<
>

Saints, Redskins y Ricky Williams protagonizaron el peor canje en la historia del draft

play
1999 el año en el que se hizo el peor canje de Draft (2:30)

Rafael Zamorano habla del Draft de 1999, que se supondría sería el de los quarterbacks. (2:30)

¿Qué clase de jugador valdría la totalidad de las selecciones de tu equipo de una temporada, además de dos selecciones altas del año siguiente?

Tendría que ser, para empezar un futuro miembro al Salón de la Fama, pero eso no sería suficiente. Tendría que revolucionar el modo en que se juega el deporte, y guiar a tu franquicia a múltiples títulos de Super Bowl en el proceso. Así, sí.

Los New Orleans Saints pensaron que encontrarían eso en el draft de 1999. Era la tercera temporada de Mike Ditka al frente de la franquicia, y marcas idénticas de 6-10 en sus dos primeros años no inspiraban demasiada confianza. Además, habían pasado seis años desde que los Saints habían aparecido en playoffs.

New Orleans necesitaba una chispa, y Ditka creyó haberla encontrado en el entonces líder corredor histórico de la NCAA, Ricky Williams.

La infatuación

Ditka estaba tan enamorado de Williams, que semanas antes del draft, anunció durante la reunión de dueños de la liga, que estaba dispuesto a renunciar a todas sus selecciones de draft de ese año por la oportunidad de tomar a Williams, quien venía de una temporada de más de 2,100 yardas terrestres y el Heisman con los Texas Longhorns. New Orleans poseía la duodécima selección global, y Ditka sabía que eso no iba a ser suficiente para ascender lo suficiente en el orden para tomar al explosivo corredor.

Charley Casserly, gerente general de los Washington Redskins, al enterarse de la oferta, levantó la mano. Los 'Skins elegían con el quinto puesto, un turno que originalmente pertenecía a los Carolina Panthers, pero que había sido parte del pago por el jugador franquicia Sean Gilbert, un enorme tackle defensivo.

El reclutamiento colegial del '99 será recordado, en buena medida, porque se suponía iba a ser el 'Año del Quarterback'. Se proyectaba que cinco pasadores fueran elegidos en la primera ronda, así que los Saints sabían que había buenas posibilidades de que Williams cayera hasta el quinto puesto en el orden. Aun así, también extendieron su oferta a los Cincinnati Bengals, que elegían terceros. Cincy rechazó la oferta, y fue uno de los equipos que se llevó a un pasador, el memorable Akili Smith.

Pasaron los primeros tres turnos y, efectivamente, fueron quarterbacks los tres. Tim Couch se fue primero global a los Cleveland Browns, quienes renacían a la vida deportiva en ese año, después de una ausencia de tres años. Donovan McNabb fue elegido segundo global por los Philadelphia Eagles, una selección recordada sobre todo por dos cosas: McNabb fue ampliamente abucheado por los fanáticos de Philly porque, bueno, son los fanáticos de Philly; y McNabb fue, con distancia, el mejor pasador de los cinco que se fueron en aquella primera vuelta. Tercero fue Smith a los Bengals.

El cuarto turno era interesante, porque los Indianapolis Colts también estaban interesados en un corredor. Sin los números de Williams como universitario, pero tampoco el desgaste, Edgerrin James fue elegido por Indy en lo que terminó siendo la mejor elección de los primeros cinco peldaños, y por mucho.

La boda

Con Williams disponible en el quinto turno, los Saints podían concretar el canje con Washington, Excepto que los Saints no contaban con una selección de segunda ronda de ese año, así que Casserly les había exigido, además de la totalidad de sus selecciones de 1999, sus selecciones de primera y tercera ronda del 2000. En total, la recompensa se elevó a ocho selecciones, incluyendo dos de primera ronda y dos de tercera ronda.

Lo de Williams con los Saints fue bizarro desde el inicio. Ditka recibió a Williams en las instalaciones de los Saints con una peluca de rastas. El corredor se negó a ponerse la gorra del equipo durante su conferencia de prensa de presentación, y ya había reunidos más de 5,000 fanáticos afuera de las instalaciones del club, vitoreando su nombre.

Williams contrató al rapero Master P como agente, acordando un contrato con un bono por firmar muy alto, salarios mínimos para todos los años de duración, y cargado de incentivos que fue altamente criticado. Además, contenía una cláusula para la octava temporada sin costo para el club.

Por si fuera poco, Williams y Ditka protagonizaron la portada más extraña en la historia de ESPN The Magazine, con la pareja vestida de recién casados, con Williams portando un vestido de novia. Además, estuvo aquel incidente en el cual Williams insistió en llevar a cabo una entrevista completa con el casco puesto, detrás de un visor oscuro.

