<
>

Draft NFL 2022: Cómo la estrella de Michigan, Aidan Hutchinson, manifestó sus sueños

play
Aidan Hutchinson, un cazamariscales garantía de grandes jugadas en Michigan (1:40)

El ala defensiva de los Wolverines destaca como uno de los mejores defensivos de esta clase tras ser condecorado como equipo All-American en 2021. (1:40)

CUANDO ESTABA EN QUINTO GRADO, Aidan Hutchinson le dijo a su papá que iba a jugar fútbol americano en la Universidad de Michigan. Ahí es donde Chris había empatado el récord de capturas de una temporada de la escuela (11) en 1992.

"Oh, qué lindo", pensó Chris.

Y sí fue lindo: Aidan nunca había jugado fútbol americano y aún faltaban dos años para que sus padres lo dejaran. Era un mariscal de campo zurdo bastante bueno en el campo de tochito y un destacado bailarín competitivo que entrenaba en el mismo estudio que sus hermanas.

¿Pero un niño de 11 años que no es jugador de fútbol americano y se declara futuro becario de la conferencia Big Ten? Claro, niño, nunca dejes de soñar.

Más o menos una semana después, Chris pasó por delante de la habitación de Aidan un día y recordó la manera muy insistente y muy particular de su hijo de incrustarse en sus propios sueños. Manifestarlo, como lo llamaría más tarde Aidan. "Pude sentir las emociones de comprometerme con ello", dice Hutchinson. "Estaba al 100%, completamente invertido en eso".

Aidan comenzó a remodelar su habitación para que combinara con su objetivo. Trajo piezas selectas de recuerdos de la carrera de su padre: su camiseta del Tazón de las Rosas, sus anillos de título Big Ten, un talón de boleto de entrada al juego Michigan-Ohio State de 2011 al que asistió con su padre. Aidan aprendió a llevar un diario de su madre, por lo que comenzó a escribir todos los días en su diario que algún día sería un Wolverine. Arrancó una página y la pegó en el espejo. Decía, "Jugaré al fútbol americano en la Universidad de Michigan".

"Eh", pensó Chris, "tal vez el niño se meta algún día por pura voluntad".

Y lo hizo: Siete años más tarde, Aidan aceptó una beca completa para jugar fútbol americano en Michigan, donde se ha convertido probablemente en la primera selección del draft de la NFL de 2022. Pero si miras muy de cerca a la gran historia de Aidan Hutchinson, en realidad puedes ver el contorno de cientos de pequeñas historias, muchas de ellas escritas con crayón, lápiz o bolígrafo por adelantado por el propio Aidan.


MELISSA HUTCHINSON TODAVÍA RECUERDA el primer diario de Aidan. Tenía 4 años. Se sentaba en el porche delantero, miraba el cielo y dibujaba página tras página de imágenes de personajes de Star Wars -- Yoda, Chewbacca, Boba Fett, el General Grievous, y así sucesivamente.

Se sentaba afuera una hora a la vez, dibujando meticulosamente una figura de palitos de Obi-Wan Kenobi durante unos minutos, luego miraba al vacío, sacando un recuerdo de su cerebro que volvería a recrear en la página. Le encantaba hacer dibujos, pero le encantaba, aún más, cuando terminaba y le entregaba el diario a su mamá.

Ella exclamaba con admiración como todas las madres tienen la obligación legal de hacer, y luego escribía el nombre del personaje y le devolvía el diario. Era un intercambio literal de amor entre los dos. Ella apreciaba estos momentos, el pasar de uno a otro, las contribuciones mutuas, una creación compartida entre ellos dos -- y solo ellos dos -- puesta en papel.

Cuando Aidan comenzó a quedarse sin páginas, Melissa se dio cuenta lentamente de que podría escribir cinco diarios más, o 55, o ninguno. Ella pensó que tal vez este primero podría ser una cápsula del tiempo de algo que solían hacer juntos, así que tomó su cámara y le tomó una foto a él. Está sentado afuera, sin camisa, mirando a lo lejos, con pequeñas botas de vaquero por alguna razón, escribiendo en su diario -- el diario de ellos.

Ella no podía decidir qué le gustaba más, si el diario en sí o la foto de él escribiendo. Así que se quedó con ambos.


