<
>

Xolos se mete a zona de clasificación

TIJUANA -- Graciela Reséndiz (ESPN.com) -- A Xolos de Tijuana se le negó el gol ante Santos, no así la oportunidad de meterse en zona de calificación, aunque apretadamente, tras el empate 0-0 conseguido frente a los Laguneros, que con el punto se mantienen entre los mejores del Clausura 2013.

Luego de conseguir el boleto a la segunda ronda de la Copa Libertadores en Bolivia, el campeón de México fue ineficaz; no pudo sacar el triunfo en casa, en una noche espectacular por el gran ambiente que protagonizó la afición fronteriza.

El técnico Antonio Mohamed mandó a la cancha a su mejor cuadro, dándole cabida también a los jugadores que no suelen tener mucha participación en la liga.

Los campeones de México ejercieron un abrumador dominio en la primera parte, pero no fueron capaces de redondear su actuación con un gol; inclusive, Santos pudo haber anotado primero, ya que aunque tuvo escasos arribos al área local fueron de mayor peligro.

Los tijuanenses fueron dueños del balón durante más tiempo, pero no le dieron el curso conveniente para su causa. La única jugada con mayor profundidad, aunque a balón parado, surgió de un remate que picó con la cabeza Aguilar y que atinadamente Oswaldo Sánchez salió a desviar con las dos manos.

Ya en la parte complementaria, las acciones continuaron igual: Xolos dominaba, buscado el gol, demostraba ser ambicioso con el balón, mientras que Santos se concretaba a aguantar, poniendo el riesgo al mismo tiempo su portería; poco le importaba, ya que Oswaldo salió en una buena noche, rechazando todo lo que le llegaba, y teniendo la fortuna de su lado.

Al minutos 50, Enríquez cobro un tiro libre que pegó en el larguero y luego picó en la raya, donde se encontró el balón y escupió. No obstante, la pelota dio varios rebotes en el área, uno de los cuales pegó en el brazo de Baloy, quien estaba caído. En el contrarremate de Corona, de nuevo la bola fue a rebotar en Baloy, quien quiso quitar el brazo otra vez y no pudo.

Xolos no decaía; no perdía la ambición de abrir el marcador, a diferencia de los laguneros que se dedicaban a despejar todo lo que les llegaba a su campo.

Un triunfo hubiera significado mucho para el campeón para buscar la calificación, aunque un empate no les viene mal y aunque sea apretadamente amanecerán el domingo entre los mejores ocho del futbol mexicano.

El detalle de este encuentro de la Jornada 13 fue que el silbante no amonestó a jugador alguno, al margen de que algunas jugadas ameritaban por lo menos la tarjeta amarilla.