<
>

Evolución de Messi en PSG: juega cuando quiere, y ya no tiene que hacerlo todo

play
Lo mejor del año en Futbol Picante (2:12)

Diviértete con este video donde revivimos los mejores análisis (2:12)

¿Recuerdan a Lionel Messi? ¿Ese tipo pequeño, que solía llevar un corte de pelo tipo hongo? ¿El que arrancó gambeteando a todos, pero le cometían falta todo el tiempo? ¿El que luego se convirtió en el mejor pasador del mundo y también en el mejor goleador? ¿El que finalmente se cortó el cabello, pero se lo tiñó de rubio? ¿Y que luego se quitó el peróxido y se dejó crecer la barba? ¿Que parecía que había superado esa crisis, sólo para tatuarse toda la pierna con tinta negra? ¿El que ganó siete veces el Balón de Oro? ¿Alguna vez has oído hablar de él?

Solía estar en todas partes, siempre. Ver fútbol durante los últimos 15 años fue tratar de prestarle atención a otra persona un sábado o domingo, sólo para que Messi te recordara que estabas perdiendo el tiempo si no lo veías a él.

¿Disfrutando ese partido de Bayern Munich? Oye, acabo de gambetear a todo el equipo de Getafe. Hombre, este tipo Zlatan es bastante interesante, ¿no? ¿Sabes lo que es interesante? Acabo de marcar 50 goles y de repartir 16 asistencias en 38 partidos de LaLiga. Vaya, ¿Manchester City alguna vez perderá un partido? Uh, mi equipo acaba de hacer 20 remates en un partido, y yo pateé o asistí cada uno. Muy bien, parece que es hora de disfrutar un poco de este Erling Haaland. Tengo 32 años y voy a hacer una temporada de 20 goles y 20 asistencias sólo por diversión.

Cada mes durante la temporada, European Sports Media, un grupo de 14 revistas europeas, vota un Equipo del Mes. Hay un archivo de sus selecciones desde la campaña de 1995-96. Desde entonces, Messi fue votado 84 veces. Ningún otro jugador ha tenido más de 51 apariciones (Cristiano Ronaldo). Dicho de otra manera, durante sus 16 temporadas con Barcelona, Messi fue votado al Equipo del Mes el 60 por ciento de las veces, una locura. Durante más de una década y media, el mes promedio de Messi fue mejor que el mejor de todos los demás. Es el único jugador de la historia que tenía más probabilidades de estar en el equipo que no.

Y, de repente, desapareció.

Simplemente... nada. Nada de carreras impresionantes, o de tiros libres que desafíen la física, y casi nada de goles. Al cabo de veintiún partidos en su primera temporada en la Ligue 1 con Paris Saint-Germain, el mejor futbolista de todos los tiempos ha convertido una sola vez. En la temporada 2012-13 ya había marcado 33 goles a estas alturas de la campaña nacional. En sus últimos tres años con Barcelona, promedió 16 goles en los primeros 21 partidos de la temporada de La Liga. Permítanme repetir: Lionel Messi ha marcado UN GOL en la Ligue 1 esta temporada. Como era de esperar, es por esto, y, sorprendentemente, por todo lo demás, que aún no ha sido seleccionado para el Equipo del Mes de ESM esta temporada. Ha estado tan ausente de los ritmos cotidianos del fútbol europeo que algunas personas hasta se enfadaron cuando ganó el Balón de Oro.

Ciertamente se siente como el principio del fin, o tal vez sea el comienzo de algo nuevo.

Ha mejorado con la edad

Durante el último lustro, la mejor manera de equivocarse era predecir que éste finalmente sería el año en que Messi no podría mantener su nivel. Los índices siempre estaban de tu lado: los delanteros alcanzan su punto máximo a los veintipico y el tiempo, como dicen, está invicto.

Como un idiota, lo intenté la temporada pasada, cuando habíamos llegado a fines de noviembre y Messi no tenía una asistencia y sólo había marcado un gol que no fuera de penal. Tenía 33 años, la pandemia había apretado el calendario y, a medida que Barcelona se deterioraba a su alrededor, asumió una carga de trabajo cada vez mayor en un momento en que la mayoría de los jugadores habrían comenzado a elegir sus lugares.

Eso tendría que pasarle factura, ¿verdad? Todas las señales apuntaban a una ralentización real y perceptible, excepto una: es Lionel Messi, IDIOTA. El mejor de todos los tiempos cerró su última temporada en España con 30 goles (27 sin penales) y nueve asistencias.

Luego, siguió adelante y finalmente ganó lo único que nunca había ganado: un título internacional importante para Argentina. Y aunque recibió más ayuda que de costumbre de la Albiceleste, igualmente la llevó a puerto. Messi superó a todos los jugadores de la Copa América en asistencias e incursiones progresivas, quedó empatado en primer lugar en goles y terminó segundo en pases progresivos. Como siempre, fue bastante mejor que los demás en todo.

Sin embargo, desde el final de la temporada pasada, Messi se ha convertido en una especie de trabajador independiente multimillonario en la economía gig del fútbol mundial. Ha jugado más minutos con Argentina que en la Ligue 1 durante los últimos siete meses. Suma la Liga de Campeones, y sólo ha trabajado un par de horas más para PSG: 1315 minutos para su club, 959 minutos para su selección. En otras palabras, después de casi dos décadas de dominar el fútbol de clubes a tal punto que a nadie le importaba realmente si un equipo liderado por Lionel Messi ganaba un título de LaLiga sobre Real Madrid año tras año, Messi sólo ha jugado los partidos que a él, y a nosotros, realmente nos importan: los que podrían sumarle otro trofeo significativo a su colección personal.

