<
>

Los abridores estelares latinos están en peligro de extinción en las Grandes Ligas

play
Luis Castillo está listo para a temporada 2020 de las Grandes Ligas (2:35)

El dominicano, abridor de Cincinnati Reds, dijo que ya está "preparado para los 60 juegos que vienen". (2:35)

A una semana del inicio de la temporada regular de Grandes Ligas 2020, solamente dos lanzadores latinoamericanos han sido escogidos por sus clubes para abrir en el Día Inaugural.

Dos o tres más compiten por el importante honor, otro indicativo de la notable reducción que ha sufrido recientemente la población de abridores latinos estelares del béisbol de Estados Unidos.

Los Minnesota Twins, gran favorito para ganar la División Central de la Liga Americana, apuntó al derecho puertorriqueño José Berríos para abrir el primer juego de la temporada por segundo año consecutivo. Minnesota comenzará la campaña recortada a 60 partidos, visitando a los Chicago White Sox el viernes 24.

Los San Francisco Giants anunciaron que el dominicano Johnny Cueto tendrá la responsabilidad de subir a la loma cuando enfrenten el jueves 23 a los Los Angeles Dodgers en Chavez Ravine, en el segundo de dos encuentros del primer día de acción. Los New York Yankees chocarán con los campeones Washington Nationals en el primer cotejo de la doble cartelera inaugural que será transmitida por ESPN.

Otros latinos que compiten por abrir el primer encuentro de sus equipos son los dominicanos Frankie Montás, de los Oakland Athletics, y Sandy Alcántara y José Ureña, de los Miami Marlins. También el venezolano Germán Márquez, de los Colorado Rockies.

Curiosamente, el dominicano Luis Castillo, el mejor lanzador abridor latinoamericano y el iniciador del primer juego de su equipo en el 2019, fue ignorado por los Cincinnati Reds, que ya anunciaron a Sonny Gray para enfrentar a los Detroit Tigers el viernes 24.

El zurdo Eduardo Rodríguez, quien ganó 19 partidos y lanzó más de 200 entradas en el 2019, lucía como el lógico caballo en la rotación abridora de Boston, pero su llegada al campamento de verano en Fenway Park se dilató debido al coronavirus, lo que pone en duda que esté listo para lanzar en los primeros encuentros de la próxima temporada, dejando el honor del día inaugural al derecho Nathan Eovaldi.

Pero más allá de la designación del simbólico encuentro inaugural, son otros factores más importantes que colocan a los abridores estelares latinos en la lista de especies en peligro de extinción.

En la lista de los 100 mejores peloteros de Grandes Ligas del 2020 de ESPN, hay 29 lanzadores abridores, pero apenas dos son latinos. Castillo es el número 55 y Berríos el #75. En 2019, hubo cuatro: el dominicano Luis Severino, de los New York Yankees, fue el número 23; el venezolano Carlos Carrasco, de los Cleveland Indians, entró en el puesto número 44, mientras que Berríos fue 72 y Márquez el 81.

Severino, quien peleó por el premio Cy Young de la Liga Americana en 2017 y 2018, solamente pudo lanzar 12.0 innings el año pasado por una lesión en el hombro y se perderá el 2020 por una operación "Tommy John" del codo derecho. Carrasco apenas comenzó 12 encuentros en el 2019, mientras batallaba con la leucemia.

A la operación de Severino se unen el declive de Cueto, quien regresó el año pasado de una Tommy John; el semi retiro del venezolano Félix Hernández, quien citando razones de seguridad debido al coronavirus, optó por no seguir intentando ganarse un puesto con los Atlanta Braves. Igualmente las recientes partidas de otros como los dominicanos Bartolo Colón y Ervin Santana; las suspensiones de los quisqueyanos Michael Pineda y Domingo Germán, entre otros acontecimientos, para reducir notablemente la representación de abridores latinos importantes en las ligas mayores.

Entre 1997 y 2010, los dominicanos Pedro Martínez (1997, 1999 y 2000), Bartolo Colón (2005) y los venezolanos Johan Santana (2004 y 2006) y Hernández (2010), ganaron siete premios Cy Young y prácticamente aseguraron que cada año un latino compitiera por el trofeo.

Martínez, quien se retiró después de la Serie Mundial de 2009, se unió en 2015 a su compatriota Juan Marichal como los únicos abridores latinoamericanos que han ingresado al Salón de la Fama de Cooperstown. El único otro pitcher latino con un nicho en el hogar de los inmortales es el relevista panameño Mariano Rivera, que fue exaltado de manera unánime en el año 2019.

Sin embargo, desde que Hernández y Cueto llegaron en el segundo lugar en la Americana y Nacional, respectivamente, en 2014, el tercer puesto de Severino en el viejo circuito en el 2017 ha sido el más alto alcanzado por un tirador latinoamericano. Ese mismo año, Carrasco ocupó la cuarta plaza en la votación de la Liga Americana.

Para este año, los favoritos de las casas de apuestas de Las Vegas para el premio Cy Young son Gerrit Cole, la nueva adquisición de más de $300 millones de los Yankees, en la Liga Americana, y el ganador de los dos años anteriores Jacob deGrom, de los New York Mets, en la Liga Nacional.

Castillo, un lanzallamas con uno de los mejores cambio de velocidad, es el latino mejor ubicado, en el séptimo puesto de la Liga Nacional. En la Americana, Berríos, quien en su circuito es tercero en entradas, séptimo en ponches y octavo en efectividad en los últimos dos años, aparece como el 12do. favorito al galardón que reconoce al mejor lanzador.

Son señales precisas de que los abridores estelares latinos son actualmente una especie en extinción en las Grandes Ligas.