DURANTE HORAS CONTINUAS, el pequeño Aidan Hutchinson se sentaba a un lado en las clases de baile de sus dos hermanas. Las clases ofrecían un poco de todo, pero Aidan prestó especial atención a la clase de hip-hop. No podía creer lo rápido y fluido que se movían todos, a menudo en perfecta sincronía, y especialmente no podía imaginarse que uno de los niños pudiera bailar con pelo genial. "Mira cómo baila -- ¡con corte mohicano!" diría él.

Tenía 7 u 8 años en ese momento y le encantaba lo que estaba viendo ... pero se sentía demasiado intimidado para intentarlo él mismo. Sus padres sabían que si alguna vez comenzaba a bailar, le encantaría y lo haría bien. Así que un día Melissa negoció con él para tomar una clase.

"Bueno, fue más un soborno", se ríe ahora. "Y cayó en la trampa".

Si Aidan se inscribiera en una clase, dijo que se detendría en Target y le compraría una pelota Bakugan, un juguete basado en la serie de animé que se abre y se transforma en un pequeño muñeco de acción. Aidan tomó la clase, consiguió a su muñeco Bakugan e hizo cinco años de baile competitivo. "Obtuvo su capacidad atlética actual del trabajo de baile que hizo hace años", dice Chris Hutchinson.


ANTES DE SU TERCER AÑO en la Escuela Preparatoria Divine Child, circulaban rumores de que Aidan Hutchinson había tenido un estirón. Había tenido un buen segundo año como un jugador sólido de 6 pies 4 pulgadas y 200 libras, pero se proyectaba más como un futuro atleta sin beca de la conferencia MAC que como una estrella del Big Ten.

El primer día de clases, llegó Aidan Hutchinson 2.0, habiendo aumentado 3-4 pulgadas y 30 libras debido a un estirón, combinado con tres meses seguidos en la sala de pesas. De hecho, los entrenadores pasaron por una clase y notaron que Hutchinson ni siquiera cabía detrás de un escritorio. El maestro había instalado una silla junto al escritorio y Hutchinson tuvo que inclinarse sobre la parte superior del escritorio para hacer su trabajo. Él no sería atleta no becado en una escuela de la Conferencia Mid-American (MAC, por sus siglas en inglés).


LUEGO DE UNAS POCAS SEMANAS DEL tercer año de HUTCHINSON, Divine Child tuvo un cuarto y 2 en defensa importante. El mariscal de campo tomó el centro y toda la ofensiva se movió hacia la izquierda. Pero luego, el corredor giró y recibió un contra lanzamiento hacia la derecha, y los 11 defensores se encontraron dirigiéndose en la dirección equivocada -- el amague había sido la decisión perfecta.

Los entrenadores de Divine Child pensaron que sería un primer intento fácil.

Pero antes de que pudieran comenzar a mirar al cielo frustrados con los dioses del fútbol americano, vieron a Aidan plantar su pie derecho y avanzar hacia el otro lado. Fue una demostración ridícula de atletismo, como si alguien hubiera adelantado rápidamente a un jugador y a nadie más, y recalcó lo que había sucedido junto con el estirón: el cuerpo de Aidan se había puesto al día con su ética de trabajo y su coeficiente intelectual de fútbol americano.


EN LA ÚLTIMA JUGADA de la carrera de fútbol americano de la prepa de Hutchinson, el mariscal de campo Theo Day alineó a la ofensiva para una cuarta y gol desde la yarda 18. Day y Hutchinson se habían convertido en buenos amigos, y Day se emocionó cuando Hutchinson presionó -- fuertemente -- para jugar como ala cerrada en su último año. Hutchinson se había convertido en el objetivo perfecto para un globo milagroso para salvar la temporada de su clase senior en los playoffs estatales.

Day, ahora el mariscal de campo de Northern Iowa, tomó el centro y vio a Hutchinson correr por el medio. Sin embargo, la defensa sabía que era un objetivo probable, por lo que había colocado defensores delante y detrás de Hutchinson.

Hutchinson logró acomodarse en un lugar en la zona de anotación donde Day tenía algo de espacio, y Day lanzó un ovoide hermoso hacia una multitud. Hutchinson tuvo una oportunidad de atrapar el balón, pero no pudo lograrlo.

Hutchinson se tomó muy mal la derrota. Se cambió de ropa en el vestuario después, y los compañeros de equipo trataron de decirle que de todos modos se cobró una falta de sujetar en la jugada, y que el equipo no habría llegado tan lejos sin que Hutchinson dominara en ambos lados de la pelota.