El desencanto

La producción sobre el campo dejó mucho qué desear. Williams se vio aquejado por lesiones menores como novato, y jugó solamente 12 partidos. Corrió en total para 884 yardas y dos touchdowns, con un promedio mediocre de 3.5 yardas por acarreo. En comparación, James lideró a la liga en acarreos y yardas terrestres, y fue votado al primero de sus cuatro Pro Bowls como profesional, además de ser designado All-Pro de primer equipo y Novato Ofensivo del Año.

Al término de aquella campaña, en que los Saints ganaron apenas la mitad de los partidos del año previo para una marca de 3-13, Ditka fue despedido junto con todos sus asistentes. También, fue despedido el gerente general Bill Kuharich, quien aprobó el escandaloso canje.

Williams duraría apenas dos temporadas más con los Saints, aunque ambas fueron mucho más rescatables. En ambas ocasiones, Williams superó las 1,000 yardas, aunque en el 2001, se desempeñó por momentos como fullback. ¿Por qué? Bueno, porque en el 2001, con la primera selección de primera ronda de New Orleans después del canje por Williams, el entonces head coach Jim Haslett seleccionó a otro corredor, Deuce McAllister, con el turno N° 23 global.

Para los que llevan la cuenta, y si le sumamos a Chad Morton, recluta de quinta vuelta del 2000, son 10 selecciones totales, incluyendo tres de primera ronda, en tres corredores para New Orleans, en un lapso de tres años.

El divorcio

Para el 2002, Williams --quien para ese momento había expresado algún interés en jugar béisbol profesional-- fue negociado a los Miami Dolphins, quienes pagaron dos selecciones de primera ronda y acordaron un intercambio de selecciones de cuarta ronda por el corredor.

A eso le siguió la mejor temporada de Williams como profesional. Lideró a la liga con 383 acarreos, 1,853 yardas y un promedio de 115.8 yardas por encuentro, y además anotó 16 touchdowns por tierra y uno más por aire. Ese año, Williams obtuvo su primer reconocimiento al primer equipo All-Pro, y su primera invitación al Pro Bowl. Serían, en ambos casos, también los últimos de su carrera profesional. En ese año, también, fue elegido el Jugador Más Valioso del Pro Bowl. Luego de volver a liderar a la NFL en acarreos para el 2003, Williams se retiró súbitamente, citando el pobre nivel de juego de los quarterbacks. Después de una campaña fuera de la liga, volvió en el 2005, se perdió la totalidad del 2006 por suspensión, casi todo el 2007 por suspensión y lesión; y en el 2008 fue pieza fundamental del sistema ofensiva de moda, la "Wildcat" junto a Ronnie Brown, un corredor de primera ronda que había sido elegido por Miami en el 2005.

Su última temporada de NFL fue la del 2011, única que pasó con los Baltimore Ravens.

En total, entre lo que pagaron los Saints y los Dolphins, Williams costó a lo largo de su trayectoria en canjes cuatro selecciones de primera ronda, dos de tercera, una de cuarta, una de quinta, una de sexta, una de séptima, y un intercambio de selecciones de cuarta ronda.

El otro lado de la moneda

Si el canje de día de draft por Williams debe ser considerado como el peor de la historia, no es únicamente por lo poco que exprimieron los Saints del corredor a cambio de todas esas selecciones. También, hay que ver qué hicieron los Redskins con ellas.

En '99, Casserly tenía la mira puesta en el esquinero de Georgia, Champ Bailey, pero sabía que quedarse con el turno N° 12 que recibió de New Orleans no sería suficiente, así que pactó un canje con los Chicago Bears, que eran dueños de la selección N° 7, para ir por él. Cuando llegó ese turno, y estando Bailey disponible todavía, Casserly contactó a los Bears para concretar el acuerdo, pero Chicago cambió las condiciones. En vez de aceptar como pago las selecciones de primera (N° 12), tercera (N° 71) --estas dos, parte del pago de los Saints--, cuarta (N° 106) y quinta ronda (N° 143) que, supuestamente, habían sido acordadas, Chicago exigió una de tercera ronda del año siguiente, para cerrar el trato.

Casserly se vio obligado a aceptar y entregó, también, la que terminó siendo la selección N° 87 global del 2000 para saltar cinco puestos y obtener al esquinero.

Con el resto de las selecciones de los Saints de ese año, Washington eligió al linebacker Nate Stimson de Georgia Tech en cuarta ronda. Las selecciones de sexta y séptima ronda fueron invertidas para ascender a la quinta ronda mediante canje con los Denver Broncos, donde tomaron al tackle ofensivo Derek Smith de Virgina Tech.

La selección de primera ronda recibida de los Saints para el draft del 2000, sin duda, la de mayor valor, terminó convirtiéndose en el linebacker LaVarr Arrington de Penn State en el segundo puesto global; mientras que la selección final, la de tercera ronda de ese 2000, N° 64 global, se tradujo en el esquinero Lloyd Harrison de North Carolina State.

El balance

De acuerdo a la tabla de evaluación de canjes que por aquellos tiempos había popularizado Jimmie Johnson en la NFL, los Redskins recibieron un valor total de 4,441 puntos por los 1,700 de su selección N° 5 global. En ese rubro, Washington ganó de calle en la transacción.

