<
>

Brasil sufrió la lesión de Neymar en el triunfo sobre Qatar

(EFE) -- Envuelto en grave escándalo tras ser denunciado por una supuesta violación, Neymar se marchó cojeando antes de cumplirse el minuto 20 de un partido de preparación para la Copa América que Brasil ganó este miércoles por 2-0 a Qatar con tantos de Richarlison y Gabriel Jesús.

Sin Neymar, que se retiró con una bolsa de hielo atada a la pierna derecha, pasó a segundo plano el balance del desempeño de la Canarinha de cara al torneo en el que será anfitriona.

El jugador del París Saint Germain sufrió un golpe del volante Assim Madibo en una jugada sin aparente trascendencia y abandonó en muletas el estadio Mané Garrincha, de Brasilia.

A la Canarinha no le afectó demasiado la ausencia del atacante y ganó con relativa facilidad al último campeón de Asia, que también jugará la Copa América como país invitado. Richarlison rompió la paridad a los 16 minutos y Gabriel Jesús puso la guinda en el 23.

El central catarí Khoukhi falló un penalti en el minuto 95 tras estrellar el balón en el horizontal. Pero el gran protagonista de hoy fue Neymar. "Hoy tengo uno de los partidos más difíciles de mi carrera, si no el que más", afirmó en sus redes sociales el atacante poco ants dle pitido inicial.

Neymar puso cara seria mientras sonaba el himno y se mostró voluntarioso durante los primeros compases del encuentro, que vio desde las gradas el presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro.

El delantero no rehuyó de la pelota y se atrevió a regatear ante su público, que coreó su nombre cuando sonó por la megafonía. Hasta que Madibo se cansó de los malabarismos del brasileño y le cortó en seco con una entrada que le torció el tobillo y que le ha provocado, según los exámenes preliminares, un esguince.

Un jarro de agua fría para la estrella de la Canarinha, a quien en los últimos días la Policía le ha abierto dos graves investigaciones. La primera por una supuesta violación a una mujer en un hotel de París y la segunda por divulgar fotos íntimas de ésta en sus redes sociales para defenderse de tal acusación.

Todos los focos estaban con Neymar y se apagaron en el momento en el que salió del campo sostenido por los auxiliares y sin apoyar el pie derecho, el mismo en el que recayó este año de su lesión en el quinto metatarsiano, por la que ya fue operado en 2018.

Brasil, lejos de sentir la ausencia de su líder, siguió el guión marcado por el seleccionador Tite: presión alta, asfixiante, y transiciones rápidas para romper la muralla de cinco defensas planteada por el técnico de Qatar, el español Félix Sánchez.

Los brasileños encontraron así una brecha antes de lo esperado. Richarlison abrió el marcador con un cabezazo a centro medido de Daniel Alves, capitán elegido por Tite en detrimento de Neymar.

Segundos después llegaría la lesión de Neymar, y su sustitución por el extremo Everton, pero el equipo mantuvo el ritmo y amplió en menos de diez minutos, con Coutinho como director de orquesta. Alves conecta con Richarlison y el goleador del Everton le sirve en bandeja de plata el gol para Gabriel Jesús.

El lateral lo intentaría sin éxito con disparos desde lejos hasta en dos ocasiones y casi provoca un penalti en otro de sus centros por mano de un rival, aunque el árbitro se retractó tras revisar la jugada en el VAR.

En la segunda mitad, Coutinho dio movilidad al equipo en busca de un agujero en la defensa para sentenciar el partido. Gabriel Jesús pudo marcar el segundo en su cuenta particular, pero su disparo lo atajó con acierto Al-Sheeb, el mejor de su equipo esta noche.

Hubo que esperar hasta el ecuador de la segunda mitad para ver las primeras jugadas de peligro de los cataríes por medio de sendos disparos de Almoez Ali y Al-Haydos.

En el minuto 95, Qatar pudo haber cantado el primer gol de su historia contra Brasil, pero Khoukhi falló la pena máxima pitada por una mal salida del portero Ederson. El último ensayo de Brasil será ante Honduras este domingo en Porto Alegre. La Canarinha debutará en la Copa América ante Bolivia el día 14 en el estadio Morumbí de Sao Paulo.