Hutchinson repartió abrazos y apretones de manos a sus compañeros de equipo, pero permaneció en silencio antes de irse a casa con sus padres. "Podría haberlo atrapado, y solo podía concentrarse en eso", dice su padre.

Sus entrenadores de Divine Child estuvieron preocupados por Hutchinson el resto de esa noche y todo el sábado. Entonces los entrenadores recibieron un mensaje de texto el domingo y se dieron cuenta de que estaría bien. "¿Puedes abrir la sala de pesas el lunes?" Hutchinson escribió.


EL ÚLTIMO JUEGO QUE HUTCHINSON realmente jugó cuando era estudiante de preparatoria fue el Tazón US Army All-American en San Antonio. Su entrenador en jefe, John Filiatraut, estaba nervioso en el camino. Aceptó el trabajo de Divine Child al mismo tiempo que Hutchinson llegaba a la prepa y, en muchos sentidos, crecieron juntos durante los siguientes cuatro años.

El día del juego, estaba más preocupado de lo que pensaba -- Filiatraut todavía no estaba seguro de qué tan bien encajaría Hutchinson con los chicos más grandes, más fuertes y más rápidos de la nación. "Aidan era el mejor jugador de nuestra liga", dice Filiatraut. "Pero, ¿qué significa eso a nivel nacional?"

Significó mucho. Filiatraut tuvo que ver el juego desde el mezzanine porque no podía quedarse quieto en su asiento, y pasó la mayor parte del tiempo dándole codazos a sus compañeros de entrenamiento mientras veía lo que se desarrollaba en el campo. Hutchinson dominó el juego, terminando con 2.5 tacleadas para pérdida y dos capturas, incluida una sobre un chico llamado Trevor Lawrence.

"Aidan era tan bueno como cualquiera en el campo", dice Filiatraut. "Lo vio como una oportunidad de competir contra muchachos realmente buenos, y creo que espera lo mismo en la NFL. Incluso si le patean el trasero en el campo de entrenamiento, pensará en eso como una oportunidad para crecer".


EN SU BAILE DE GRADUACIÓN, algunos de los chaperones se preocuparon un poco por el caos absoluto en la pista de baile. Un grupo de 10 chicos y luego 20 y luego casi toda la clase de cuarto año de 200 saltaba arriba y abajo con la música, transformándose rítmicamente en un organismo que se movía junto.

Con el tiempo se hizo tan grande que se sintió como un peligro para la seguridad de los adultos en el salón. Entonces, algunos maestros se abrieron paso hasta el medio para asegurarse de que todos estuvieran erguidos y bien. Recorrieron niño tras niño tras niño antes de finalmente acercarse lo suficiente para ver quién era el corazón palpitante del organismo.

Ahí estaba Aidan Hutchinson, con la camisa fuera del pantalón, sudoroso y sonriente.


ANTES DE QUE AIDAN SE FUERA A MICHIGAN, Melissa Hutchinson se preguntó si tal vez su costumbre con el diario había llegado a su fin. Pero mientras lo empaquetaban para irse, Aidan se acercó a ella y le preguntó: "¿Puedo llevarme algunos diarios?"

Su hábito continuaría -- pero probablemente solo hasta que Aidan estuviera demasiado ocupado y distraído como estudiante de primer año de la universidad, pensó Melissa. Ella le entregó algunos diarios vacíos y él los tomó. Sin embargo, no podía evitar preguntarse si su pequeño se iría a la universidad y arrojaría los diarios en la esquina de su dormitorio.


TAN PRONTO COMO HUTCHINSON se instaló en Michigan, comenzó a escribir una larga lista de metas específicas, una y otra vez. Sin embargo, no estaba usando sus diarios.

Él empezó a usar hojas de objetivos que eran más fáciles de colgar en las paredes. "Me entristecí un poco al principio", dice Melissa. "Pero me alegré de que todavía tuviera el deseo de escribir las cosas que quería lograr".

En las hojas de objetivos, Hutchinson escribió:

"Quiero ser un All-American".

"Quiero correr 40 yardas sub-4.7 segundos".

"Quiero pesar 270 libras".

Pero un objetivo en particular le importaba tanto que lo escribía en un post-it y lo pegaba en la pared. La gente entraba y salía de su habitación y el post-it a veces desaparecía. Sin embargo, a Hutchinson no le importaba -- lo escribía de nuevo y pegaba un nuevo post-it en la pared para reemplazar el que faltaba. Solo para que estuviera constantemente fresco en su cerebro.

