<
>

Hugo Sánchez a las Águilas, Ronaldinho al Flamengo y los pases más polémicos de América Latina

play
Hugo explica las razones por las que salió del América (2:12)

El 'Pentapichichi' declaró que las Águilas quería comprar su imagen y no estuvo de acuerdo, por eso pidió su salida al Rayo Vallecano. (2:12)

Hay fichajes en el fútbol que no se pueden creer, particularmente cuando el traspaso del jugador es a un club rival. Estos pases quedan instantáneamente catalogados como polémicos y desatan controversia, capaz de enfurecer a los hinchas. Algunos involucraron a ídolos, como Alfredo Di Stéfano y Hugo Sánchez. Otros marcaron la historia entre los más acérrimos rivales del hemisferio, como River y Boca, América y Guadalajara o Nacional y Peñarol. A continuación presentamos las diez transferencias más controversiales que involucraron a jugadores o clubes latinoamericanos.


10. Darío Cabrol - Toulouse a Colón de Santa Fe (2001)

Un hincha muy joven de Unión llamó a Cabrol "hijo de pu**" en directo en la televisión argentina después de su llegada al Colón proveniente del Toulouse. Esa era la menor de las preocupaciones del jugador, después de haber concretado un pase del cual terminó lamentándose.

Cabrol, que jugaba como volante, había ascendido peldaños en la cantera de Unión y acumuló un total cercano a los 300 partidos disputados con el club, ayudando a Unión a conseguir el ascenso en 1996.

Sin embargo, después de una temporada difícil en Francia vistiendo la camiseta del Toulouse, Cabrol consultó sus posibilidades de volver a Unión. El club francés le respondió que no tenían planes de mantenerlo en la plantilla. El humo se hizo tan denso que Cabrol terminó fichando por el Colón, eterno rival de patio del Unión en la ciudad de Santa Fe, en una negociación que desató la furia de la afición de Unión.

Cabrol llegó apenas a disputar 17 partidos con Colón. Sin embargo, ha revelado en diversas entrevistas que se vio obligado a cambiar de domicilio en varias ocasiones porque los hinchas de Unión conseguían su dirección y solían arrojar piedras a las casas. Asimismo, se vio obligado a contratar seguridad privada y se desplazaba a los entrenamientos dentro de una patrulla. La situación llegó al punto que un "aficionado" logró entrar a su casa para amenazarlo personalmente de muerte.


9. Hugo Sánchez - Real Madrid a Club América (1992)

El popular "Hugol", considerado por muchos como el futbolista más grande de la historia de México, se dio a conocer como un delgado adolescente que vestía la camiseta de Pumas, al lado del gran Cabinho. Sánchez se alzó con los títulos de liga en 1977 y 1981. Naturalmente, los seguidores del club universitario se llenaron de orgullo cuando "Hugol" emprendió la conquista de España, primero con el Atlético de Madrid y después en su paso por el Real Madrid, donde se convirtió en "Pentapichichi".

No obstante, cuando la estadía de Sánchez en Europa se acercaba a su fin en 1992, se esperaba ver al astro mexicano buscar riquezas en otro rincón del mundo, o retornando a Pumas, su primer club.

Por el contrario, Sánchez se convirtió en objeto de la ira de los aficionados de Pumas cuando firmó con su archirrival de patio en la Ciudad de México, el Club América. Recientemente, Sánchez afirmó que América fue el club que mostró interés. Un factor crucial en la decisión fue que las Águilas le pagaron el mismo salario que devengaba en el Real Madrid.

Es la clase de transacción que puede ser catalogada de imperdonable, aunque Sánchez dejó el América un año después, para fichar por el Rayo Vallecano. Sánchez volvió con Pumas como director técnico y subsanó su "traición" al ganar dos títulos consecutivos en 2004. Y por estos días, en su faceta de comentarista deportivo, no se inmuta a la hora de expresar sus críticas hacia el América.


8. Luis "Lucho" Romero - Peñarol a Nacional (2004)

Romero se consolidó como figura importante de Peñarol y formó parte del ciclo histórico del "Segundo Quinquenio de Oro", cuando el club carbonero obtuvo títulos a mediados de la década de 1990.

No obstante, una disputa con el presidente del club por salarios impagos provocó el pase de Romero a Nacional, eterno rival de Peñarol, cruzando así la gran muralla del fútbol uruguayo.

Naturalmente, la transacción no fue del agrado de los seguidores de Peñarol, especialmente después que Romero se atrevió a declarar: "Si tengo que gritarle un gol a Peñarol, se lo voy a gritar; si no, no hubiese tomado nunca esta decisión".

Tal como era previsible, Romero fue objeto de una recepción negativa en el primer Clásico que disputó contra su antiguo club en diciembre de 2004. El partido sufrió un retraso de 45 minutos en el descanso debido a una reyerta en las tribunas (un hincha perdió la visión producto de la pelea entre aficionados y policías). Sin embargo, tras reanudarse la acción, "Lucho" terminó acaparando titulares.

Dos goles y una asistencia de Romero revirtieron el déficit 2-0 en contra de Nacional para llevarse el triunfo 3-2. Hoy en día, el partido es conocido como "El Clásico de Luis Romero".