A los 34 años, Messi no necesita dominar en la Ligue 1, y PSG claramente tampoco lo necesita. Con el ganador del Ballon d'Or reinante figurando en menos del 50 por ciento de los minutos en Francia, han creado una ventaja de 10 puntos en la tabla, respaldados por el mejor diferencial de goles esperados de la liga. (Neymar incluso ha jugado menos minutos. Esto no es lo que uno llamaría una "competencia sana", amigos).

Con la Ligue 1 al alcance y las clasificaciones al Mundial finalizadas para Argentina, ahora el foco está puesto en ganar la Champions League. Quizá como era de esperar, un momento distintivo de Messi -- y PSG – en lo que va de esta temporada llegó en la fase de grupos de la Champions en un triunfo por 2-0 ante Manchester City. Un gran avance, un pase al área y un gol… Todo del mismo jugador… Todo en la misma movida.

¿Messi, el armador?

Cuando jugó Messi, hubo cambios notables. El año pasado, la mayor parte de sus toques llegaron en la zona central del área:

Este año, siguió siendo su puesto principal, pero está recibiendo la pelota con menos frecuencia en el área y con mayor frecuencia en la zona del mediocampo:

Teniendo en cuenta dónde agarra la pelota, quizá no sorprenda que esté haciendo la menor cantidad de disparos desde que tenía 23:

Ahora sigue haciendo más disparos que la mayoría – Messi está en el percentil 99 entre los extremos y mediocampistas atacantes de la Ligue 1, según el sitio FBref – y en este momento está atravesando una de las rachas más largas de su carrera sin definir en grandes números. Cuando comience a jugar nuevamente en la Ligue 1 – ya que hace poco dio positivo de COVID-19 – va a comenzar a anotar.

Es sabido que él es el mejor al lanzar una pelota al arco que cualquier otro ser vivo. Pero después de una carrera en la que no sólo ha sido el mejor francotirador y creador de su propio equipo sino de todo el mundo, los números limitados de Messi con el uniforme de PSG sugieren que quizá haya quitado el pie del acelerador con respecto a los goles o que tal vez haya comenzado una transformación hacia un armador de jugadas en una posición más profunda.

En comparación con la temporada pasada, está completando tres avances progresivos menos cada 90 minutos (de 15.4 a 12.5, que sigue siendo de un percentil de 99 en la Ligue 1) y está recibiendo 2.5 pases progresivos menos (de 8.3 a 5.6). En vez de eso, está completando más pases progresivos que nunca antes: hasta 11.1, en comparación con 9.4 el año pasado. A pesar de no jugar siquiera la mitad de los minutos para PSG en la Ligue 1, Messi ha completado 107 pases progresivos, 33 más que cualquier otro jugador en un plantel con los mejores jugadores del mundo en cuanto a pases progresivos. De hecho, sólo 17 jugadores en las cinco grandes ligas de Europa han completado más pases progresivos. También ha completado ocho pases en profundidad avanzando entre los defensores rivales, y los cuatro jugadores en Europa que han completado más, han jugado casi el doble de la cantidad de minutos.

La conexión Mbappé

Si es que esto está sucediendo porque Messi está más grande o porque es lo que mejor funciona en PSG, no está claro. La primera razón siempre parece la acertada – y después Messi siempre termina demostrando lo contrario. Pero lo último, tiene bastante sentido. Tal como probablemente lo hayas visto si has mirado un partido este año, los jugadores de PSG o no pueden o no quieren presionar, por lo que no están ganando la pelota arriba con la misma frecuencia que lo hacían antes. Y, por lo tanto, después necesitan mover la pelota más arriba que la mayoría de los súper clubes. Si tienes a Messi, tiene sentido recibir su ayuda en este proceso, y sin dudas ha funcionado, ya que el 56 por ciento de las posesiones de PSG terminan en el último tercio, la mayor cantidad que cualquier otro equipo en Europa.

Además, en Kylian Mbappé, PSG cuenta con el mejor recurso progresivo del mundo, por lo que en vez de hacer que Messi obstruya el espacio para hacer que él avance, tanto en el último tercio como en el área, el argentino agarra la pelota en mayor profundidad y la sube para acercarse a su compañero súper estelar. Hay un solo patrón claro en todos los pases de Messi a Mbappé: es un pase vertical y directo.

Tal como alguna vez su antiguo entrenador, Luis Enrique, dijo sobre Messi, "Si juega como el Nro. 9, Nro. 8, or Nro. 6, será el mejor Nro. 9, Nro. 8, o Nro. 6 del mundo. Es capaz de juzgar el pase perfecto desde unas 40 yardas. Puede dejar la pelota donde él desea".

¿Esto es nuevo para Messi? ¿O es el Messi que consigues cuando se lesiona constantemente y no tiene tiempo para desarrollar las relaciones dentro de la cancha con sus compañeros? Independientemente de cuál sea la respuesta, parece claro que la actual versión de Lionel Messi es, al menos, una versión diferente a la del Lionel Messi que hemos visto antes.

Después de casi dos décadas de dominio en este deporte de todas las formas imaginables, parece que finalmente ha comenzado a elegir sus posiciones.