<
>

Jerick McKinnon (rodilla) lamenta más perder duelo vs. Vikings que la campaña

play
Beckham Jr. firmó autógrafos a niños sobrevivientes del accidente en Paramus (0:15)

Los Giants atendieron a las familias de las víctimas del accidente, y el receptor estrella le dedicó tiempo a algunos pequeños sobrevivientes. (0:15)

SANTA CLARA, Calif. -- A dos días de haber sufrido una lesión en la rodilla que le impidió iniciar una temporada regular como titular, la más grande desilusión de Jerick McKinnon, corredor de los San Francisco 49ers, es que no jugará ante su ex equipo.

“Me sentía peor cuando pasó (la lesión), el sentimiento de saber de que no estaría bien para la Semana 1”, lamentó McKinnon el lunes. “Este juego probablemente significaba mucho más para mí que, quizá, para nadie más por ir contra mi equipo, por eso, cuando me lesioné, mi primer pensamiento fue, ‘Demonios. Mi rodilla no se va a recuperar en una semana’.

“Y una vez que me dijeron qué lesión era, confirmé mi pensamiento”, agregó el corredor.

McKinnon sufrió la rotura del ligamento anterior cruzado en la rodilla derecha en la última jugada de la práctica del sábado, que marcó el inicio de la preparación para el juego de la Semana 1 de la temporada regular ante los Minnesota Vikings.

Ese encentro había sido marcado por McKinnon desde hace varios meses, luego de haber jugado cuatro años con los Vikings antes de firmar un contrato por cuatro años y $30 millones con los 49ers en marzo.

Ya que la lesión de McKinnon fue en una jugada sin contacto y por la forma en que cayó al piso, los 49ers parecieron saber de inmediato de qué lesión se trataba, al igual que McKinnon, quien dijo que sólo corría e hizo un corte cuando sintió que su pie se atoró un poco y que la rodilla se le volteaba.

San Francisco colocó oficialmente el lunes a McKinnon en la lista de reservas lesiones junto con el safety Marcell Harris (muslo) y firmaron al liniero ofensivo Matt Tobin y al defensivo profundo Antone Exum Jr. para llear esos huecos en el roster.

McKinnon sufrió la lesión en su primer día de regreso a las prácticas tras recuperarse de un desgarre en la pantorrilla que lo mantuvo fuera de acción de gran parte de la pretemporada.

McKinnon señaló que, desde que sufrió la lesión, ha recibido llamadas de varios compañeros y amigos, incluido el ex corredor de los Vikings, Adrian Peterson, quien en ocho meses se recuperó de una lesión similar para luego sumar 2,097 yardas en 2012, camino a ganar el premio como Jugador Más Valioso de la NFL.

McKinnon se someterá a cirugía para reparar el ligamento, una vez que la hinchazón disminuya, aunque aún no se fija fecha para la misma.

Mientras tanto, McKinnon, quien estaba de buen ánimo pese a la lesión, planea estar cerca del equipo lo más posible y aseguró que será el “más grande aficionado y porrista” de los 49ers.

“Uno no puede quedarse sentado y estar triste por esto o sentir lástima todo el tiempo, porque eso no va ayudar en nada y sólo me retrasará más. Estoy aquí para apoyar a estos chicos, asegurarme que nos mantenemos en dirección y que cumpliremos con las metas que nos planteamos desde que llegué aquí”, aseguró.

McKinnon planea servir como apoyo para sus remplazos, el veterano Alfred Morris y el jugador de segundo año Matt Breida.

Como McKinnon, Breida regresó el sábado a entrenar tras recuperarse de una lesión en el hombro y se le considera totalmente sano esta semana.

Aunque aún no se indica qué tan pesada será la carga de trabajo sin McKinnon, Breida y Morris creen que tendrán mucho trabajo dependiendo de las situaciones y duelos personales.

Breida fue el corredor primario de Carlos Hyde en 2017 y terminó con 645 yardas, un promedio de 4.43 yardas por carrera y dos touchdowns, además de 21 recepciones para 180 yardas.

Durante la pretemporada, Breida dijo que una de sus prioridades era mejorar su técnica de recepción, algo que, junto con el corredor de poder Kyle Juszczyk, hará más sin McKinnon disponible.