<
>

Copa del Mundo 2022: ¿Hasta qué punto está lista Qatar para lograr la hazaña en noviembre?

play
UEFA confirma la exclusión de Rusia del sorteo de la eliminatoria de la Euro 2024 (1:43)

El Comité Ejecutivo de la UEFA mantuvo que el país europeo está suspendido por la invasión a Ucrania. Rusia también fue excluida de Qatar 2022. (1:43)

DOHA, Qatar -- Faltan apenas dos meses para el Mundial de Fútbol 2022. Doce años después de que la FIFA le otorgara el derecho de organizar el torneo el diminuto estado de Qatar, ubicado en el Golfo Pérsico, ha construido los estadios, inaugurado autopistas de cinco canales y un sistema de metro con costos que suman $36,000 millones; emprendiendo un colosal esfuerzo de construcción en plazos extenuantes para garantizar que los aficionados de todo el mundo puedan asistir a los partidos durante las cuatro semanas de la competición. A pocas semanas del gran pitazo inicial, ¿hasta qué punto está lista Qatar para lograr la hazaña?

ESPN viajó a Doha a principios de este mes para analizar los preparativos y el nivel de organización de Qatar a estas alturas, como organizador de la primera Copa del Mundo que se celebra en el hemisferio norte durante la temporada invernal, aparte de ser la primera disputada en el Medio Oriente.

Todos los grandes torneos deportivos internacionales (Mundiales de Fútbol, Juegos Olímpicos) se llevan a cabo en medio de preocupaciones de que los estadios no estén totalmente listos, problemas de seguridad y los altos costos de viajes y hospedaje para los aficionados. El torneo de Qatar no es distinto. La realidad del Mundial de Qatar 2022 es que, a 61 días de celebrar el encuentro inaugural entre la selección anfitriona y su par de Ecuador, hay buenas y malas noticias a medida que corre el reloj para el inicio de este torneo conformado por 32 equipos.

¿Qué tan preparada está Qatar para albergar el Mundial?

Cuando el Lusail Iconic Stadium, con capacidad para 80,000 asistentes, sirvió de sede para un encuentro amistoso entre el Zamalek de Egipto y el Al-Ahly de Arabia Saudita el pasado 9 de septiembre, fue el último de los siete nuevos estadios (el Khalifa International Stadium fue inaugurado en 1976) construidos para el Mundial en abrir oficialmente sus puertas. El Lusail será el sitio donde se escenificará la final mundialista el próximo 18 de diciembre y es un estadio espectacular: Piensen en el Tottenham Hotspur Stadium (ambos fueron diseñados por la firma de arquitectos de estadios Populous) pero más grande.

Las siete novedosas edificaciones están listas para el Mundial, aparte de que ya han escenificado partidos de fútbol. Por su parte, los deslumbrantes diseños del Estadio Al-Bayt y el Al Janoub, en forma de perla, asegurarán que Qatar obtenga 10 de 10 en su calificación a la estética y estilo. Sin embargo, de la misma forma que las extensas carreteras de cinco canales y el sistema Metro están listos para conectar a los aficionados entre distintos estadios, con el trayecto más largo no mayor a una hora desde Al Janoub en el sur hasta Al Bayt en el norte, hay demasiado poco para ofrecer a los hinchas en cuanto a amenidades, faltando pocas semanas antes del cotejo inaugural.

Algunos estadios están rodeados por cuencas de polvo: extensas zonas desérticas, zonas de construcción o estacionamientos vacíos, sin hoteles, tiendas ni cafés a kilómetros de distancia. Los organizadores indicaron a ESPN que todos los estadios contarán con "fan zones", zonas de comida y áreas de diversión para el Mundial. Pero aún falta mucho por hacer.

El hospedaje también será tema de preocupación. Actualmente, Qatar es una zona de construcción inmensa. Algunos hoteles y apartamentos estarán listos, mientras que es evidente que otros tantos no estarán a tiempo. Cerca del Lusail, un proyecto para construir hoteles, restaurantes, tiendas y apartamentos a un plazo de cinco años aún está a años, en vez de meses, de concluirse.

¿Dónde se quedarán los seguidores?

El Comité Supremo de Qatar, ente a cargo de organizar el Mundial, espera la visita de 1.3 millones de seguidores del fútbol durante el torneo, cifra equivalente a la mitad de la población actual del país. Y he aquí la mala noticia: no habrá suficiente espacio para que todos permanezcan en Qatar.

A principios de este año, Qatar pactó la salida de 160 vuelos diarios de enlace entre Doha y los Emiratos Árabes Unidos para que los hinchas puedan tomar un vuelo de 40 minutos entre Dubai y Abu Dabi. Usualmente, la ruta está cubierta por solo seis vuelos al día.

