<
>

Venezolano Félix Hernández sueña con entrar al Salón de la Fama

play
Félix Hernández piensa que ya tiene números para entrar al Salón de la Fama (1:36)

En una edición especial de BBEN Quieto en casa, el lanzador de Atlanta Braves conversó con Luis Alfredo, Ernesto, Enrique y Memo sobre las posibilidades de llegar a Cooperstown. (1:36)

Por más de una década, el derecho Félix Hernández estuvo a la par de los mejores lanzadores de su generación en MLB y parecía destinado a finalizar su carrera con una placa en el santuario de la pelota norteamrericana, pero luego comenzaron las lesiones y el natural declive y a surgir las dudas acerca del expediente de "El Rey" venezolano para la inmortalidad deportiva.

Hernández, de 34 años, ha sido uno de los mejores pitchers del siglo XXI y uno de los mejores latinoamericanos de todos los tiempos. Desde su debut en el 2005 con los Seattle Mariners tiene marca de 169-136, efectividad de 3.42, 2,524 ponches, 2,729.2 entradas en 419 juegos (418 aperturas) y 50.3 WAR en una carrera que incluye seis convocatorias al Juego de Estrellas y el premio Cy Young de la Liga Americana en el 2010.

"Creo que tengo méritos para estar ahí", dijo Hernández esta semana durante una conversación con ESPN Digital acerca del Salón de la Fama y otros temas.

"Los 200 ganados y los tres mil ponches serían la fresa sobre el pastel. Tengo buenos números, pero eso mejoraría mi expediente", agregó.

Hernández tiene razón en algo: En la historia de Grandes Ligas, apenas 19 lanzadores han ganado 200 juegos y ponchado tres mil bateadores. Todos, excepto Roger Clemens y Curt Schilling, el recién retirado CC Sabathia y el activo Justin Verlander, están en el Salón de la Fama.

Pero "King Félix" necesitaría hacer un regreso triunfal en las próximas dos o tres temporadas para agenciarse los 31 triunfos y casi 500 ponches que le separan de su meta. Hernández logró 143 victorias, efectividad de 3.11 y 2,142 ponches en sus primeros 11 años en Grandes Ligas, pero en las últimas cuatro apenas promedió 4.89 carreras limpias por cada nueve entradas, ganó 26 encuentros y ponchó 382 bateadores.

"Estaba lesionado y decepcionado por las cosas que pasaron en Seattle, pero ahora estoy completamente sano y listo para ser el de antes", dijo Hernández, quien firmó un contrato no garantizado con los Atlanta Braves y lucía en buena posición para hacer el roster de uno de los mejores conjuntos de ambas ligas mayores, cuando la pandemia del coronavirus detuvo las operaciones del béisbol el 12 de marzo.

"Mi brazo está en muy buenas condiciones, mi brazo está un cien por ciento mejor que en los años anteriores", dijo Hernández, quien tenía efectividad de 1.98 en cuatro salidas primaverales con los Bravos.

En una situación normal, Atlanta debió informarle a Hernández si era parte del equipo a más tardar el 21 de marzo (cinco días antes del Día Inaugural) o tenía la posibilidad de ofrecerle el bono de retención de $100 mil dólares para asignarlo a ligas menores, con la posibilidad de regresar a la agencia libre si no era subido para el mes de junio.

"Tengo herramientas para sacar outs en Grandes Ligas y no necesito una recta de 100 millas para hacerlo. Tengo otros recursos", apuntó el pitcher.

Desde que fue creado en 1936 (la primera ceremonia no se realizaría hasta 1939) el Salón de la Fama del Béisbol de Cooperstown ha reconocido las carreras de 333 personas, incluyendo 235 que accionaron en las Grandes Ligas (MLB).

Entre la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA) y las diferentes versiones del Comité de Veteranos que se ensamblaron han elegido 83 lanzadores, de los cuales 65 fueron abridores por la mayor parte de sus carreras en la gran carpa. El promedio de WAR para pitchers abridores en Cooperstown es de 73.3. Lo únicos dos latinos del grupo, los dominicanos Pedro Martínez y Juan Marichal, tuvieron 86.1 y 61.8 WAR, respectivamente.

play
2:00

En la búsqueda de un nuevo trono

En conversación con Luis Alfredo Álvarez, Enrique Rojas, Guillermo Celis y Ernesto Jerez, Félix Hernández habla de su condición de juego para el 2020, el haber cambiado de equipo y cómo ha evolucionado como lanzador.

Posiblemente uno de los lanzadores latinos que más se compara a Hernández es su compatriota, el zurdo Johan Santana, quien ganó 139 juegos, tuvo efectividad de 3.20, obtuvo dos premios Cy Young y acumuló 51.1 WAR en su carrera. Sin embargo, en su primera aparición en la boleta del Salón de la Fama, en 2018, Santana apenas recibió 10 votos (2.4%), fallando por más de la mitad el 5% necesario para mantenerse elegible entre los escritores.

El cubano Luis Tiant, quien ganó 229 partidos con efectividad de 3.30 en casi 3,500 entradas y acumuló 65.6 WAR, nunca recibió más de un 31% de los votos (se requiere un 75% para ser electo) durante sus 15 años en la boleta de la BBWAA y posteriormente ha sido ignorado por el Comité de Veteranos.

Hernández prefiere ignorar esa pila de datos, y el pasado reciente, y enfocarse en lo que tiene que hacer para que su candidatura sea difícil de ignorar por los votantes.

"Lanzaré hasta que llegue a mis metas, que son, principalmente, ganar 200 juegos y ponchar tres mil bateadores", dijo.