<
>

Paciencia, la mejor estrategia de managers y coaches latinos en espera de la temporada 2020 de Grandes Ligas

play
Rob Manfred se juega su legado como comisionado de MLB (4:17)

Enrique Rojas analiza dónde podría quedar Rob Manfred en la historia con sus acciones antes y ahora en el béisbol. (4:17)

En medio de la pausa forzada como consecuencia de la pandemia del coronavirus y la cruenta batalla que libran Grandes Ligas y su sindicato de peloteros, hay miles de afectados, incluido un grupo de coaches latinoamericanos que aún no debuta en la Gran Carpa.

El pequeño clan es liderado por el dominicano Luis Rojas, quien fue nombrado manager de los New York Mets en enero pasado, después de que el club rompió relaciones con el puertorriqueño Carlos Beltrán, uno de los protagonistas en el escándalo de robo de señas de los Houston Astros.

Beltrán, quien ayudó a los Astros a ganar la Serie Mundial en 2017, su última temporada en Grandes Ligas, había sido contratado como piloto de los de Queens en noviembre del año pasado.

También esperan por su bautizo en Grandes Ligas el dominicano Wellington Cepeda (coach del bullpen) y los cubanos Eddy Rodríguez (entrenador de receptores) y Robert Rodríguez (asistente del coach de bateo), quienes forman parte del renovado staff de entrenadores de los Miami Marlins.

En el mismo barco navegan los venezolanos Omar López, coach de primera base de los Astros, y Édgar Varela, entrenador de bateadores de los Minnesota Twins. El también venezolano Jobel Jiménez ya debutó en septiembre pasado como asistente del coach de bateo de los St. Louis Cardinals, pero en el 2020, está programado que ejerza el rol de tiempo completo por primera vez.

"Admito que la ansiedad me arropó cuando entró el mes de mayo y aún no sabíamos sobre el futuro", dijo López, quien tenía 21 años en el sistema de ligas menores de los Astros. "Luego retomé la calma. Lo que está pasando es algo fortuito, que no podemos controlar y lo único que puedo hacer es tener la paciencia necesaria para esperar".

López recibió los honores como Manager del Año en 2015 en la liga invernal de Venezuela y en 2018 en la Liga de Texas (categoría AA) del beisbol organizado.

Debido al coronavirus, las ligas mayores detuvieron sus operaciones el 12 de marzo, dos semanas antes del programado Día Inaugural de la temporada. Desde entonces, la oficina del comisionado y la Asociación de Peloteros han negociado la forma en que se pagaría a los jugadores en una temporada recortada.

Durante el proceso, muchos entrenadores, jugadores y scouts de ligas menores dejaron de recibir su sueldo, mientras que algunos equipos hicieron recortes salariales a sus entrenadores de Grandes Ligas, lo que provocó mayor angustia e incertidumbre.

El miércoles, la MLB y la MLBPA tuvieron su mayor acercamiento en dos meses para sentar las bases para alcanzar un potencial acuerdo que permita comenzar una temporada recortada en la segunda o tercera semana de julio.

"Seguimos esperando una buena noticia para los jugadores, los coaches, los aficionados y el beisbol en sentido general", dijo Rojas desde Port St. Lucie, Florida, donde los Mets tienen su cuartel de entrenamientos primaverales.

"Estoy tranquilo, no he tenido la oportunidad de sentirme ansioso", dijo el hijo del legendario Felipe Rojas Alou en conversación telefónica con ESPN Digital. "No he pasado los días lamentándome por no estar jugando sino preparándome para cuando lo esté. El día llegará".

Rojas, de 38 años, se prepara para su temporada número 15 en la organización de los Mets, pero apenas la segunda como miembro del staff de Grandes Ligas y primera como manager. Su padre, además de jugador, dirigió 17 temporadas en las ligas mayores, mientras que su hermano, Moisés Alou, jugó 17 temporadas, incluidas dos con los Mets.

Jesús y Mateo Alou, tíos de Luis, también jugaron en la Gran Carpa, igual que su primo, Mel Rojas.

Cuando los Mets jueguen su primer partido oficial, Luis y Felipe serán el quinto dúo padre-hijo que dirige en Grandes Ligas. Los primeros fueron Buddy y David Bell, Aaron y Bob Boone, George y Dick Sisler y Bob y Joel Skinner.

Además de Rojas, otros nueve dirigentes esperan por el regreso del beisbol para estrenarse al frente de sus clubes: Dusty Baker (Astros), David Ross (Chicago Cubs), Ron Roenicke (Boston Red Sox), Joe Maddon (Los Angeles Angels), Joe Girardi (Philadelphia Phillies), Derek Shelton (Pittsburgh Pirates), Gabe Kapler (San Francisco Giants), Mike Matheny (Kansas City Royals) y Jayce Tingler (San Diego Padres).

Al igual que Rojas, Ross, Shelton y Tingler también debutarán en sus funciones.

"Ahora mismo, el enfoque principal es que todos estemos a salvo", dijo Rojas, quien diariamente trabaja con un pequeño grupo de jugadores de los Mets que se quedó en el área de Port St. Lucie cuando se detuvo el beisbol.

Cuando las actividades se suspendieron, López se marchó de West Palm Beach, donde está el campamento de los Astros, a Kissimme, donde reside.

"He esperado mucho tiempo por ese día", dijo López, de 43 años. "Ahora espero con ilusión ese momento, cuando finalmente seré un ‘grandes ligas’. Lo espero con tranquilidad y paciencia".