En la propia Qatar, las opciones limitadas varían entre cabañas para dormir ($80 por noche) y la opulencia de la Banana Island, a 20 minutos en lancha desde Doha. El lujoso complejo ofrece villas de playa sobre pilotes a un precio de £2,500 la noche. Las fuentes vinculadas a Banana Island informaron a ESPN que los familiares de varios jugadores de las selecciones de Francia e Inglaterra ya han reservado en el lugar. Mientras tanto, el 80% de las habitaciones de hotel en Doha han sido reservadas por el Comité Supremo y la FIFA para las selecciones y sus funcionarios, aunque se espera la liberación de 20,000 habitaciones durante el mes previo al torneo.

Habrá campamentos de tiendas de campaña, similares a los ofrecidos en festivales musicales tales como Coachella y Glastonbury, con tiendas de lujo ofrecidas en Al Khor por $380 la noche. A pesar de que se ofrecerán cabañas a miles de personas en el Campamento Al Wakrah por $190 la noche, actualmente no ofrecen mucho lujo que digamos. En estos momentos, apenas son hileras de cabañas en el desierto, cuyas fotos hablan por sí solas.

Los organizadores insisten en que estarán listas y llenas de atractivo justo a tiempo para el Mundial. Sin embargo, les ofrecerán un fuerte shock cultural a muchos hinchas.

¿Cuál es la situación con las bebidas alcohólicas? ¿Podrán los aficionados beber o no?

El alcohol está disponible en Qatar; sin embargo, está estrictamente regulado y seguirá siendo controlado durante la celebración del Mundial. ESPN preguntó al Jefe de Seguridad del Comité Supremo si los hinchas podrán traer sus bebidas alcohólicas a Qatar y la respuesta fue un firme "no".

Los seguidores con amplios recursos económicos podrán visitar uno de los múltiples hoteles de lujo existentes en Doha y comprar bebidas espirituosas en los bares deportivos y pubs ubicados adentro. Los precios de la cerveza en el Inter Continental Beach, Marriott Marquis y Kempinski Pearl (la selección de Estados Unidos reservó el Kempinski para que sirviera de base) oscilan entre £12 y £14 por una pinta.

Los hinchas podrán adquirir bebidas alcohólicas antes y después de los partidos; no obstante, no podrán comprar cerveza y ver el partido desde las tribunas. La marca Budweiser, patrocinadora oficial de la Copa del Mundo, distribuirá cerveza en estadios y "fan zones". La "fan zone" del Parque Al Bidda, que tendrá capacidad para 40,000 personas en el centro de Doha, servirá alcohol en los días de partidos, aunque sólo entre 6:30 p.m. y 1 a.m.

Los residentes de Qatar que practican una fe distinta a la musulmana pueden hacerse con permisos para adquirir bebidas alcohólicas emitidos por la Qatar Distribution Company; sin embargo, no hay planes para relajar las restricciones para los visitantes y permitirles la compra de alcohol a las afueras de hoteles, restaurantes y "fan zones" durante el Mundial. A pesar de que varias fuentes han afirmado que es poco probable que las autoridades impongan medidas draconianas cuando se capture por fuera de las zonas autorizadas a algún aficionado con una bebida alcohólica en la mano, ingerirlas en público puede conllevar a una sentencia de seis meses en prisión o multas por $800.

¿Qué fácil es desplazarse por Qatar y los ocho estadios?

Qatar es un país pequeño (muy pequeño, aproximadamente del tamaño de Connecticut en Estados Unidos o la mitad de Gales), por lo que no habrán arduos trayectos para los aficionados como fue el caso de los recientes Mundiales de Rusia y Brasil. Y la buena noticia es que Qatar ha construido nuevas carreteras y un sistema Metro que conecta a todos los estadios. El pasaje de Metro para un día sólo cuesta 6 riyal ($1.65) y será gratuito para los aficionados con boletos para los partidos durante la celebración del Mundial.

Existe una amplia oferta de Uber, que también es accesible. Un viaje de 30 minutos desde el Aeropuerto Internacional Hamad hasta el centro de Doha sólo cuesta 40 riyal ($11).

Los aficionados pueden ir por Metro entre los ocho estadios y recorrerlos todos en poco más de dos horas si se sienten aventureros. El ingreso a Qatar dependerá de tener un boleto para algún encuentro y descargar la aplicación móvil Hayya, que permitirá a los hinchas mostrar su entrada, aunque también se requerirá para acceder a transporte público, hoteles, restaurantes y algunas tiendas y centros comerciales.

¿Qué hay del aire acondicionado? ¿Es cierto?

Todos los estadios, con la excepción del 974 Stadium, tendrán aire acondicionado para jugadores y espectadores durante la celebración del torneo. De todos modos, es poco probable que se requiera encenderlos debido a lo raro de que las temperaturas superen los 30 grados Celsius (86 grados Fahrenheit) en los meses de noviembre y diciembre. La temperatura en las tribunas será regulada para que oscile entre 21 y 22 grados Celsius (69-71 grados Fahrenheit) durante los partidos. Las rejillas de ventilación ubicadas al nivel de los asientos expulsarán aire fresco, por lo que es posible que los hinchas deban portar abrigos para no sentir escalofríos durante algunos encuentros.

