<
>

Andrés Lillini y Roberto Dante Siboldi, de la formación de jugadores a las semifinales de la Liga MX

play
Pumas-Cruz Azul, una serie llena de contrastes (1:40)

Dos equipos con diferencias económicas marcadas, que pese a esto, los resultados en enfrentamientos directos en liguilla favorecen a la plantilla menos costosa. (1:40)

Tanto Andrés Lillini como Robert Dante Siboldi están a un paso de la final del Guard1anes 2020, pero tienen un pasado en común, dirigir fuerzas básicas

Andrés Lillini se negaba, una y otra vez, a aceptar el puesto de técnico en los Pumas, al igual que Robert Dante Siboldi, ahora en Cruz Azul, se negaba a dejar la dirección de fuerzas básicas, cuando tuvo la oportunidad de dirigir en Santos, hace casi tres años. Ahora, ambos están como entrenadores de dos de los equipos más populares de la Liga Mx y a un paso de la final del Guard1anes 2020.

“Mi trabajo tiene que ver con la formación, en mis aspiraciones nunca estuvo ser entrenador”, aseguró Andrés Lillini, cuando los resultados le favorecían a los Pumas bajo su dirección y la directiva buscaba al sustituto ideal para Michel González, el español que se fue de último minuto a España y dejó tirado el proyecto de los universitarios.

Siboldi vivió una historia similar hace tres años. En Santos, José Manuel de la Torre fue despedido y el uruguayo entró como interino del equipo de La Comarca, tras estar en la dirección de fuerzas básicas del conjunto norteño. Los resultados favorecieron al ex jugador de Tigres y Cruz Azul, al grado que se coronó campeón en el Clausura 2018.

Lillini llegó a Pumas precedido de su fama como formador de futuras promesas. “Buscaremos hasta por debajo de las piedras”, fue una de las primeras declaraciones del director de fuerzas básicas de Pumas, Andrés Lillini. Fue elegido gracias a su paso por el Morelia, Boca Juniors y el CSKA de Moscú.

Robert Dante Siboldi llegó al conjunto Celeste por allá del 2007, para las divisiones inferiores y fue campeón con Cruz Azul Jasso, partió a Santos y ahí también se dedicó a pulir a las jóvenes promesas, hasta que se le abrió la oportunidad de Primera División y después su hoja de ruta lo llevó de regreso a La Máquina..

Lillini demostró que él era el sustituto ideal para los universitarios y está a dos partidos de la final, antes deberá de vencer a otro especialista en formar juveniles, Robert Dante Siboldi, técnico del Cruz Azul.