Decía: "Ganaré el Heisman".

Amigos y compañeros de equipo se reirían de la idea de que un jugador defensivo gane el Heisman o incluso sea finalista en una era en la que parece que solo los mariscales de campo tienen una oportunidad. Pero Hutchinson insistió -- llegaría allí algún día. "Lo haré", dijo una y otra vez, mencionando ocasionalmente una cita que su madre dice a veces: "Si no se ríen, es que no estás soñando lo suficientemente grande".

Tres años después, Aidan Hutchinson obtuvo 78 votos de primer lugar y terminó segundo en la votación del Trofeo Heisman.


A FINALES DE SEPTIEMBRE DE 2019, los entrenadores de Michigan comenzaron a molestar a sus alas defensivas, Hutchinson y Kwity Paye. Se dirigían a un enfrentamiento del 5 de octubre contra el No. 14 Iowa y sus excelentes tackles, Tristan Wirfs y AJ Jackson.

"Esos muchachos son futuros jugadores de la NFL", les dijeron los entrenadores, con los labios apretados de falsa preocupación. "Espero que ustedes dos estén listos. Son lo suficientemente buenos como para avergonzarlos".

Entonces, durante toda la semana previa a ese juego, Paye miraba a Hutchinson al otro lado de la sala durante las reuniones de posición y ambos sacudían la cabeza. Sabían que el cuerpo técnico solo estaba tratando de alborotarlos ... y estaba funcionando.

Y ese sábado, destruyeron personalmente a Wirfs y Jackson. Hutchinson y Paye (una selección de primera ronda de 2021 de los Colts) se combinaron para 3.5 capturas y cinco tacleadas para pérdida. Iowa entró en pánico tratando de ayudar a Wirfs y Jackson, y Michigan terminó el día con ocho capturas como equipo en una victoria por 10-3. En la reunión entre jugadas, Paye no dejaba de gritarle a Hutchinson: "¡Estamos matando a estos muchachos!" pero Hutchinson no respondió nada.

Cerca del final de la primera mitad, entraron al campo trasero tan rápido en una jugada que chocaron con el mariscal de campo. En la piña después de esa jugada, Hutchinson hizo contacto visual y finalmente abrió la boca. "Hagámoslo de nuevo", dijo.

Ahora, Paye dice: "Ese fue el día que dije, 'Aidan Hutchinson es un monstruo'".


CONTRA INDIANA EN 2020, Hutchinson salió del campo cojeando con una aparente lesión en la pierna. Sin embargo, caminó solo, por lo que todos se sorprendieron -- incluido el propio Hutchinson -- cuando las radiografías mostraron que se había roto el tobillo.

Finalmente, el entrenador del equipo subió a las gradas y les dijo a Melissa y Chris que bajaran al vestuario. Chris, médico de urgencias desde que terminó su propia carrera como jugador, obtuvo copias de las radiografías y trató de consolar a su hijo, que estaba tan abatido como cuando lo vieron luego de que dejó caer el pase en su último partido de la preparatoria.

"Es una ruptura sencilla, Aidan, así que creo que una vez que te cures y te rehabilites, estarás bien", dijo Chris.

Pero Aidan se quedó mirando al suelo. Lo llevaron de vuelta a la casa y lo instalaron en la sala, donde podía levantar su pierna y quedarse quieto. Chris sacó su consola de juegos esa noche y todos se fueron a la cama.

Por la mañana, Chris vino a ver cómo estaba y, antes de que pudiera dar los buenos días, Aidan dijo: "Te creo lo de mi tobillo. Voy a atacar mi rehabilitación y volveré a estar al 100 por ciento".

Chris no está seguro de si Aidan escribió eso físicamente. Pero para él y su hijo, era como si lo hubiese escrito en un diario.


DURANTE UNA SEMANA previa al juego Northern Illinois-Michigan del año pasado, uno de los ex compañeros de equipo de Hutchinson en Divine Child, Liam Soraghan, le envió un mensaje de texto a su amigo sobre su próximo enfrentamiento. Soraghan es un buen ala cerrada bloqueador para los Huskies que mide 6 pies 7 pulgadas y pesa 261 libras ... pero incluso él sabía que no era favorito contra el jugador defensivo más revolucionario de la nación.

