<
>

Facundo Zabala: "La Liga marcó mi vida para siempre"

play
¿Qué sentimientos guarda Facundo Zabala por Alajuelense? (0:46)

Hay clubes que no solo son un equipo donde trabajar, por lo contrario, llegan a ser una familia. (0:46)

El defensa argentino dio un paso nuevo en su carrera pero afirma que se fue con las puertas abiertas del conjunto rojinegro

Costa Rica -- El defensa argentino Facundo Zabala todavía tiene sensaciones extrañas de no estar más en Costa Rica donde vivió el despegue de su carrera profesional con Alajuelense, club con el que se siente eternamente agradecido por la oportunidad y del cual se despidió siendo campeón.

Tras haber dejado suelo tico luego de conseguir la copa número 30, Facundo Zabala tenía claro que su intención no era seguir más vistiendo la camiseta rojinegra, quería un nuevo horizonte en su carrera y sabía que para hacerlo bien tenía que dar todo su esfuerzo por ganar el trofeo en la final contra Herediano.

El jugador no había dado entrevistas tras su salida del equipo pues inmediatamente como quedaron campeones se marchó de vacaciones a su país y estuvo todo este tiempo allá hasta que este sábado se dio a conocer que era nuevo jugador del Apoel Nicosia de Chipre, uno de los clubes más importantes de ese país que habitualmente participa en las competencias más importantes de Europa.

ESPN contactó al jugador para conocer un poco sobre sus últimos momentos en la Liga y como el equipo rojinegro impactó en su carrera profesional, el jugador en primer lugar lo reconoció como una etapa de mucho aprendizaje y agradeció al vicepresidente Joseph Joseph por haber sido quien lo trajo al país.

“Fue un paso grande en mi vida, la Liga me hizo llegar donde estoy porque me dio la oportunidad. Pocos saben que el que me llevó a la Liga fue Joseph Joseph que me apoyó desde que llegué hasta que me fui. Me cuesta todavía saber que no estoy ahí pero estoy contento porque se dio lo que quería desde el primer día que pisé Costa Rica”, explicó Zabala.

El sudamericano reconoce que en este último semestre se discutió poco la posibilidad de renovar contrato con el gerente deportivo Agustín Lleida y cree que se debe a que él quería un proyecto nuevo en su carrera así como que Lleida tenía otros planes con la plaza de extranjero que al final se usó para la contratación de Marcel Hernández. Sin embargo, Zabala cree que se fue con las puertas abiertas de la escuadra manuda y se considera un aficionado erizo más que apoya al equipo ahora desde otro país.

“Lo que viví en la Liga es algo que marcó mi vida para siempre, no le cierro las puertas nunca a nadie porque tengo que comer, pero si me siento como un liguista más”, agregó Facundo Zabala.

El debut

Facundo llegó al país como parte de un convenio que tenía Alajuelense con Rosario Central de Argentina cuando tenía 19 años. Fue enviado al alto rendimiento y rápidamente convenció al técnico del primer equipo en ese momento, el colombiano Hernán Torres, quien le dio la oportunidad de debutar en un juego contra Cartaginés donde Zabala empezó con el pie izquierdo pues cometió un autogol en el primer minuto de partido.

“Yo no lo podía creer pero gracias a Dios eso me sirvió porque yo pensaba ‘si la gente me perdonó un gol en contra algo peor no me va a pasar’ y me ayudó para seguir adelante”, añadió.

Enamorado

A todo inmigrante lo invade la nostalgia, Facundo Zabala no fue la excepción y cuenta que hubo momentos al inicio que se preguntó que estaba haciendo tan lejos de su familia pero ver a la afición de Alajuelense llenando el estadio Morera Soto, le reafirmaba que había tomado una buena decisión. Estaba totalmente encantado con la lealtad de los rojinegros que seguían apoyando al equipo luego de muchos años de sequía.

“La primera vez que fui al estadio de la Liga vi lo que era la gente, vi la euforia que había similar a la de Argentina y me cambió la perspectiva, dije ‘yo quiero jugar acá, es algo serio’ tuve la suerte que se me dio todo”, contó el rosarino.

Una nueva etapa

Ahora que firmó con el Apoel de Chipre se siente motivado del paso que está dando en su carrera, pero por lo pronto deberá de estar esta semana en aislamiento como medida obligatoria que pide el gobierno chipriota y espera estar pronto en la cancha defendiendo sus nuevos colores.

Facundo pasó un mes inactivo esperando por la oportunidad correcta, dejó ir ofertas de Rumanía, Bulgaria y segunda división B de España pero cuando llegó el Apoel dijo sí inmediatamente.

“Estoy ilusionado, puede ser una vitrina para el futuro y estoy entusiasmado de empezar a entrenar, estar con el plantel y poder jugar”, finalizó Facundo Zabala.