<
>

Lo liquidó cerca del final

RIO DE JANEIRO (EFE) -- Brasil fue superior, dominó el partido y goleó por 5-0 a Ecuador, en el cierre de la segunda jornada de las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Sudáfrica 2010, en un partido en que desplegó por momentos el juego vistoso que le pedía la afición del mítico estadio Maracaná.

El conjunto dirigido por Carlos Caetano Bledorn Verri, Dunga, se puso hoy los galones de equipo local, para intentar redimirse de su pálido debut del domingo pasado, cuando empató a cero ante Colombia en Bogotá, y llevó el peso del partido en todo momento.

La pareja Gilberto Silva y Mineiro anularon el juego ecuatoriano y dominaron la pelota claramente en el centro del campo y la distribuyeron bien para el trío de ataque.

El primer gol de la verdeamarela no tardó en llegar. Robinho comenzó la jugada en la derecha. Se la cedió a Maicon, que arremetió con fuerza y se adentró en el área rival deshaciéndose de dos rivales, para dar el pase definitivo y mortal a Vagner Love, que esperaba totalmente solo en el área pequeña, a los 18 minutos.

Brasil se acomodó en el resto de la primera parte y administró la pelota con inteligencia, pero sin brillo, limitándose a evitar la reacción del conjunto ecuatoriano.

Al comienzo del segundo período, el equipo canarinho salió con más ganas, pero moviéndose sólo gracias a arranques de Ronaldinho o con lanzamientos de falta del astro del Barcelona de España.

El mejor tiro a balón parado de Ronaldinho lo atajó con autoridad el arquero ecuatoriano, Daniel Viteri.

A este lanzamiento respondió Segundo Castillo, con un tiro de falta envenenado, que se fue por encima del larguero del portero brasileño, Julio César, por pocos centímetros.

Fue la única ocasión de peligro de Ecuador, conjunto dirigido por el técnico colombiano Luis Fernando Suárez.

A partir de ese momento, Ecuador se vino abajo y Brasil apretó el acelerador, con jugadas de lujo de los "fantásticos" Kaká (Milan), Ronaldinho y Robinho (Real Madrid).

Kaká optó por buscar el gol de lejos, cuando más dificultades parecía que tenían los brasileños para ver la meta rival.

El milanista cañoneó desde media distancia y, a mitad de camino a la portería, la desvió Ronaldinho con un toque sutil, que despistó a Viteri, convirtiendo el segundo gol.

Minutos después, Kaká repitió la jugada. Controló el balón, se lo preparó y disparó con violencia. En esta ocasión, la pelota describió una hermosa parábola y se alojó en la escuadra izquierda del portero ecuatoriano.

Cuando los visitantes ya estaban totalmente superados, Robinho hizo la jugada del partido. Regateó en la banda, junto a la línea de córner, se adentró en el área y pasó al desmarcado Elano, que acababa de entrar, para marcar el cuarto a placer.

Los ecuatorianos estaban deseando que el árbitro pitase el final. Sobre todo el cancerbero Viteri, que en la siguiente jugada dejó escapar entre los dedos un lanzamiento lejano de Kaká que redondeó la goleada.

Los ecuatorianos suman su segunda derrota consecutiva y se encuentran en una situación difícil en las eliminatorias.

Brasil, con cuatro puntos, ya ha entrado en la lucha por los puestos que otorgan una plaza para el Mundial.

Este partido de la segunda jornada de las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Sudáfrica 2010 se disputó en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, ante 83.000 personas.