A nivel de cancha, el aire acondicionado procederá de enormes rejillas de ventilación ubicadas a los lados de la superficie de juego y que serán controladas por 350 sensores distintos enterrados bajo la grama. Medirán la temperatura y humedad, mientras que el sistema de aire acondicionado ajustará la temperatura a niveles apropiados para los jugadores en la cancha.

Asimismo, el aire será constantemente refrescado para asegurar una óptima calidad del aire, filtrando polvo y polen; aparte de aportar suficiente ventilación para evitar la propagación de virus tales como el COVID-19.

El Dr. Saud Abdulaziz Abdul Ghani (apodado "Dr. Frío") diseñó el sistema de aire acondicionado implementado en los estadios mundialistas, incluyendo su adaptación para hacerlo amistoso con el medio ambiente. Las granjas solares ubicadas a 30 millas a las afueras de Doha generarán diariamente 10 veces más electricidad de la requerida para alimentar las unidades de aire acondicionado.

¿El Mundial de Qatar será seguro?

Todos los grandes eventos y torneos de la actualidad son acompañados por un importante operativo de seguridad y el Mundial de Qatar no será la excepción. Debido al tamaño de sus fuerzas de seguridad, se reclutará experiencia y personal de naciones vecinas. La Fuerza Aérea Real del Reino Unido ayudará a patrullar los cielos qataríes durante el torneo, mientras que la Base Aérea estadounidense de Al Udeid también prestará apoyo a la seguridad e inteligencia.

En tierra, Qatar ha construido un centro de control al mejor estilo de la NASA en la Aspire Zone como eje central para controlar lo que ocurre en todos los estadios durante la celebración de la Copa del Mundo. Cada estadio cuenta con un mínimo de 2,000 cámaras de seguridad para monitorear los torniquetes de acceso y el flujo de las multitudes, mientras que los operadores pueden hacer acercamientos a cada asiento individual para controlar a los presentes. Varias aplicaciones de inteligencia artificial podrán activar sistemas de advertencia si la afluencia de público es demasiado grande, o demasiado pequeña, en momentos concretos.

Cuando se le pregunto si este sistema pudo haber evitado las escenas que mancharon la final de la Champions League entre Liverpool y Real Madrid celebrada en París en mayo pasado, el director de tecnología de la Aspire Zone Niyas Abdulrahiman comentó a ESPN: "De formarse una situación de aglomeración, la detectaremos y actuaremos de forma proactiva. Cada rincón del estadio se encuentra vigilado".

Y si bien es cierto que la ciberseguridad nunca puede darse por sentada, una pantalla de video que destacaba los niveles de ciber amenazas presentes en todo el mundo servía para estar conscientes de los posibles ataques de piratas informáticos al sistema.

¿Se agotó la boletería o los aficionados no viajarán debido a los precios y distancias?

La FIFA ha vendido la boletería de Qatar 2022 en distintas fases, logrando colocar 2.5 millones de entradas entre los aficionados de todo el mundo. Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos son los países con mayor apetito por los boletos; aunque Estados Unidos, México, Inglaterra y Brasil han sido mercados con alta demanda.

Está previsto vender los últimos 500,000 boletos poco antes de que termine septiembre. Por eso, el Mundial de Qatar 2022 debería jugarse en estadios a casa llena, independientemente de las selecciones participantes. A pesar de que varios hinchas en Europa y las Américas han expresado su preocupación con respecto a las dificultades para llegar y permanecer en Qatar, la emoción ha sido inmensa en el Medio Oriente y regiones circunvecinas.

Los organizadores esperan recibir hinchas de Irán y el norte de África en cantidades inéditas, mientras que se espera que los extranjeros que viven y trabajan en Qatar asistan para presenciar a sus selecciones nacionales en acción. Pero si quiere ir a Qatar y aún no tiene su boleto, debe actuar rápidamente.

Veredicto general: ¿Qatar saldrá airoso?

Será un Mundial muy distinto a todos los anteriores. No obstante, ya están en marcha los elementos fundamentales, considerando que los estadios y proyectos de infraestructura están concluidos.

La falta de capacidad de hospedaje será un problema. Varias fuentes han indicado a ESPN que la mentalidad qatarí es dejar las cosas para el último minuto, aunque siempre salen adelante. Las fuentes también expresaron que esa mentalidad ha chocado con algunos ejecutivos de la FIFA que esperan que todos sus proyectos marchen como un reloj.

Había poca preocupación evidente en Qatar ante el poco tiempo que resta para terminar muchas obras, pero los aficionados tienen que prepararse para una Copa del Mundo sin las distracciones extra-cancha que han caracterizado a las ediciones anteriores celebradas en otras partes del mundo. Las instalaciones ya son de clase mundial y las condiciones meteorológicas deberían asegurar un entorno perfecto para la celebración de partidos de fútbol.

La gran pregunta es si un país tan pequeño es capaz de lidiar con semejante cantidad de hinchas provenientes de todos los rincones del mundo. Esa es la pregunta que sólo podremos responder una vez que el torneo inicie su marcha dentro de 60 días.