<
>

Miembro del Salón de la Fama Hank Aaron fallece a los 86 años

play
Hank Aaron: una leyenda del béisbol dentro y fuera del terreno (5:24)

Tim Kurkjian repasa la vida y obra de Hammering Hank, el Rey del Cuadrangular dentro del diamante, y una leyenda fuera del mismo. (5:24)

El miembro del Salón de la Fama y quien ocupó por mucho tiempo el liderato de cuadrangulares en Grandes Ligas, Henry Louis 'Hank' Aaron, falleció en la mañana de este viernes a los 86 años.

"Estamos absolutamente devastados por el fallecimiento de nuestro amado Hank", dijo el presidente de los Bravos de Atlanta, Terry McGuirk, en un comunicado. "Fue un faro para nuestra organización, primero como jugador, luego con el desarrollo de jugadores, y siempre con los esfuerzos de nuestra comunidad. Su increíble talento y determinación lo ayudaron a alcanzar los logros más altos, pero nunca perdió su naturaleza humilde. Henry Louis Aaron no solo fue nuestro ícono, sino también en las Grandes Ligas y en todo el mundo. Su éxito en el diamante fue igualado solo por sus logros comerciales fuera del campo y coronado por sus extraordinarios esfuerzos filantrópicos.

"Estamos desconsolados y estamos pensando en su esposa Billye y sus hijos Gaile, Hank, Jr., Lary, Dorinda y Ceci y sus nietos".

Una de las grandes estrellas del deporte a pesar de jugar para el equipo de mercado pequeño Milwaukee/Atlanta Braves a lo largo de una carrera en las Grandes Ligas que se extendió desde 1954 hasta 1976, Aaron todavía tiene los récords de Grandes Ligas en carreras impulsadas (2,297), total de bases (6,856) y extrabases (1,477), y se ubica entre los mejores en cuanto a hits en MLB (3,771, tercero de todos los tiempos), juegos jugados (3,298, tercero) y carreras anotadas (2,174, cuarto).

Pero fue el dulce jonrón de Hammerin' Hank lo que más fama le dio.

Aaron, que medía 6 pies y pesaba 180 libras, rompió la marca de jonrones consagrados de Babe Ruth a menos de una semana de iniciada la temporada de 1974, golpeando su bambinazo 715 para imponer una marca ante el zurdo de Los Angeles Dodgers Al Downing en la cuarta entrada mientras más de 50.000 fanáticos celebraban en Atlanta. El momento se convirtió en uno icónico en el béisbol, Aaron trotó por las bases, a pesar de haber sido interrumpido brevemente por dos fanáticos, incluido un joven Craig Sager, y finalmente tocó el plato, donde sus compañeros de equipo lo levantaron y sus padres lo abrazaron.

Aaron jugó dos temporadas más y terminó con 755 jonrones en su carrera, una marca que se mantuvo como el récord de Grandes Ligas hasta que Barry Bonds lo rompió en 2007.

Aaron terminó su carrera con una gran cantidad de elogios. Fue el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 1957, dos veces campeón de bateo de la Liga Nacional (1956, '59), tres veces ganador del Guante de Oro en el jardín derecho (1958-60) y un récord de 25 veces Todos Estrellas.

Fue exaltado al Salón de la Fama del Béisbol en 1982, recibiendo un 97.8% de aprobación en su primer año en la boleta. En 1999, MLB creó el Premio Hank Aaron, que se otorga anualmente al mejor bateador de la Liga Americana y la Liga Nacional.

Fuera del campo, Aaron era un activista por los derechos civiles, y él mismo fue víctima de las desigualdades raciales. Aaron nació en Mobile, Alabama, y ​​no pudo jugar béisbol organizado en la escuela secundaria porque solo los estudiantes blancos tenían equipos. Durante el período previo a sobrepasar el record de jonrones de Ruth, varias personas que no querían que un hombre negro rompiera el récord amenazaron su vida.

"Esta es una pérdida considerable para toda la ciudad de Atlanta", dijo la alcaldesa Keisha Lance Bottoms en un comunicado. "Si bien el mundo lo conocía como 'Hammering Hank Aaron' debido a su increíble carrera en el béisbol, que estableció récords, él fue la piedra angular de nuestra comunidad, y se unió a la Sra. Aaron con amabilidad y libertad para brindar su presencia y recursos para hacer de nuestra ciudad un mejor lugar. Como hijo adoptivo de Atlanta, el Sr. Aaron fue parte del tejido que ayudó a colocar a Atlanta en el escenario mundial. Nuestro agradecimiento, pensamientos y oraciones están con la familia Aaron ".

Después de retirarse, Aaron se unió a los Bravos como ejecutivo y esperaba que más jugadores negros pudieran encontrar ese tipo de trabajo después de que terminaran sus días de juego.

"En el campo, los negros han podido ser súper gigantes", dijo una vez. "Pero una vez que nuestros días de juego terminan, este es el final y volvemos a la parte trasera del autobús".

Aaron recibió la Medalla Presidencial de la Libertad en 2002.