<
>

Cinco alternativas baratas para los que perdieron por Strasburg, Cole y Bumgarner

play
Encarnación, Ozuna y Teherán; agentes libres con un futuro incierto (2:29)

Edwin Encarnación, Marcell Ozuna y Julio Teherán son buenos prospectos para incorporase a cualquier equipo. Carolina Guillen opina a que club estos agentes libres deberían unirse. (2:29)

El mercado de lanzadores abridores en la agencia libre se ha movido bastante rápido en esta temporada baja. El ritmo parece haber sido demasiado veloz para algunos equipos.

Y no es solo el hecho de que Gerrit Cole, Stephen Strasburg y Madison Bumgarner hayan quedado fuera del mercado. Los equipos que esperaban a ver como se comportaba el mercado han visto a Jake Odorizzi aceptar la oferta calificada de los Twins y opciones de mediano y bajo valor como Kyle Gibson, Michael Pineda, Tanner Roark, Cole Hamels, Rick Porcello y Jordan Lyles ser atrapados. Incluso Michael Wacha, Josh Lindblom and Kevin Gausman ya se han ido. Los equipos dispuestos a gastar todavía pueden apuntar hacia Hyun-Jin Ryu y Dallas Keuchel, pero luego de eso, las opciones son bastante escasas.

Así que los equipos que buscan entre los jugadores restantes en espera de conseguir producción sólida no deben hacerse demasiadas ilusiones. Sin embargo, para aquellos que anden en búsqueda de una ventaja en un lanzador abridor con descuento, aquí están las mejores opciones.

Taijuan Walker

Walker está pautado para ganar alrededor de $5 millones en arbitraje la próxima temporada, por lo que los Diamondbacks lo dejaron libre, al decidir que no valía la pena arriesgarse con un lanzador que apenas trabajó 14 entradas en las últimas dos temporadas. Se esperaba que Walker volviera a mediados de la temporada 2019, pero una lesión de hombro demoró su regreso y eso significó que solo pudo trabajar una entrada en el último día de la temporada. Lanzó casi exclusivamente rectas en esa salida, y promedió 93 mph, un pelo por debajo de lo que lanzaba antes de la lesión, pero se las arregló para conseguir un ponche en una entrada en blanco.

El reloj se acabó para Walker la pasada temporada y con los Diamondbacks, pero si pasa otra temporada baja mejorando la fuerza de su brazo, podría volver a ser el lanzador por encima del promedio que fue en 2017. Todavía tiene 27 años, y aunque ya no es un lanzador al que un equipo simplemente le daría un lugar en su rotación, sí se merece una oportunidad para abrirse camino en un algún rol en la próxima primavera. La División Central tiene varios equipos en los que podría encajar bien, incluyendo a los White Sox, Twins e Indians.

Jimmy Nelson

Nelson, otro jugador lesionado que fue dejado libre por su equipo, fue un as en desarrollo en el 2017 antes de las lesiones de hombro y codo terminaran con su temporada y lo mantuvieran marginado por toda la temporada 2018 y gran parte de la del 2019. Volvió como relevista la pasada temporada para los Brewers y ponchó una cuarta parte de los rivales que enfrentó. Desafortunadamente, esos ponches vinieron con una tasa de boletos del 16%, pocos jonrones y muchas carreras. Su velocidad en general descendió desde su temporada 2017, pero las últimas tres salidas de su temporada arrojaron algunas señales de esperanza.

El nivel de competencia puede ser un poco engañoso en septiembre, así que sus seis ponches contra un boleto sin carreras en sus últimas cuatro entradas deben ser tomados con un grano de sal. Más alentador que esos resultados fue la velocidad de Nelson; su recta alcanzó las 94 mph, y eso está a la par con su temporada de salto al estrellato. La velocidad vino en estancias corta como relevista, pero Nelson demostró la capacidad de volver a subir a sus niveles previos a la lesión. Como lanzador que provoca mucho rodados, encajaría bien en un estadio para bateadores, así que una reunión con Milwaukee no está fuera de la discusión, pero los White Sox, Phillies y Rockies podrían ser buenas opciones si la última semana de la temporada se puede traducir a una buena actuación en la primavera.

