<
>

El Barcelona vuelve al trabajo sin casos de coronavirus y con la mira en el Napoli

play
Messi, sensación para turistas y paparazzis en la playa de Formentera (1:00)

Leo disfruta de sus vacaciones previo a la Champions con Antonella, Suárez y la esposa del uruguayo. (Fuente: CUATRO) (1:00)

BARCELONA -- El Barcelona se reintegró este martes a los entrenamientos, tras disfrutar la plantilla de seis días de descanso, con la bomba protagonizada por la espantada de Arthur en el plano pero, por contra, la buena noticia de ver a Ousmane Dembélé ejercitándose en el césped, aún al margen de sus compañeros y encarando la recta final de su recuperación.

Todas las pruebas PCR que se practicaron los jugadores en la tarde del lunes dieron negativo en el test de coronavirus, certificándose que la plantilla al completo está libre de contagio y, por tanto, en condiciones de trabajar con total normalidad pensando ya en el partido de octavos de final frente al Napoli, previsto para el 8 de agosto en el Camp Nou.

El plan de trabajo dispuesto por el cuerpo técnico que comanda Quique Setién contempla sesiones diarias en las que se mezclará una carga física adecuada con un estudio pormenorizado del Napoli, haciendo especial hincapié en aspectos tácticos. Teniendo en cuenta las altas temperaturas los entrenamientos se llevarán a cabo durante esta semana a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde, como por ejemplo este miércoles en que habrá doble sesión, más corta en el tiempo y a la vez más intensa.

RIESGOS
Teniendo en cuenta que a las bajas seguras por sanción de Sergio Busquets y Arturo Vidal, se suma la de Samuel Umtiti por lesión y la de Arthur, que se declaró en rebeldía quedándose en su país (además de Martin Braithwaite que no está inscrito en la Champions), Setién ha puesto especial atención en minimizar riesgos en los entrenamientos para evitar alguna otra lesión que sería un absoluto mazazo en una plantilla ya de por sí muy corta.

Las recuperaciones de Clement Lenglet y Antoine Griezmann se desarrollan según el plazo previsto y existe confianza en que ambos estarán en condiciones de jugar frente al Napoli, no así con Ronald Araújo, lesionado con el filial, y Dembélé, de quien se cumplen ahora los seis meses en que se cifró el tiempo de recuperación cuando fue operado en febrero pero se estima que sería arriesgado contar con él en este duelo.

Sin estar descartada, a la espera de comprobar como evoluciona una vez ya ha empezado a ejercitarse en el césped, la presencia del delantero francés es, hoy por hoy, más que dudosa, contemplándose más factible que pudiera entrar en los planes del entrenador en un teórico encuentro de cuartos de final, ya en Lisboa el 13 de agosto, una situación similar a la del uruguayo, pendiente de comprobar la recuperación del esguince que sufre en el tobillo derecho.