<
>

Riqui Puig, en el Barça no es... No mientras esté Koeman

play
¡Un festejo alocado! Messi levantó la Copa del Rey (0:40)

El capitán y sus compañeros celebraron la obtención de un nuevo trofeo tras ganarle 4-0 al Bilbao. (0:40)

No hay un futbolista más ninguneado hoy en día en el FC Barcelona que Riqui Puig.

En medio de la euforia por ganar la Copa del Rey, una nueva decisión del técnico Ronald Koeman en detrimento del canterano, perdió relevancia pese a su gravedad.

Resulta que el holandés ni siquiera consideró a Puig para estar entre los suplentes en el partido ante el Athletic Club, pero eso sí, en la banca tenía a dos porteros... ¡Esto en caso de que se lesionara Ter Stegen y también el que entrara a relevarlo!

Inexplicable. O no. El técnico lleva toda la temporada despreciando públicamente a un futbolista que desde hace tres años apareció como una de las grandes joyas de La Masía, y que lamentablemente para él se ha topado con entrenadores que no han sabido apreciar su talento.

LA LISTA DE HUMILLACIONES

Desde su llegada al Barça y apenas semanas después de que el entonces presidente del club, Josep María Bartomeu, anunció que Puig tendría ficha de primer equipo para la temporada que estaba por arrancar, Koeman ‘invitó’ al mediocampista a buscar minutos fuera de la institución.

“Para mí es una buena posibilidad que Riqui se vaya cedido... Tiene futuro en este club, pero quizá no ahora”.

Sin embargo, el también seleccionado Sub-21 por España decidió quedarse y buscar un sitio en el equipo.

Fue apenas el comienzo de los desaires. En la presentación del Barcelona durante la pretemporada cuando disputó el tradicional Trofeo Joan Gamper, Koeman mandó a la tribuna al juvenil para dejarle más claras las cosas.

En diciembre de 2020, de acuerdo con una versión del diario El País, el técnico exhibió a Riqui ante todo el vestuario, acusándolo de ser un “filtrador”, es decir, el responsable de informar a ciertos medios sobre lo que pasaba al interior del grupo.

Se vivían tiempos turbios y de un descontento casi general del barcelonismo luego de que entre Bartomeu y el entrenador recién llegado echaron por la puerta de atrás a Luis Suárez, Ivan Rakitic y Arturo Vidal.

Puig nunca ha reaccionado ante los señalamientos, desdeños y acusaciones de su entrenador.

Más adelante hubo una más: cuestionado en una rueda de prensa por la escasa o nula oportunidad a algunos futbolistas, de nueva cuenta Koeman le lanzó un dardo al mediocampista, insinuando que no entrena bien.

"Me gusta la gente que cada día trabaja para mejorar. Hoy en día no se depende sólo de la calidad técnica, hay más cosas. Hay competencia, pero también a veces uno no trabaja lo suficiente en el entrenamiento como para hacer pensar al entrenador que debe cambiar cosas".

Los minutos y oportunidades para Riqui han aparecido a cuentagotas. En la Semifinal de la Supercopa de España ante la Real Sociedad ingresó al partido debido a que se fue al alargue.

Y como se mantuvo el empate, fueron necesarios los penaltis, en los cuales Riqui tuvo uno de sus escasos momentos de protagonismo.

Pidió ejecutar el disparo definitivo y lo convirtió, para junto con Ter Stegen, darle el pase a la Final al Barça.

Luego de sus ‘cinco minutos’ de gloria, Puig atendió a la prensa y fue cuestionado por los difíciles momentos que vivió debido a que prácticamente no cuenta para su entrenador.

“La sonrisa nunca la he perdido. Soy un chaval bastante feliz que, aunque no juegue, me van bien las cosas.

“Tengo familia, tengo salud, no me puedo quejar de nada. Si Ronald (Koeman) me da minutos, lo agradeceré y lo aprovecharé. Si no, seguiré trabajando”, dijo en enero pasado.

¿CHULO?

Puig solo ha iniciado dos partidos como titular en la temporada, pese a que el Barça ha disputado Liga, Copa del Rey y Champions.

Y se volvió habitual que las pocas veces que Koeman cuenta con él, es cuando el equipo va perdiendo y lo mete entre los minutos 85’ y 90’.

Lo significativo es que la presencia del menudito jugador no pasa desapercibida porque es un facilitador, se apodera de la mediacancha y tiene gran visión de juego.

Pero ni siquiera esos destellos en los pocos segundos que ha participado le han sumado puntos ante el estratega holandés, que incluso en las últimas jornadas ya ‘adoptó’ entre sus consentidos a Ilaix Moriba, canterano de 18 años que también juega como mediocampista y que ante los ojos de Koeman es mucho más que Riqui. Hoy el originario de Guinea es casi la primera opción de cambio.

En el proceso natural y en cuanto a méritos, desde luego, el turno era de Puig, pero eso poco y nada le importó a Koeman.

Antes del Clásico frente al Real Madrid y de la Final de la Copa del Rey, partidos en los que no fue considerado, Puig jugó tres minutos contra el Osasuna, nueve ante el Huesca, 10 con la Real Sociedad y ocho con en Valladolid... Ese es el valor que el estratega le da a la ‘joya’ de la cantera.

Un sector de la prensa española que critica a Riqui lo ha calificado de “chulo” por su actividad en redes sociales o porque siempre aparece en los festejos de los goles aunque haya estado en la banca.

Poco y nada se dice que en esos escasísimos segundos en los que juega, demuestra sin fotografías ni palabras que no es un jugador que merezca tal grado de desprecio, pues la calidad y talento se le desbordan.

Evidentemente Koeman piensa distinto. Y las peores noticias para Riqui, quien hace unos meses renovó contrato hasta 2023, son que el holandés va a seguir al mando del Barça por lo menos un año más. Gane o no La Liga. Ganara o no la Copa.

En su momento sonó el Leeds United de Marcelo Bielsa como uno de los equipos interesados en tenerlo a préstamo...

En esta recta final de temporada, Puig tendrá tiempo de sobra en la banca para meditar su decisión y no aferrarse a permanecer en el equipo, como ha pasado con tantos otros jugadores, y perder años valiosos de su carrera.

Está claro, Riqui, hoy el día en el Barça no es para ti... No mientras esté Ronald Koeman.