Homer Bailey

Luego de trabajar más de 200 entradas por encima del promedio en 2012 y 2013, Bailey volvió a lucir por debajo del promedio en 23 aperturas en 2014, y sufrió en cuatro temporadas perdidas, promediando menos de 60 entradas por temporada y produciendo resultados a nivel de reemplazo. Luego que Bailey fuera cambiado a los Dodgers y luego liberado, los Reales, que están en reconstrucción, le dieron una oportunidad. En Kansas City, Bailey lució sólido y produjo números promedio en ponches y boletos. Luego de ser cambiado a Oakland, Bailey fue incluso mejor, al reducir su tasa de boletos a 5% y limitando los jonrones al utilizar para su provecho el espacioso estadio de Oakland.

En la temporada, Bailey tuvo un FIP por encima del promedio con 4.11 y un WAR de 2.9, siendo su efectividad de 4.57 un número promedio en estos días en los que abundan los cuadrangulares. El derecho cumplirá 34 años en mayo, y su historial de lesiones evitará que reciba mucho dinero en la agencia libre pese a haber tenido una mejor temporada que Pineda, Gibson, Hamels o Roark. Los números de local/visitante de Bailey siguen causando dolores de cabeza, al permitir más jonrones en la carretera, así que debería buscar un equipo que tenga un estadio favorable a los lanzadores. Volver a Oakland hace sentido, ya que le daría profundidad de rotación a los Rays o Cardinals. Un equipo no contendiente como los Giants, Marlins o Pirates podría ofrecerle un puesto más seguro en la rotación.

Jhoulys Chacín

La pelota alterada podría no haber afectado a algún lanzador tanto como a Chacín. En 2017 y 2018, Chacín ponchó al 20% de los rivales que enfrentó y tuvo una tasa de boletos del 9%, pero tuvo temporadas por encima del promedio en gran parte porque permitió menos de un cuadrangular por cada nueve entradas. Sus tasas de boletos y ponches se quedaron iguales con Milwaukee y Boston la temporada pasada, pero su tasa de jonrones se elevó al doble. Cuando Chacín estaba encendido, utilizó su comando para cambiar la localización y la velocidad de la pelota con su slider. La pasada temporada, no logró tantas abanicadas con dicho lanzamiento, y los bateadores golpearon sin piedad su recta en la zona de strike.

Chacín podría necesitar un cambio de escenario y enfoque para intentar recuperar lo que perdió la temporada pasada. Milwaukee es un lugar difícil para evitar cuadrangulares, y podría optar por comenzar a utilizer nuevamente uno de sus viejos lanzamientos para mantener fuera de balance a sus rivales. Podría encajar mejor en un equipo en reconstrucción como los Royals, Giants, Tigers o Marlins, but maybe the Angels or A's could take a chance on him.

Danny Salazar

Al igual que Walker y Nelson, Salazar tiene un historial considerable de lesiones, pero además es un abridor por encima de la media, con un gran résumé. En 2018, la rehabilitación falló para Salazar, y tuvo que ser sometido a cirugía en el hombro derecho en julio. Se perdió el resto de esta temporada y la primera mitad del 2019. Luego de un mes de rehabilitación, Salazar lanzó cuatro entradas sin mucho brillo ante Houston el 1 de agosto. Entonces tuvo que ser puesto nuevamente en la lista de lesionados por una lastimadura en la ingle. Hizo algunas apariciones adicionales en rehabilitación, pero no volvió a participar en otro juego en MLB.

La velocidad de Salazar estuvo en las bajas 90 mph en sus aperturas en rehabilitación, pero en su única aparición en MLB la velocidad fue mucho más baja por su lastimadura en la ingle. Salazar no es un lanzador que necesite demasiada velocidad ya que su cambio es su arma principal, pero si el derecho se puede recuperar por completo de su problema en la ingle, otra temporada baja completa de fortalecimiento de su brazo le podría dar más posibilidades a un regreso exitoso. Hace sentido para muchos de los equipos listados arriba, como los White Sox y los A's, pero mejores equipos como los Red Sox y Cubs podrían estar interesados dado el hecho de que Salazar podría ni siquiera obtener una garantía de Grandes Ligas.