<
>

Deshaun Watson se ha convertido en la motivación de Houston

play
Los Texans no ganan fuera de casa en postemporada (1:43)

Como dato curioso, las tres derrotas de Houston siempre han sido en ronda divisional. (1:43)

Cuando no practica o revisa jugadas en video, Deshaun Watson está buscando cómo motivar a sus compañeros.

Antes de la victoria de los Houston Texans la semana pasada en los playoffs, el quarterback había entregado a su ofensiva audífonos con una nota que decía: "Seamos grandes".

"Se los recordé porque es lo que queremos, ¿Por qué no ser grandes?", declaró Watson. "¿Qué tan grande se quiere ser para alcanzar el objetivo?"

Los Texans buscan vencer esta semana a los Kansas City Chiefs para avanzar al Juego por el Campeonato de la Conferencia Americana (AFC por sus siglas en inglés) por primera vez en su historia y es fácil advertir la mentalidad de grandeza que Watson ha infundido en el equipo.

Después que los Texans remontaran una desventaja de 16 puntos en el tercer periodo para derrotar el sábado 22-19 a los Buffalo Bills en tiempo extra, se preguntó al tackle izquierdo Laremy Tunsil cuál fue la clave de esa enorme recuperación.

"Tener un quarterback como el N° 4", respondió el liniero ofensivo en referencia al número que Watson utiliza en su jersey. Tunsil señaló con la mirada que era todo lo que necesitaba decir.

Watson siempre está aprendiendo y buscando maneras de superarse como líder. Para ese fin comenzó a leer un libro sobre cómo infundir cambios positivos intitulado "The Coffee Bean" (El grano de café) de Jon Gordon y Damon West.

Aunque Watson ya aplicaba el principio del libro antes de leerlo, ver la idea impresa le ratificó la importancia de su mensaje.

"Si uno es grano de café y lo pone en el agua, se propaga y le cambia el sabor", declaró Watson. "Entonces se es el grano de café que cambia el ambiente de uno. No hay que permitir que el ambiente lo cambie a uno".

Gordon ha trabajado durante años con el equipo de fútbol americano de Clemson y conoció a Watson hace varios años cuando aún jugaba en la preparatoria. Pero recuerda perfectamente el momento.

Gordon conversaba con el entrenador de Clemson, Dabo Swinney, quien señaló hacia el quarterback y le explicó quién era.

"Swinney dijo: ‘Él es muy muy especial. Va a ser uno de los grandes de todos los tiempos’", recordó Gordon.

Desde entonces, Gordon ha conocido más a Watson, quien da charlas anuales a Clemson y mantiene una comunicación con el jugador desde que se fue a la NFL.

No pasó mucho tiempo para que Gordon confirmara que fue correcta la evaluación de Swinney sobre Watson.

"Cuando se le ve jugar y se observa la manera como dirige es increíble", dijo Gordon, un autor que registra grandes ventas y trabaja con varios equipos deportivos colegiales y profesionales.

"Su disposición mental, su voluntad para ganar, jamás se desanima. Le encantan los grandes momentos. Fue hecho para esos momentos y posee el factor Michael Jordan como dijo Dabo. Hará lo que deba cueste lo que cueste".

Gordon envió tres de sus libros a Watson, incluido "The Coffee Bean", aunque se enteró apenas esta semana que el quarterback lo estaba leyendo.