<
>

El Barcelona visita al Villarreal en busca de una lejana oportunidad de pelear por LaLiga

play
Sandro Rosell: 'La figura de Messi trasciende a todos en el Barcelona' (2:11)

El expresidente del Barcelona asegura que Leo no se dejará usar en una guerra electoral (2:11)

BARCELONA -- El Barcelona, incapaz de ganar en Sevilla o Vigo, que se dejó dos empates consecutivamente frente a Celta y Atlético de Madrid y solo ha sido capaz de ganar tres de los seis partidos disputados tras la reanudación de LaLiga, se juega sus últimas opciones de lograr el título en Villarreal... Enfrentado a un rival que se fue de confinamiento en plena depresión y ha vuelto como un tiro.

Cinco victorias y un empate acumula el Submarino Amarillo desde el 13 de junio. Cerró la jornada 27 en marzo en octava posición y a ocho puntos de la Champions y hoy, a cinco fechas del final del torneo, está situado quinto, a solo tres unidades y presentando los mejores números del campeonato únicamente por detrás del Real Madrid, que ha contabilizado un pleno de victorias para convertirse en el favorito máximo para lograr el campeonato.

No es el meior de los escenarios para el Barça de Quique Setién, enfrascado en líos de todo tipo en el campo y fuera de él estas últimas dos semanas. Con el vestuario alejado del cuerpo técnico, el entrenador disimulando esa poca sintonía mientras el club salía al paso de los primeros rumores de despido, el traspaso forzado de Arthur Melo, la caída en desgracia de Antoine Griezmann en el escenario y el supuesto bombazo de Messi como último problema, el equipo azulgrana visita un estadio en el que solo ganó una de sus últimas cuatro visitas y en el que sabe que un nuevo tropiezo sería poco menos que definitivo en su suerte liguera.

Jugará el Barça este domingo conociendo ya el resultado del Real Madrid en San Mamés, con la soga al cuello (una desventaja de siete puntos) si los de Zidane derrotan al Athletic o una renacida esperanza en caso de cortarse la racha merengue, intocable hasta el momento por más polémicas que se hayan sucedido en sus partidos frente a Valencia, Real Sociedad o Getafe.

Sin Samuel Umtiti, lesionado otra vez y hasta no se sabe cuándo al igual que Dembélé, sin De Jong, todavía recuperándose y con Messi, Arturo Vidal, Suárez, Rakitic, Piqué, Firpo y Braithwaite amenazados de sanción, se entiende que Setién no podrá echar mano de demasiadas rotaciones a la hora de confeccionar el mejor once posible.

¿Volverá Griezmann tras sus últimas y 'extrañas' suplencias? ¿Descansará Suárez? ¿Seguirá Riqui Puig? ¿Tendrá protagonismo Ansu? ¿Se mantendrá Semedo o le sustituirá Sergi Roberto? ¿Se confirmará el ostracismo de Arthur?

Lo único que parece fijo es que Ter Stegen y Leo Messi, los únicos que han jugado íntegramente los últimos seis partidos, seguirán innegociables en el equipo titular de un Barça de cuyo resultado en Villarreal dependerá que se pueda recuperar un poco de tranquilidad o siga aumentando la intensidad de la tormenta.