<
>

Gallos Blancos posee un modelo de negocio a ocho años: Gabriel Solares

play
Para besar el escudo de un equipo, implica que has ganado algo. Yo no he ganado nada con Gallos (0:38)

Gabriel Solares, Presidente del Querétaro, habla con ESPN sobre su nuevo equipo. (0:38)

MÉXICO - Las redes sociales no lo perdonaron. Mientras hacía la presentación en 'sociedad' en la familia futbolística, como se le conoce, Gabriel Solares Jove (14 de septiembre del 86), uno de los propietarios y rostros de los Gallos Blancos de Querétaro lucía un armazón azulgrana. En diversas entrevistas aclara que no ha podido cambiar sus lentes, pero a ESPN Digital le confiesa que desde niño le va al Atlante, sin embargo, ahora tiene una responsabilidad con los queretanos.

Soñador de su Atlante gracias a ver pasar porteros como Raúl Orvañanos, Ricardo La Volpe, Jorge Campos, Héctor Miguel Zelada, Félix Fernández, el licenciado en gestión empresarial de 34 años es franco, no oculta sus emociones y sensaciones de convertirse junto a otros empresarios en uno de los dueños más jóvenes de un equipo de la Primera División.

¿Cuánto tiempo? El propietario reconoce que al menos tiene una proyección económica para mantener al equipo por un periodo de ocho años.

Solares negocia actualmente la compra del equipo. Aunque la operación está prácticamente cerrada con su exdueño, Jorgealberto Hank Inzunza, hay algunos flecos que están pendientes como la negociación por algunos jugadores de la plantilla. Gabriel reconoce puntos positivos en el convenio y otros quizá que le hubiera gustado mejorar, pero ya trabaja en la conformación de un equipo serio para el Torneo Apertura 2020.

"Pudimos establecer condiciones atractivas para ambos", asegura en la entrevista el empresario, quien ya luce la playera de Gallos. Revela que la administración con la que llega es un modelo diferente al de grupos empresariales grandes como la mayoría de otros equipos, pero están los accionistas que trabajan desde su trinchera para que este plan concrete su sueño y el de muchos aficionados.

A lo largo de los años la historia ha condenado a grupos empresariales que buscan un lugar en la Primera División. ¿Qué hace diferente a estos nuevos propietarios? Gabriel responde sin cortapisas. "Los flujos de efectivo con base en los contratos que al día de hoy existen en el equipo, es un poryecto a ochos años, son ochos años que tenemos proyectados y sustentados con contratos de todo tipo, contratos de patrocinios, comodato, préstamos del estadio. La realidad es que el proyecto financiero está modelado a ocho años y es ahí donde le queremos dar certeza a la afición de que el proyecto es para largo", describe confiado en que la gente tenga la oportunidad de conocerlos y otorgarles su confianza.

Insiste en la frase de que la historia no compra. Ratifica la idea de que tienen que seguir escribiendo la historia. "No tengo un documento que avale a la afición nuestra estancia. No tenemos la necesidad de buscar una mudanza, es verdad que es común e norteamérica en general, franquicias estadounidesnes, canadienses se han movido, pero esos proyectos no tienen el respaldo de la gente, de sus comodidad, esos proyectos se mudan, no es el mismo plan como Querétaro. El modelo financiero es de ocho años y eso es un proyecto sólido".

Fiel a su perfil, Solares, confiesa que se hizo apasionado del balompié con el Atlante. Desde joven quiso concretar su 'business plan' en el futbol, por ejemplo la idea de revivir a Toros Neza y soñar incluso con la idea de regresar al Atlante, pero ninguno de esos pensamientos se pudieron concretar por la sede que era muy complicada. "Atlante tuvo un gran momento en Nezahualcóyotl en el 2001 y 2002 y conocí sus entrañas. Ahí comencé con la idea de revivir a Toros Neza, pero la infraestructura era muy deficiente. Requería una inversión muy grande. No había forma de remodelar el estadio, era un proyectazo, pero no basado en una parte sólida de ahí se cayó la opción".

Difícilmente se dará un Ronaldinho

Solares Jove, sin embargo, afirma que también siente la pasión por Gallos desde que se puso la playera y compartió a su madre que era ya dueño en sociedad del equipo. Cumplió su sueño de formar parte del Atlante, pero hoy su ilusión es darle a Gallos resultados deportivos a la ciudad porque hay una Copa y la afición merece algo más.

Al llegar a una ciudad se necesita un golpe de autoridad. ¿Habrá bombas en Querétaro?

Su respuesta inmediata es que los verdaderos dueños del equipo, primero, son los aficionados. No habla de ser un grupo revolucionario que va a descubrir el hilo negro del futbol, pero admite que difícilmente se darán los "Ronaldinho’s. Manuel Velarde -socio y director deportivo- hace una análisis de lo que hay en el club. No se puede aspirar a un fichaje bomba entendiéndose como un Ronaldinho un Gignac en este momento. Apenas tomamos el control. Sé que Ronaldinho marcó un antes y un después, una época, pero hoy la gente piensa en jóvenes de cantera. Platicado con la gente no espera fichajes bomba, esperan elementos comprometidos, futbolistas que se "tiren de cabeza" por un balón. Eso es lo que la gente pide a gritos. Que se demuestre ese amor por la camiseta y eso sí se los vamos a garantizar".

Ningún beso a la camiseta

Gabriel solares reconoce que no ha besado el escudo de Gallos Blancos. Eso, afirma, se lo deja a los jugadores, porque ellos son los que obtienen los resultados. "No he besado ni el del Atlante y tampoco el del Querétaro. El ganarte el derecho de besar el escudo de un equipo implica que has logrado algo y yo hoy no he logrado nada por este equipo. Es un derecho que te tienes que ganar. No van a encontrar tampoco una foto donde yo bese el escudo del Atlante".

Gallos no rebajará sueldos del equipo por el momento, no obstante la situación económica. Su modelo de negocio considera la variable de la pandemia, por lo que no hay ajuste de salario. La única diferencia es que la negociación no incluye el personal administrativo. Hoy sólo se definen temas de jugadores, pero el resto está prácticamente concretado.