<
>
CONTENIDO EXCLUSIVO
Obtén ESPN+

¿Deberíamos preocuparnos tanto por los juegos sin hits?

play
¡Reina el pitcheo! Tercer no hit no run de la temporada (2:08)

John Means, lanzador de los Orioles, completó el tercer juego sin hit ni carreras de la temporada, por lo que Carolina Guillén y Enrique Rojas analizaron lo dominante que ha sido el pitcheo en esta temporada de las Grandes Ligas. (2:08)

El 9 de abril, en el juego 8,206 en la historia de los Padres, Joe Musgrove lanzó el primer juego sin hits de la franquicia. Fue casi perfecto contra los Vigilantes, con un pelotazo propinado en la cuarta entrada que fue el único corredor que permitió.

Cinco días después Carlos Rodón, un lanzador que los Medias Blancas dejaron sin contrato antes de volver a firmarlo esta temporada baja, lanzó casi de forma perfecta en el segundo juego sin hits de la temporada, golpeando a Roberto Pérez de Cleveland en la parte de atrás del pie en un lanzamiento en conteo de 0-2 con un out en la novena entrada.

El miércoles pasado John Means, que nunca había lanzado más de siete entradas en 43 aperturas en su carrera, estuvo aún más cerca de la perfección para los Orioles en un juego sin hits dominante contra los Marineros. El único corredor que se embasó fue mediante un lanzamiento salvaje tras un ponche, lo que convierte a Means en el único lanzador en la historia de la MLB en perder un juego perfecto en ese escenario. Means ponchó a 12 y no estuvo cerca de permitir un hit; la pelota más golpeada contra él fue un elevado débil dentro del cuadro.

Dos días después, Wade Miley de los Reds consiguió el cuarto juego sin hits del 2021, y el segundo contra Cleveland. Permitió solo dos corredores, una caminata y un error. Atribuyó su actuación a un tatuaje temporal de Hulk que su hijo de 4 años, Jeb, lo había convencido de hacerse. "No tengo músculos en absoluto", bromeó Miley después del partido. "Quizás esto me dio algo de fuerza".

El único defecto de esa teoría es que Miley se hizo el tatuaje en su brazo derecho. Lanza con la izquierda. Sin embargo, en lo que se está convirtiendo rápidamente en el Año del No-Hitter, todo es posible, todas las noches aparentemente sale una alerta de un posible partido sin hits. Incluso un zurdo jornalero que lanzó solo seis lanzamientos de 90 mph puede mantener a los oponentes sin hits.

Hemos tenido temporadas como esta antes. En 2015 hubo siete partidos sin hits, dos de Max Scherzer. En 2012, vimos seis juegos sin hits individuales, tres de los cuales fueron juegos perfectos. Fueron seis en 2010, incluido el juego perfecto de Roy Halladay y luego su juego sin hits en los playoffs. Hubo siete juegos sin hits tanto en 1990 como en 1991, incluidos los de Dave Stewart y Fernando Valenzuela el mismo día, el 29 de junio de 1990.

La última vez que hubo cuatro juegos sin hits antes de finales de mayo fue en 1917, en la era de la Pelota Muerta (Deadball), cuando los lanzadores podían raspar legalmente la pelota o aplicar sustancias como saliva, tabaco, barro, alquitrán de pino, vaselina o algo de sudor. En 1968, el infame Año del Lanzador, hubo cinco juegos sin hits en toda la temporada. Podríamos pasar eso antes del receso del Juego de Estrellas. No creo que terminemos con 16 juegos sin hits al final de la temporada, pero con el promedio de bateo de toda la liga en .234 y ponches cada vez mayores, parece poco probable que nos detengamos en cuatro.

Lo que nos deja esta pregunta para debatir: ¿Los juegos sin hits se están volviendo demasiado comunes?