Así que las provocaciones comenzaron temprano y en serio. Una vez que estuvieron en el campo, Soraghan redobló esfuerzos y gritó: "¡Estoy aquí todo el día, Hutchinson! ¡Crees que eres tan grande y tan duro, pero te conozco!"

Como de costumbre, Hutchinson no respondió mucho, y luego le dijo: "¡Estaba tratando de obtener nuestras señales defensivas y me seguías gritando!"

Los dos se enfrentaron cara a cara en 10 a 15 jugadas. Hutchinson superó a Soraghan en un pass rush, golpeando las manos gigantes de Soraghan hacia abajo y pasándole por el lado volando rumbo a casi capturar al mariscal Rocky Lombardi.

Pero Soraghan sonríe con orgullo al recordar una jugada de carrera en la que se enfrentaron, luego Hutchinson perseguía campo abajo mientras Soraghan corría a su lado. Unas cuantas yardas campo abajo, Soraghan colocó sus manos debajo de las hombreras de Hutchinson y lo puso de espaldas. "Lo apelmacé", dice Soraghan. "Lo pillé bien".

Cuando se le pregunta a Hutchinson sobre la jugada, sonríe, pero se puede oler su lado competitivo. "Si eso lo hace feliz, si eso lo ayuda a dormir por la noche, que así sea, supongo que me bloqueó", dice.

Después de la jugada, Soraghan estaba encima de Hutchinson, mascarilla a mascarilla, y miró hacia abajo y dijo: "Nunca escucharás el final de esta". Hutchinson no pudo evitar darle a Soraghan una sonrisita congratulatoria desde su espalda.

Una fuente cercana a Soraghan dice que Hutchinson, de hecho, no ha escuchado el final de esa.


ANTES DEL ÚLTIMO PARTIDO DE AIDAN CONTRA OHIO STATE, Chris y Melissa se acomodaron en sus asientos detrás de la banca de Michigan. Aidan y su padre habían estado hablando acerca de vencer a Ohio State durante cuatro años ya, y la presión crecía a medida que los equipos de Wolverines de Aidan fallaban su mayor rivalidad. Padre e hijo se aman inmensamente, pero hay una racha competitiva que ambos también disfrutan. Chris había tenido marca de 4-0-1 contra Ohio State en su carrera y en un momento ostentaba el récord de una temporada de Michigan con 11 capturas.

A medida que se acercaba noviembre, el Gran Juego se volvía aún más grande para Michigan. Una victoria y los Wolverines tendrían un camino despejado hacia el College Football Playoff. Y Aidan había alcanzado 10 capturas en la temporada, con una última oportunidad de obtener la primera victoria de su carrera contra los Buckeyes.

Melissa no pudo con la presión, deambuló por todo el estadio durante un rato, luego se sentó y meditó en su asiento para tratar de calmar sus nervios. Sin embargo, para el segundo cuarto, comenzó a sentir una sensación de calma. Aidan estaba en medio de un día en el que generó lo que es un récord de Pro Football Focus, 15 veces apuró al QB, y finalmente se paró detrás de la banca y les dijo a sus padres: "No pueden bloquearme".

Fue entonces cuando Chris supo oficialmente que su récord de capturas sería pulverizado. Y lo fue. Aidan terminó el juego con tres capturas y finalizó el 2021 con un nuevo récord escolar de 14.


DON BROWN LE HA LADRADO a muchos jugadores de fútbol americano en su época, y todavía puede recordar la primera vez que le gritó a Aidan Hutchinson. Las palabras de Brown brotan de debajo de un bigote espeso, y si la Universidad de Entrenadores de Fútbol Americano alguna vez necesitase una mascota, él sería una gran elección.

Brown fue el coordinador defensivo de Michigan de 2016 a 2020, y cree que fue en algún momento del primer año de Hutchinson cuando tuvo que regañarlo por primera vez por dejar que un liniero se colocara más bajo que él y lo sacara de una jugada.

A la mayoría de los estudiantes de primer año se le abren mucho los ojos y el cabello se les echa hacia atrás cuando Brown despotrica contra ellos después de un error, pero Hutchinson no se inmutó. De hecho, Brown terminó un poco nervioso. Cuanto más intentaba humillar a Hutchinson, más cautivado parecía Hutchinson, absorbiendo las duras críticas de una manera que transmitía que quería cada onza de ellas.

