<
>

El Barcelona despide a empleada clave en el escándalo del Barçagate

play
'Antoine Griezmann lució en el Barça cuando ocupó el puesto de Messi' (1:07)

En el podcast "El Diario de Martín', Jordi Blanco, corresponsal de ESPN en Barcelona, señala que el atacante francés brilló en el Barça al principio de la campaña por la posición que ocupa en el campo. (1:07)

BARCELONA -- El Barcelona pretendió cerrar el lunes el escándalo del Barçagate con una rueda de prensa ante los medios en que dio a conocer los resultados de una auditoría que, destacó un día después el presidente, "demuestra que nadie metió mano en la caja". El asunto, sin embargo, mantiene su recorrido en cuanto la policía, por orden del juzgado, se llevó del club toda la documentación referente al caso... y por el despido de Noelia Romero, Compliance Officer del club desde hace tres años y que, apartada de su cargo desde principios de junio, se ha convertido en la gran damnificada.

Y que amenaza con provocar un nuevo escándalo que amenaza a la junta de Bartomeu.

Suspendida de empleo y sueldo desde el 5 de junio, el despido de Romero, que se hizo efectivo el miércoles, acabará en los juzgados por entender la ejecutiva que es improcedente. La función de la Compliance era alertar a la Junta de posibles incumplimientos de las normas por parte de directivos y empleados y se tiene constancia que cuando en febrero se conoció todo lo relacionado con las cuentas fantasma y los pagos fraccionados a la empresa I3 Ventures puso en conocimiento de Bartomeu sus sospechas.

A partir de ahí, en su labor profesional, inició una auditoría interna para esclarecer los hechos y presentar un informe que provocó incomodidad en varios estamentos del Barcelona que desembocaron en su suspensión. El lunes, durante la rueda de prensa ofrecida junto al portavoz Josep Vives, el responsable de los servicios jurídicos del club, Román Gómez Ponti apuntó directamente a la ejecutiva: "El informe de la Compliance Officer contiene falsedades. En su informe dijo que me entrevistó a mí y no eso es cierto; ella no tuvo acceso ni al 5 por ciento de la información y habrá que ver qué decide la juez sobre esa actuación".

Inmediatamente Romero contestó a través de un comunicado animando a los socios del Barcelona a "asegurar el resarcimiento de las pérdidas que se pudieran derivar del caso de I3 Ventures, así como de aplicar las medidas disciplinarias pertinentes". Horas después de su comunicado, el club solventó su despido... Abriendo otro frente judicial de imprevisibles consecuencias y más aún sospechándose de la información que pueda tener la empleada.