<
>

El regreso del Big Sexy: Bartolo Colón quiere su último café en MLB

play
Bartolo Colón presenta su biografía: 'Big Sexy' (1:31)

El legendario lanzador dominicano cuenta de qué trata su nuevo libro. (1:31)

Si se logra jugar béisbol de Grandes Ligas bajo la pandemia de coronavirus, la temporada 2020 servirá como un imprevisto laboratorio de prueba para implementar cambios en el juego. Uno de ellos será la utilización del bateador designado universal. La intención de que el béisbol de Grandes Ligas sea mejor servido al tener bateadores bona fide en cada puesto de la alineación es una con mucha aceptación, pero, inesperadamente, no por parte de Bartolo Colón.

Y no porque Colón, que se encuentra entre los jugadores con menos habilidad con un bate en la historia de MLB, conectara un jonrón memorable.

"En general en la pelota, los cambios, no me gusta ninguno", dijo Colón, quien cumplió 47 años el domingo, en una videollamada con ESPN. "(Hoy en día) la pelota tiene demasiados cambios. Nunca habíamos visto tantos palos. Ahora mismo, el juego es para los bateadores".

Un mágico día, el 7 de mayo de 2016, Colón lució legítimamente como un verdadero bateador, cuando el entonces miembro de los New York Mets, conectó un jonrón al jardín izquierdo del Petco Park en San Diego en contra del abridor de los Padres, James Shields.

A los 42 años y 349 días, Colón se convirtió en el jugador más viejo en conectar el primer jonrón de su carrera. El vídeo del vuelacercas y el corpulento Colón rondando lentamente las bases se convirtió en una sensación en las redes sociales.

"El bate está aquí todavía, un recuerdo muy bonito para mí", señaló. "Desde [mi debut] con Cleveland, siempre soñé con jugar béisbol interligas. Cuando estaba con las Medias Blancas [en 2003], una vez pensé que iba a suceder, cuando me enfrenté a Carlos Zambrano de los Cachorros. Realmente pensé que iba a conectar uno ese día porque la pelota estaba volando fuera del parque".

Agregó: "Después de 2014, pensé que mi sueño de dar jonrón se me iba a ir. Mientras más viejo uno se pone", continuó Colón. "Pero aparentemente cogí fuerza ese día. Sabía que Shields me iba a tirar recta. Dejé pasar los primeros dos pitcheos, dije no voy a hacer swing. Si me tira recta otra vez, voy a hacer swing duro (y así fue)".

Colón ha celebrado su cumpleaños de una forma muy diferente los últimos dos años.

En 2018, Colón cumplió los 45 años como miembro de los Texas Rangers y siendo el pelotero activo de mayor edad en Grandes Ligas. Bartolo inició su carrera con los Rangers con una sólida efectividad de 3.55 en sus primeras nueve aperturas, pero terminó la temporada con ERA de 5.78 en 146 y un tercio de entradas lanzadas, registrando una marca de 7-12.

Quería seguir jugando en 2019, pero no se materializó ninguna oportunidad. En febrero de 2020, Colón firmó un acuerdo para jugar en México con los Acereros de Monclova, antes de que azotara la pandemia.

Ahora, de cara a una temporada más corta que contará con expansión de planteles, Colón podría tener otra oportunidad como ayuda veterana para la parte posterior de cualquier rotación de Grandes Ligas. Y de tener la opción, le gustaría regresar al equipo con el que pasó las temporadas 2014 a 2016, los Mets.

En una carrera que abarca más de dos décadas, donde también jugó para los Indians, Expos, Angels, Red Sox, Yankees, Athletics, Braves y Twins, Colón recalcó su tiempo con los Mets como "muy especial".

"Si fuera por mí, me retiraría con los Mets. Si fuera por yo terminar, lo que yo quisiera, me gustaría que sea aquí en Nueva York. Yo he estado en (11) equipos, pero los Mets, la forma en que me trataron todos los peloteros, desde arriba hasta abajo, hasta la cocinera", explicó. "Sentía como que todos los peloteros son una familia, con el apoyo que me dio el equipo y la fanaticada, que eso es bien lindo para mí... Y esa fanaticada, que, gracias a ellos, que muchos se reían de mí cuando se me caía el casco. A lo primero yo me sentía incómodo, pero cuando vi que les gustaba tanto a los fanáticos lo que hice fue que pedí un casco más grande para que se me cayera más, porque era algo bien para ellos".

Colón se convirtió en uno de los peloteros más populares en la historia de la franquicia neoyorquina, especialmente después de que el lanzador Noah Syndergaard lo ungió con el apodo de "Big Sexy". Syndergaard incluso publicó una foto de toda su familia vistiendo camisetas de "Big Sexy" en su cuenta de Instagram.

"Gracias a Noah Syndergaard. Él fue que me puso ese sobrenombre cuando llegué a los Mets", explicó Colón, quien tituló su recientemente publicada autobiografía 'Big Sexy: In His Own Words' ('Big Sexy: En sus propias palabras'). "Un día llegó (al clubhouse) con una camiseta, y me dije... 'me imagino que ese tengo que ser yo'. Él mismo me regaló unas 10 camisetas, un regalo bien bonito. Para Navidad se tiró una foto de la familia completa (con las camisetas). Fue algo bien bonito".

El propio Syndergaard siempre tuvo un gran aprecio por la presencia de Bartolo en el camerino de los Mets, diciendo: "Puedes resumir (a Bartolo Colón) en una sola palabra: diversión. La gente se olvida de que esto es un juego. Si siempre mantienes esa mentalidad, todo es mucho más fácil".

A pesar de que Colón no ha lanzado un solo pitcheo en Grandes Ligas desde septiembre de 2018, cree que todavía puede contribuir a un equipo, incluso a los 47 años. Colón ha ganado 247 juegos en 21 temporadas, la mayor cantidad entre todos los abridores activos en 2018 y la mayor suma histórica para un lanzador latinoamericano, habiendo sobrepasado la marca del nicaragüense Dennis Martínez (245).

"Para mí me faltaron 46 innings, para ser el dominicano con más inning tirados (en Grandes Ligas). Aunque los récords están para romperse. Eso me hizo falta", admitió Colón, quien también superó al inmortal Juan Marichal (243) en el mayor número de victorias de por vida para un lanzador nacido en la República Dominicana.

"Esta situación (de la pandemia) está difícil para todo el mundo. Me hablan de que si voy a volver. Dejé todas mis cosas allá (en Monclova, México). Quería volver. Hay que esperar a ver qué sigue pasando con el virus, porque esto no termina por ahora".