Desde entonces, Romero ha afirmado que las puertas de Peñarol estaban cerradas para él y que sus opciones eran firmar con Nacional o retirarse del fútbol; sin embargo, ha confesado que en su juventud era hincha de Nacional.


7. Carlos Tevez - Boca Juniors a Shanghai Shenhua (2016)

Una negociación controversial en muchos aspectos. Un delantero que se acercaba a los 33 años se convirtió, de la noche a la mañana, en el futbolista mejor pagado del mundo (ganando un sueldo cercano a los $40 millones anuales). Tevez devengaría aproximadamente 20 veces más dinero del que cobraba con Boca.

Sin embargo, los comentarios hechos por Tevez en los cuales catalogó un tentativo regreso a Boca como una idea "casi imposible" y los problemas que tuvo al llevar una vida normal en Argentina mientras defendía la camiseta del club Xeneize terminaron dejando un amargo sabor entre los hinchas de Boca. Juan Román Riquelme criticó a Tevez, quien respondió calificando a la leyenda de Boca como "un ídolo" en la cancha pero que dejaba mucho que desear fuera del césped. Los hinchas terminaron divididos por el cruce verbal.

Eso fue apenas el comienzo. El paso de Tevez por China fue todo un desastre: el argentino solo anotó cuatro goles y estuvo ausente en casi la mitad de los encuentros del Shanghai Shenhua. Llegó a quedar fuera de las convocatorias porque el técnico consideró que Tevez tenía sobrepeso.

El fichaje terminó perjudicando a la liga china en vez de impulsarla y Tevez terminó regresando a Boca casi exactamente un año después de su llegada al país asiático.


6. Ramón Ramírez - Chivas a Club América (1998)

Ramírez, consolidado como favorito de la afición con Chivas, club caracterizado por contar un plantel totalmente conformado por jugadores mexicanos y veterano de dos Copas del Mundo, fue objeto de un traspaso entre los dos grandes rivales del balompié mexicano en la cúspide de su carrera. El jugador no fue consultado con respecto a la transacción, no quería irse y cuando expresó su protesta, se le respondió que el pase ya estaba concretado.

Chivas había terminado la campaña de invierno de 1998 como subcampeón; no obstante, el club de Guadalajara se encontraba confrontando dificultades financieras y necesitaba vender los servicios de Ramírez.

Ramírez, que se resistió al cambio, apenas duró seis meses vistiendo la camiseta del América, antes de pasar a los Tigres y luego, volver con Chivas. Recientemente, Ramírez ha expresado que Chivas y América deberían tener una política establecida que prohíba las transacciones de jugadores entre ambos clubes.


5. Paolo Guerrero - Corinthians a Flamengo (2015)

Dicen que uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice. El peruano Paolo Guerrero expresó a los medios brasileños en 2015 sentirse "loco por O Timao" y que firmaría un nuevo contrato con Corinthians o de lo contrario, volvería a Europa. "No jugaría con otro equipo distinto a Corinthians en Brasil", expresó.

Se pueden imaginar lo que ocurrió después. Guerrero anunció, días antes de iniciarse la Copa América, que se mudaría al Flamengo, otro gigante del balompié brasileño, en una rara transferencia entre ambos clubes.

Guerrero no era cualquier jugador foráneo en Corinthians: el peruano se convirtió en leyenda del club al convertir el gol del triunfo en el minuto 69, imponiéndose al Chelsea en la final del Mundial de Clubes de 2012. Adicionalmente, Guerrero alzó el trofeo del Brasileirao en 2015 con la camiseta del Timao.

"Nos diste un campeonato mundial, pero tienes que aprender que Corinthians es más grande que tú", cantaron los hinchas a su regreso. Incluso, las redes sociales del club se burlaron de él cuando Guerrero volvió a la cancha del Corinthians el 25 de octubre de 2015, para disputar un partido que terminó en derrota 1-0 para Flamengo.

Posteriormente, Guerrero enfureció a los seguidores del Flamengo en 2018, cuando fichó por Internacional.


4. Ronaldinho - AC Milan a Flamengo (2011)

Ronaldinho, uno de los grandes magos del fútbol mundial, se hizo de un nombre jugando con el Gremio de su Porto Alegre natal. En 2011, cuando Ronaldinho buscaba regresar a Brasil tras su paso por Italia, se informó que jugador y club se encontraban en negociaciones muy adelantadas, al punto que se estaba organizando su acto de presentación.

Sin embargo, siempre se ha sospechado que los representantes de Ronaldinho utilizaron el interés y la oferta extendida por Gremio para inflar ofertas de otros equipos. Al final, Ronaldinho terminaría firmando con el club que le ofreciera más dinero. Eventualmente, el atacante pactó con el Flamengo, club gigante de Rio de Janeiro.

Los hinchas de Gremio ya habían mostrado su descontento por Ronaldinho debido a la forma como este partió, rumbo al París Saint-Germain en 2001; pero en esta ocasión, la ira era mayor, llegando a catalogar como "traidor" a quien había sido su héroe de antaño.

