1999. Su primera captura provocó un balón suelto que el ala defensiva Dorance Armstrong devolvió 37 yardas para un touchdown y dio la ventaja de 18-0 en el primer cuarto.

Solo Julius Peppers (13), Reggie White (13) y Leslie O'Neal (12.5) tuvieron más capturas en los primeros 13 juegos en su carrera que Parsons desde que las capturas se convirtieron en una estadística oficial en 1982. Ha registrado una en seis juegos consecutivos, empatando la tercera racha más larga para un novato.

"Nos estamos alimentando entre todos", comentó Parsons.

El ala defensiva Randy Gregory, quien jugó por primera vez en un mes debido a una lesión en la pantorrilla, tuvo la jugada que marcó el tempo con una intercepción en el primer cuarto. Cuatro jugadas después, los Cowboys anotaron.

En el último cuarto, Gregory detuvo lo que parecía un épico colapso de los Cowboys, que lideraban 24-0 en el medio tiempo y 27-8 después de tres cuartos, con una captura del mariscal de campo Kyle Allen con un balón suelto forzado que fue recuperado por Jayron Kearse con 2:24 para jugar.

La recuperación del balón suelto de Kearse, sobrino del hombre que Parsons sigue por el récord de capturas de novato, fue la 27ª recuperación de balón de la temporada de Cowboys. La última vez que tuvieron tantas en los primeros 13 juegos fue en 1999.

La defensiva de los Cowboys ha anotado cinco veces esta temporada, que es la mayor cantidad en la NFL. (Por cierto, sus siete touchdowns no ofensivos son tres más que cualquier otro equipo en la liga, según ESPN Stats & Info).

Prescott se alegra de tener este tipo de defensiva. Tiene el QBR más bajo de su carrera (9.9) con dos intercepciones y 211 yardas en 22 de 39 pases con cuatro capturas. Antes del domingo, los Cowboys tenían marca de 0-9 cuando Prescott tenía un QBR menor de 25.

“E la forma en que practican, su comunicación, su hermandad; sí, este es un grupo duro”, subrayó Prescott. “Practico contra ellos todos los días. Para conocerlos, sabiendo cuán orgullosos se sienten de su trabajo, sabiendo que están dirigidos por el entrenador Quinn, están jugando sobresalientemente".