<
>

Mike Zimmer, abierto a que Kaare Vedvick desempeñe dos trabajos como pateador

play
Regresan los pases precisos como al estilo Joe Montana (0:32)

No te pierdas la emoción del Kickoff por la pantalla de ESPN (0:32)

EAGAN, Minn. -- La NFL no ha visto a un jugador que desempeñe ambas labores como pateador desde que el mexicano Frank Corral se encargó de los goles de campo, puntos extra y patadas de despeje con Los Angeles Rams en 1981.

Rutinariamente, los Minnesota Vikings han tenido dos espacios en su roster para sus especialistas de patadas, pero, tras enviar su selección colegial de quinta ronda a os Baltimore Ravens en un cambio por Kaare Vedvik, el coach Mike Zimmer aseguró estar abierto a la idea de dejar que el pateador de segundo año se encargue de todas las labores.

“Si es suficientemente bueno, no tendría problema, pero, no lo sé. Todo es posible en este momento”, dijo Zimmer.

Vedvik competirá por el puesto de pateador de lugar con Dan Bailey y por el de de despeje con Matt Wile.

En el primer juego de pretemporada de los Vikings el jueves pasado, Vedvik acertó sus cuatro intentos de gol de campo ante los Jacksonville Jaguars desde 55, 45, 26 y 29 yardas. También hizo despejes de 58 y 53 yardas.

El jugador noruego, quien jugó futbol en la adolescencia, llegó a los Estados Unidos en la preparatoria, donde aprendió a patear goles de campo. Tras asistir a la Universidad de Marshall, Vedvik agregó los despejes a su repertorio. Para su último año como colegial en 2017, se encargaba de ambas labores para el Thundering Herd, fue miembro del equipo All-Conference USA como pateador de despeje, conectó 10 de 16 goles de campo y 41 de 42 puntos extra.

“Al llegar a los Ravens (en 2018), me dieron también la oportunidad de hacer las tres cosas en la pretemporada y así he continuado hasta ahora”, agregó Vedvik.

Los Ravens ya contaban con un sólido grupo de especialistas entre el pateador Justin Tucker y el pateador de despeje Sam Koch, por lo que el fenomenal debut en la pretemporada de Vedvik le dio la oportunidad de conseguir trabajo en otro equipo.

En Minnesota, su trabajo podría ser como pateador, pateador de despeje o ambos, pero los retos de encargarse de toda esa carga de trabajo no escapa a la atención de Zimmer.

“Pensaría que probablemente es difícil para un novato. Tienes a un centro largo novato y tendrías a un pateador de despeje novato y a un pateador novato y luego, debes encontrar a un sujetador”, señaló el coach.

El lunes, Vedvik trabajó con los especialistas de los Vikings en un lado del campo con el jersey número 7, el cual no tenía su apellido en el dorso. Conectó goles de campo de 60 y 62 yardas e hizo despejes en frente de los coaches de equipos especiales.

Los Vikings no tuvieron una sesión específica de práctica de goles de campo el lunes.

Vedvik tiene confianza en tener la capacidad de desempeñar ambas labores al indicar que puede cuidar de su cuerpo en la práctica si se le pide despejar o patear.

“Sólo se trata de ser inteligente, no sobrepasarse, mantenerse eficiente, efectivo, ser inteligente sobre el número de repeticiones para ejecutarlas bien”, señaló el pateador. “Así se debe manejar esa carga de trabajo”.

Al hablar del canje por el pateador, Zimmer dijo que no buscaba pateadores adicionales y expresó de nueva cuenta su apoyo a Bailey, el quinto pateador más preciso en la historia de la NFL y quien ha tenido una pretemporada de altibajos.

Algunos de esos problemas, notó Zimmer, se relacionan con el problema con el sujetador, mientras otros tienen que ver con el que Bailey deba trabajar con dos centros largos. El domingo, los Vikings cortaron al veterano centro largo Kevon McDermott a favor de Austin Cutting.

“Me gusta mucho Dan Bailey. Llamé a Jerry Rosburg cuando se dio la posibilidad de que esto sucediera, porque quería averiguar sobre este chico (Vedvik)”, explicó Zimmer. “Jerry fue coach de equipos especiales en Baltimore y (es) buen amigo mío. Le pregunté, ‘¿Es pateador de despeje?, ¿Pateador de lugar?, ¿De kickoffs?’. Y me dijo que tiene talento para la NFL, así que por eso tomamos la decisión.

“Aún no sé lo que ese chico es y no lo sabré, al menos por hoy”, finalizó el estratega.