<
>

Atrévase a soñar

GELSENKIRCHEN (EFE) -- La selección de Ecuador dio un gran paso para hacer historia en el Mundial, ya que su victoria 2-0 ante Polonia lo deja con chances de clasificarse entre los dos primeros del Grupo A y pasar a los octavos de final, algo que no pudo hacer en su estreno hace cuatro años.

La tricolor, con el partido muy estudiado, desplegó un enorme orden táctico y sobre todo pegó con los goles en los momentos justos, ante un rival que casi siempre estuvo perdido y sin poder de reacción.

La selección que entrena Pawel Janas, que en el protocolo de la FIFA era la que ejercía de local y que además en las tribunas tuvo inmensa mayoría de seguidores, tomó sobre el terreno de juego ese papel desde el puntapié inicial.

Con Ebi Smolarek móvil por todos los lados de la delantera y con Maciel Zurawski más plantado entre los centrales ecuatorianos, Polonia intentó hacer daño, pero quizá eso no fue una sorpresa para los hombres que dirige el colombiano Luis Fernando Suárez.

El seleccionador de Ecuador ya habñia avisado de la potencia del rival y de que la contundencia y concentración en la defensa y la velocidad en los contragolpes eran las principales armas para salir airosos en el partido.

La seriedad en la zaga sí la tuvo la selección sudamericana con una línea de cuatro en la que mandó su central Giovanni Espinoza, pero el centro del campo, en los momentos iniciales, tuvo poco de creación y más de contención y así Carlos Tenorio y Tin Delgado entraron escasamente en juego. Pero de cualquier modo fue suficiente para forzar algunas faltas con la que su equipo se aproximara con pelota parada.

La táctica le salió redonda a Ecuador, porque a los 23 minutos, en el segundo remate al arco del equipo, Carlos Tenorio, en duda los pasados días por unas molestias en un gemelo, conectó un preciso cabezazo con el que llegó el primer tanto del partido.

Ecuador creció con el gol, adelantósus líneas e incluso dispuso de ocasiones para aumentar la diferencia, como en un remate del "Tin" Delgado o en una bonita jugada por derecha del defensor Ulises De la Cruz.

Polonia, por su parte, se desesperó con la presión del rival y con su falta de ideas para superar un entramado cada vez mejor armado y además a favor de la corriente, por lo que tuvo que esperar al descanso para planificar la segunda parte.

Volvió a tomar el equipo europeo el mando del terreno y también del balón, pero Ecuador aguantó el envite con la defensa bien posicionada y con un centro del campo que se multiplicó para cerrar las líneas de pase al adversario.

El paso de los minutos favoreció a Ecuador, porque Polonia tuvo que jugar con más precipitación al ver que el empate no llegaba y, sobre todo, que el rival no se descomponía y cuando lo hacía no encontraba el acierto en el remate.

Además, la cada vez más adelantada defensa polaca asumía riesgos que, como en la primera parte, podían ser aprovechados por un rival que también mostró saber controlar el tiempo del partido, al intentar dejar lo más dormido posible.

El riesgo fue grande, y Polonia, alentado por su publico y a impulsos de fe, no dejó de trabajar mientras hubiera tiempo para ello, aunque el gol del "Tin" Delgado, producto precisamente de un fallo defensivo, cerró el partido.