<
>

Pacquiao y Thurman, protagonistas estelares de una noche explosiva

play
Manny Pacquiao: 'No debo tomarlo a la ligera, ni subestimarlo (Keith Thurman)' (1:38)

'Pac Man' asevera que tiene la experiencia y ventaja sobre su rival. Asimismo, quiere demostrar que aún con 40 años puede continuar en buenas condiciones y boxeando. (1:38)

No será una noche cualquiera la de este sábado en el MGM Grand de Las Vegas. En el histórico escenario de tantas batallas legendarias de Manny Pacquiao (61-7-2, 39 KOs), viviremos un capítulo más de su leyenda que ya dura casi un cuarto de siglo y que a sus 40 años sigue desafiando al tiempo sin claudicar. Esta vez va contra otro campeón, Keith Thurman (29-0, 22 KOs), y bajo un mismo cinturón, el de la AMB.

El combate será le cereza de un pastel que tendrá un atrayente aperitivo en tres peleas explosivas y con mucho en juego: Caleb Plant (18-0 con 10 KOs) vs. Mike Lee (21-0, 11 KOs) por el título supermediano FIB, Luis ‘Panterita’ Nery (29-0, 23 KOs) ante Juan Carlos Payano (21-2, 9 KOs)en el peso gallo y Yordenis Ugás (23-4, 11 KOs) contra Omar Figueroa Jr (28-0-1, 19 KOs). en la división welter.

La cartelera organizada por Premier Boxing Champions y que será distribuida por el sistema de PPV en Estados Unidos, ha logrado juntar en un solo evento a cuatro batallas de mucho atractivo.

La sola presencia de Manny Pacquiao es una atracción por si misma y esta vez potenciada por la presencia de un rival a su altura, otro campeón de primer nivel, de boxeo parecido, más joven a invicto como Keith Thurman, que ha emparejado los pronósticos y creado una creciente incertidumbre sobre el resultado final de la pelea.

Rapidez, volumen, experiencia o actitud, ¿qué decide?

El campeón regular y el súpercampeon welter de la AMB, Manny Pacquiao y Keith Thurman, respectivamente, además de definir al mejor de una división dentro de un mismo organismo, protagonizarán un verdadero choque de generaciones. Los cuarenta años del filipino necesariamente son una razón de peso en sus posibilidades, ante un oponente diez años más joven.

En ese aspecto, las ventajas o desventajas que determinan la edad suelen notarse sobre el final de la pelea ¿Será así? Manny Pacquiao es un púgil al que si bien el tiempo le ha restado ritmo, el que aún conserva parece ser suficiente para superar a su rival de este sábado.

Tampoco en los segmentos básicos, parecen existir ventajas para Thurman. El filipino supera a su rival en rapidez, es poseedor del mejor volumen de golpeo y su mayor experiencia es indiscutible. Bajo ese escenario, el único componente que podría romper el equilibrio sería la actitud. Si Keith Thurman asume el control ofensivo de manera temprana y si logra mejorar su promedio de golpes a base de combinaciones en la corta distancia, quizás haya un cambio drástico en las posibilidades de victoria.

En una palabra, para ganar, Thurman tendrá que llevarse por delante al filipino y, como prometió, noquearlo en los primeros episodios. Algo que parece más una utopía que una posibilidad.

Pese a sus cuatro décadas de vida y casi 25 años de carrera, Manny mantiene su increíble volumen de golpeo y el desplazamiento sobre piernas, si bien no es tan infernal como en su mejor época, sigue siendo superior al resto. Al PacMan le alcanza con ser superior en esos dos rubros para controlar el ritmo del combate, manteniéndose activo en ataque y proponiendo el estilo de pelea.

Keith Thurman viene de una ausencia de dos años y un regreso ante Josesito López donde se vio demasiado lejos de su mejor versión. Son muy remotas las posibilidades de que se supere a si mismo al punto de ser el que proponga este sábado y más que eso, que pueda lastimar al filipino con sus golpes. Thurman está recién en una transición para la que en principio había planificado peleas a modo durante este 2019, para recién ir por las unificaciones en el 2020. Enfrentar a Pacquiao ha sido un negocio conveniente desde lo financiero, pero es difícil que lo haya sido desde lo deportivo.

Manny lo supera en casi todos los segmentos y en la teoría de lo obvio debería vencer en las tarjetas. Basta ver el palmarés de los dos rivales durante los últimos años para notar que su dinamita está en horas bajas y ninguno es dueño de la posibilidad excluyente de noquear a su rival. En un combate de pocas alternativas cambiantes, es muy alta la posibilidad de que la pelea llega a los doce episodios y la postura ofensiva del filipino junto a su mejor volumen, seguramente lo harán ver mejor ante los jueces y deberá ser el vencedor del combate.

Mucho futuro en juego en las preliminares

Especial importancia tendrá la pelea del peso gallo entre Luis 'Panterita' Nery y Juan Carlos Payano. El mexicano sube como favorito para llevarse la victoria por la vía rápida y quedar listo para ir por el título del CMB, frente al ganador de Nordine Oubaali vs. Takuma Inoue, como paso previo a una eventual unificación de 'alquilar balcones' contra el otro Inoue, Naoya.

El explosivo combate entre Omar Figueroa Jr. y Yordenis Ugás en el peso welter, es tan imprevisible en su resultado como importante será la victoria para el futuro de ambos. El cubano viene de una controversial derrota en su pelea de título contra el campeón welter CMB, Shawn Porter. Muchos lo vimos ganar esa noche y no fueron pocos los reclamos para que se ordenara una revancha inmediata. Omar Figueroa, por su parte, es un invicto de primer nivel, duro, complicado y que agota a sus rivales a pura presión. A esta pelea llega sabiendo que vencer significa el pase a una pelea de campeonato. Por ello, hay que esperar mucho fuego cruzado en un pleito que difícilmente llegue a la distancia.

La otra batalla casi estelar de la noche, tendrá como protagonista al campeón FIB de los supermedianos, Caleb Plant, que defenderá por primera vez el cetro que se agenció gracias a su victoria sobre el venezolano José Uzcategui en el pasado mes de enero. Plant es uno de los tantos aspirantes a enfrentar a 'Canelo' Alvarez en las 168 libras, no obstante, antes de cualquier intención de buscar las grandes bolsas, deberá solventar un desafío complicado y peligroso, frente a otro invicto como Mike Lee que también parece estar listo para grandes cosas.