El problema es que fuera de Arrington, no hubo mucho impacto de ningún otro jugador elegido con los turnos de los Saints. No cuento a Bailey porque es el jugador que Washington hubiera tomado en el quinto puesto, en caso de no moverse desde su selección original.

Luego, la selección de tercera ronda de ese año se perdió volviendo a meterse al Top-10 en el orden, ante el riesgo de perder a Bailey. Stimson y Smith nunca participaron en un partido de temporada en la NFL, y Harrison participó en dos encuentros como novato, en el 2000, su única temporada en Washington.

Arrington, en cambio, jugó seis campañas para los Redskins, fue elegido en tres ocasiones al Pro Bowl, y se retiró después de una temporada con los New York Giants debido a la acumulación de lesiones.

Después de esa temporada de 1999, en que Washington culminó primero en la NFC Este y llegó hasta la Ronda Divisional de los playoffs, los Redskins se quedaron sin postemporada en ninguna de las cinco campañas siguientes, ninguna con marca ganadora.

En julio de 1999, menos de tres meses después de haber pactado el canje con los Saints, el propietario de los Redskins despidió a Casserly como gerente general.

El sobrante

Como todo queda conectado, tarde o temprano, aquí hay algunos datos para recordar de esa serie de canjes.

* La selección original de Washington en aquella primera ronda del '99 correspondía el turno N° 11. Sin embargo, los Redskins habían pagado esa selección, junto con una de tercera ronda N° 73 global de ese año, y la de segunda ronda del 2000 a los Minnesota Vikings por el quarterback Brad Johnson. Los Vikes, por su lado, usaron esa selección de primera ronda en el quarterback Daunte Culpepper, después de McNabb, el pasador más exitoso de esa camada.

*Johnson duró solamente dos años en Washington, donde fue elegido al Pro Bowl en el '99. Para el 2001 ya estaba con los Tampa Bay Buccaneers, con quienes conquistaría el Super Bowl XXXVII.

* McNabb terminó jugando una temporada en Washington, en el 2010. Fue el único año de su carrera en que lanzó más intercepciones (15) que touchdowns (14).

* Los Bears pagaron la selección N° 12 de la primera ronda que recibieron de Washington, y que era el turno original de los Saints, en el quarterback Cade McNown, quien duró solamente dos años en la liga.

* Washington realizó un segundo canje con los Bears en ese 2000, ascendiendo tres puestos en la segunda ronda para ir por el tackle ofensivo Jon Jansen. Los Redskins pagaron en este movimiento su selección de segunda (N° 40) y quinta ronda (N° 144) que recibieron de los Saints.

* Junto a la selección N° 5 global del '99 que pagaron los Panthers por Gilbert, también pagaron la de primera ronda del 2000, la N° 12 de ese año. Los Redskins la emplearon, junto con la N° 24 de la primera ronda, en un canje con los San Francisco 49ers para ascender por el tackle Chris Samuels. Jansen y Samuels fueron la pareja de tackles titulares para Washington del 2000 al 2008. En ese 2000, Arrington y Samuels fueron selecciones consecutivas para los Redskins en los turnos N° 2 y N° 3 de la primera ronda.

* Con uno de los dos turnos que recibieron los Broncos de los Redskins en el '99, y que eran originalmente selecciones de los Saints, Denver eligió en el puesto N° 179 global, sexta ronda, al ala cerrada Desmond Clark, por mucho el jugador más exitoso de todos los que fueron elegidos con rondas bajas. Eso sí, los mejores años de Clark llegaron cuando jugó para los Bears.

* Los Redskins se deshicieron de Bailey --e, inconcebiblemente, una selección de segunda ronda-- mediante canje con los Broncos por el corredor Clinton Portis. Bailey terminó siendo elegido al Salón de la Fama luego de 15 años de carrera, diez de ellos con Denver. Fue elegido en 12 ocasiones al Pro Bowl, y tres veces fue mencionado All-Pro de primer equipo. Portis jugó siete campañas para los Redskins, obteniendo una selección al Pro Bowl en ese periodo.

* En el 2014, Bailey firmó por dos años con los Saints, pero no se quedó en la plantilla final, y al poco tiempo anunció de manera definitiva su retiro.

* Williams está colocado N° 31 en la lista histórica de corredores de la NFL, con 10,009 yardas. Portis le sigue en el puesto N° 32, con 9,923. McAllister --elegido en dos ocasiones al Pro Bowl-- se coloca en el lugar N° 87, con 6,096.

* Ditka nunca volvió a dirigir en la NFL. Aunque Kuharich ha ocupado puestos directivos con los Kansas City Chiefs y Browns después de su salida de New Orleans, nunca ha vuelto a ser gerente general. Casserly fue gerente general de los Houston Texans desde su nacimiento en el 2002 hasta el 2005.