<
>

Tom Brady bromea: He odiado a los Cowboys desde que nací

play
¿'Vivos' o humillados? ¿Cómo saldrán los Cowboys en su visita a New England? (3:01)

Dak Prescott luce en una de sus mejores temporadas mientras Tom Brady, a sus 42 años, no juega en su mejor nivel. ¿Quién sacará la mejor parte? (3:01)

FOXBOROUGH, Mass. -- Los New England Patriots serán anfitriones de los Dallas Cowboys en un duelo entre dos de las franquicias más populares de la NFL y Tom Brady tenía algo que decir antes del encuentro.

“Realmente, desde que salí del útero, nunca me han caído bien los Cowboys “, dijo el quarterback de los Patriots el miércoles en tono bromista.

Brady, quien nació en San Mateo, California y creció como aficionado d elos San Francisco 49ers, rió con su comentario antes de adoptar una postura seria.

“Los respeto mucho (a los Cowboys). Son una organización ganadora y a muchos grandes jugadores en su historia. Como aficionado de los Niners, cuando jugaban contra los Cowboys, cada vez que le daban el balón a Emmitt Smith, ganaban cinco yardas y te jalabas los pelos”, dijo Brady. “Luego, un pase a Michael Irvin y Troy (Aikman) fue un gran jugador.

“La defensiva, Ken Norton y ‘Prime Time’ (Deion Sanders). Esa es la historia de grandes jugadores y de tradición”, agregó el pasador de los Patriots.

Brady, de 42 años, ha enfrentado a los Cowboys sólo cuatro veces en sus 20 años de carrera y ha ganado todos los encuentros.

Brady también reflexionó sobre encontrarse con el legendario quarterback de los Cowboys, Roger Staubach, a quien calificó como “un tipo tan agradable y alguien a quien realmente se admira”. El pasador también elogió al actual equipo de Dallas.

“Va a ser un gran reto para nosotros. Me encanta la oportunidad de competir contra grandes equipos en esta época del año, cuando se acerca el Día de Acción de Gracias. Es un juego que significa mucho para ambos equipos”, indicó.

Además del reto para la ofensiva comandada por Brady está la posibilidad de salir con un cuerpo de receptores mermado, ya que los titulares Mohamed Sanu (tobillo) y Phillip Dorsett II (conmoción) no entrenaron el miércoles y el principal blanco de Brady, Julian Edelman (hombro) entrenó de forma limitada.

Ese panorama dejó a los novatos N’Keal Harry y Jakobi Meyers como las únicas opciones en la posición.

Brady expresó frustración con su ofensiva tras la victoria por 17-10 sobre los Philadelphia Eagles, pero cambió el tono de sus expresiones el miércoles.

“Es grandioso estar 9-1, pero tenemos expectativas altas por lo que hacemos como ofensiva, así que sólo intentamos encontrar la forma de hacer las cosas de forma consistente, con confianza y los jugadores trabajan duro en eso”, explicó Brady. “A veces funciona temprano, a la mitad de la temporada, al final.

“Lo único que realmente importa es esta semana e intentar vencer a un buen equipo”, añadió.

Previamente, Brady dijo que las fortalezas de los Patriots eran su defensiva y equipos especiales y dijo estar enfocado en cómo complementarlas, al destacar cómo el ataque produjo yardas en la victoria sobre los Eagles tras estar encajonados en su propio territorio y antes de despejar el balón. Señaló que eso facilitó el trabajo de la defensiva.

Brady dijo que no siente que cargue con un gran peso en la actual campaña.

“El trabajo del quarterback es hacer lo que sea para ayudar a su equipo a ganar y anotar puntos, así que, como sea que uno lo haga, corriendo, lanzando 50 veces, con pases a los receptores, a los alas cerradas, a los corredores… en 20 años, hemos hecho muchas cosas diferentes e intentaremos de hacer algo distinto este año”, sentenció el pasador.