Cuando Brown se tranquilizó, se dio cuenta de que probablemente nunca volvería a gritarle a Hutchinson. Y no lo hizo. "A veces se me cae la cabeza y se me caen los dientes de la cara", dice Brown. "Pero nunca le molestó. No podías hacerle enojar, así que ni siquiera lo intenté".


A LO LARGO DE LOS AÑOS, la casa Hutchinson, ubicada a mitad de camino entre Ann Arbor y Detroit, siempre ha sido casi una sociedad humanitaria para los animales, en su mayoría gatos y perros. Eso significó que Aidan y sus dos hermanas aprendieron a amar a las mascotas -- y también experimentaron la angustia de perder a un amiguito.

En algún momento temprano en la carrera de Michigan de Aidan, comenzó a pensar en tener una mascota. Pero no estaba seguro de querer volver a lidiar con la angustia.

"¿Por qué seguimos consiguiendo animales solo para que mueran X número de años después?" le preguntó a su mamá.

"Es mejor amar a alguien que nunca amar en absoluto", dijo su madre.

Maldición, así es como se hace, pensó Aidan.


ESTE VERANO, Aidan llamó a su mamá. "Estoy listo para ser papá de gatos", le dijo. Había debatido sobre si tener un gato, un perro o ambos, y decidió que sería muy difícil conseguir un perro hasta que lo reclutaran y pudiera establecerse en algún lugar a largo plazo.

Melissa era la cabecilla de la adopción y organizaba salidas familiares para ir a los refugios y a la ASPCA los fines de semana. Después de varias semanas, Aidan había encontrado a sus dos nuevos amigos gatos. Momo, una hembra, es tímida con todo el mundo excepto con Aidan, luego corretea bajo sus pies como un cordón desatado. Mitty, un macho, es más extrovertido y tiene las patas de un futuro atracador de bancos. El compañero de cuarto de Aidan recientemente le envió a Hutchinson un video de él en su habitación, con un misterioso intruso empujando la puerta de su habitación ... luego la puerta se abre y es Mitty, de pie, que había investigado el área y decidió irrumpir.

Cuando Aidan estaba fuera de Ann Arbor entrenando para el Combinado de la NFL, su madre se comunicó con él una o dos veces por FaceTime desde el apartamento para que pudiera saludar a sus amiguitos. "Se están haciendo tan grandes, mamá", suspiró. "No puedo esperar hasta que puedan venir a vivir conmigo donde sea que termine".

Después del Combinado, durante una llamada por Zoom desde su apartamento, Aidan sonríe y señala a su derecha. "Están sentados justo aquí en la ventana mirando hacia afuera", dice Aidan. Él aclara que no es solo un amante de los gatos -- "Soy un amante de los animales ", dice -- por lo que Mitty y Momo tendrán uno o dos amigos perros en un futuro cercano.

"Tienes estos animales en diferentes partes de tu vida", dice. "Están ahí para ti y sí, ese adiós es terriblemente difícil. Solo los momentos que pasas con ellos en ese tiempo de tu vida hacen que todo valga la pena".


IGUAL QUE COMO CUATRO AÑOS ANTES, los Hutchinson fueron a Ann Arbor en febrero para ayudar a Aidan a empacar sus cosas. Esta vez, se dirigía a California para entrenar.

Hacia el final, Aidan cargó sus maletas y abrazó a su papá y luego a su mamá. Su hijo pequeño medía 6 pies 7 pulgadas y pesaba 265 libras, y se dirigía a una carrera multimillonaria como jugador de la NFL. La mayoría de las proyecciones preliminares ahora lo ubican como la selección número 1 de los Jacksonville Jaguars.

Antes de irse, Aidan le entregó algo a su mamá. De hecho, había estado escribiendo un poco en su diario, no solo las hojas de objetivos, durante su último año en Michigan. El diario tenía todas sus notas para él mismo, que sería un All-American, se volvería más rápido y más fuerte, rompería el récord de capturas de su padre y ganaría el Heisman. Ella sacudió la cabeza porque él había hecho casi todo lo que había escrito.

Es un manuscrito de un joven que manifestó su propio estrellato, que pensó que podría hacerlo realidad si lo escribiría y que tal vez fuera el último capítulo en la tradición de 18 años que él y su madre han compartido. Qué final de libro de cuentos perfecto para ella, para él y para el General Grievous. Melissa podría aceptar eso.

Pero mientras Melissa hojeaba las páginas, escuchó el sonido de la voz de Aidan. "Mamá, ¿puedo conseguir un diario nuevo para llevar conmigo?"