<
>

Andrés Iniesta firmó con el Vissel Kobe; elogia la cultura japonesa

play
Ya empezó bien: Iniesta mostró que sabe japonés (1:14)

El ex Barcelona se presentó en el Vissel Kobe saludando en el idioma local. (1:14)

Andrés Iniesta, presentado por el propietario del Vissel Kobe Hiroshi Mikitani como “el jugador más respetado del mundo”, firmó su contrato con el club japonés en un breve acto celebrado en Tokio y en el que se mostró “contento” con su decisión y afirmó vivir “un día muy especial. Es un reto importante para mí y para mi carrera”.

El centrocampista español se inclinó por la propuesta del Vissel Kobe entre no pocas recibidas y procedentes de todo el mundo, valorando no solo el aspecto económico y anteponiendo tanto la comodidad para su familia como el desarrollo de su empresa vinícola. Opciones de China, Estados Unidos, Qatar o Australia estuvieron presentes en el escenario, pero el interés del Vissel Kobe y la oferta conjunta que le puso sobre la mesa Mikitani fueron definitivos en su elección.

El ya ex jugador del Barcelona afirmó que Japón “es un país que amo y esperamos, tanto mi familia como yo, adaptarnos pronto y aprenderé la cultura japonesa”, expresando “gratitud por haber confiado en mí para este proyecto”.

“Tengo mucho respeto por el fútbol japonés y mucho respeto por los jugadores japoneses. Son jugadores inteligentes y con gran nivel técnico”, solventó para responder una de las dos únicas preguntas que se concedieron a los periodistas locales, destacando que “me apetece empezar a trabajar con mis nuevos compañeros” en un discurso breve que, se supone, será más intenso el sábado, cuando sea presentado oficialmente en el estadio de su nuevo equipo y antes de regresar a España para concentrarse con la selección con vistas al Mundial de Rusia.

PROYECTO GENERAL
Iniesta reconoció haber recibido otras ofertas y afirmó haberse decidido por la del Vissel Kobe “porque el proyecto que me presentó fue el más interesante; también la cultura japonesa me parece maravillosa y quiero disfrutar de mi vida en Japón. Todo en general, sus persona... Quiero ser uno más en la cultura de este país”.

Ni el mediocampista ni el dueño de su nuevo club entraron a comentar ningún detalle de su contrato con el Vissel Kobe ni en qué mejoraría esas otras propuestas que tuvo sobre la mesa, que no fueron pocas. Desde Qatar y hasta Australia, pasando por China, Estados Unidos y hasta Inglaterra, Iniesta tuvo donde elegir, aunque en la posibilidad de seguir en Europa la descartó en primera persona desde un buen principio.

El capitán de la selección española dejó claro en su momento que “nunca” ficharía por un club que pudiera llegar a enfrentarse con el Barça en competición oficial... Y aunque esa circunstancia no queda absolutamente descartada en un futuro Mundial de Clubes, sí explicó que no atendiera ningún ofrecimiento desde la Premier League o la Serie A, que también llamó a su puerta sin una oferta en firme pero con el objeto de conocer si existía la posibilidad de negociar su fichaje.

El Chongqing Dangdai Lifan de la SuperLiga china fue el primero que le presentó un proyecto firme y que arrancó un acuerdo verbal, pendiente de conocer en detalle la oferta... Y que no cuajó al no responder a todas las expectativas de un Iniesta a quien también sondeó la A-League de Australia, como heredero de la figura que entre 2012 y 2014 protagonizó Del Piero pero que no pudo rivalizar con lo ofrecido desde Japón o China.

En Japón, donde Hiroshi Mikitani le aseguró una estancia idílica para su familia en una ciudad, Kobe, en la que hace dos décadas ya vivió una experiencia similar su gran ídolo Michael Laudrup, Iniesta tendrá la oportunidad de expandir su marca de vinos y asegurar el futuro de la empresa más allá del mercado español, ofreciéndole el dueño de su nuevo club una puerta de entrada, a lo grande, en el mercado asiático.

De esta manera, la combinación de todos los factores resultó definitiva.