Cuando Flamengo visitó al Gremio y Ronaldinho volvió a pisar la cancha de su primer club, se reforzó la seguridad, los aficionados de Gremio mostraron pancartas en contra del jugador, entonaron cánticos de "mercenario" y el ambiente fue hostil, por decir lo menos.

Posteriormente, Ronaldinho provocó la ira de los hinchas de Flamengo al terminar su carrera con Fluminense, eterno rival de patio del club rojinegro.


3. Hernán Darío Herrera y Pedro Sarmiento - Atlético Nacional al América de Cali (1984)

El reino de Pablo Escobar sobre Medellín y por extensión, sobre Atlético Nacional, el club más popular de esa ciudad, no requiere introducción; por su parte, el Cartel de Cali, rival de Escobar, era dueño del América. Y en medio de la violencia entre carteles y las batallas por el territorio, Herrera y Sarmiento estremecieron al balompié colombiano cuando fueron objeto de una transacción entre ambos equipos.

Los jugadores no solo eran figuras establecidas con Atlético Nacional. Herrera y Sarmiento alzaron los títulos de liga en 1976 y 1981 con el club de Medellín y eran firmemente identificados como figuras del equipo verdolaga.

Fernando Rodríguez, hijo de Gilberto Rodríguez Orejuela, uno de los líderes del Cartel de Cali, escribió en su libro "El Hijo del Ajedrecista" que Escobar hizo secuestrar a ambos jugadores y les dijo que, a cambio del perdón de sus vidas, tenían que informarle el paradero de los hermanos Rodríguez Orejuela. Ambos futbolistas, según el recuento de Rodríguez, hicieron saber al Cartel de Cali las amenazas de Escobar y se les confirió seguridad privada, aunque viajar a Medellín era considerado demasiado riesgoso.

Herrera y Sarmiento pudieron volver a Medellín tras la muerte de Escobar en 1993; no obstante, sus suegros (las esposas de ambos son hermanas) fueron asesinados en Medellín.

Los jugadores obtuvieron campeonatos de liga con el América de Cali y no han hecho comentarios en público sobre lo sucedido.


2. Óscar Ruggeri y Ricardo Gareca - Boca Jrs. a River Plate (1985)

Ruggeri y Gareca formaron parte de la cantera de Boca Juniors, eran jugadores en pleno de la selección argentina y líderes de la plantilla. También fueron figuras clave en la huelga de futbolistas que paralizó el fútbol argentino en 1984.

"El Cabezón" Ruggeri y "El Tigre" Gareca pidieron ser dejados en libertad por el club Xeneize, argumentando que no habían firmado contratos por dos años y no cobraban salarios. Boca mostró renuencia e intentó mantener los servicios de ambos, pero River Plate se interpuso, ofreciendo una suma económica para contratar a Ruggeri y Gareca, aparte de entregar a cambio a Carlos Daniel Tapia y Julio Jorge Olarticoechea (que posteriormente formaron parte de la selección argentina campeona del Mundial de 1986).

¿Era una solución perfecta? Quizás tenía sentido desde un punto de vista racional, pero la rivalidad entre los dos grandes clubes de Argentina supera cualquier pensamiento sensato.

Los fuertes cánticos dirigidos contra Ruggeri y Gareca fueron el lado más tenue de la reacción y desde entonces, los hinchas de Boca jamás han perdonado a ambos jugadores por haber cruzado la gran línea divisoria del fútbol argentino.


1. Alfredo Di Stéfano - Millonarios/River Plate a Real Madrid (1953)

Un pase que involucró a cuatro clubes en tres países, negociando a uno de los futbolistas más grandes de todos los tiempos. Una transacción que alteró el curso de la rivalidad entre Barcelona y Real Madrid. La transferencia de Di Stéfano de Millonarios de Colombia y River Plate al Real Madrid no tuvo como partes a dos clubes con sede en las Américas, pero involucró a un jugador argentino y bien puede ser considerado como el pase más controversial de todos los tiempos.

Di Stéfano jugaba con Millonarios de la primera división colombiana, que en aquél entonces no estaba vinculada con la FIFA. Al final, se produjo una disputa por sus derechos deportivos. El Barcelona había pactado con River Plate para fichar a Di Stéfano, mientras que el Real Madrid contactó a Millonarios para comenzar las negociaciones por "La Saeta Rubia".

Parecía que el Barcelona era el ganador en la lucha por fichar a Di Stéfano, quien incluso llegó a reportarse a los entrenamientos del club culé y disputó un partido amistoso; pero el Real Madrid terminó concretando el pase, porque la Federación Española se negó a convalidar la venta al Barça, alegando que Millonarios no había dado su autorización.

Durante todos estos años, se han escuchado versiones que hablan de una supuesta intervención por parte del General Francisco Franco para evitar que Di Stéfano jugara con el Barcelona e inclinar la balanza a favor del Madrid. Lo innegable es que el pase de la figura argentina terminó siendo un desastre en lo jurídico.

Eventualmente, el Barcelona llegó a un acuerdo con el Real Madrid, tras negarse a la sugerencia de la Federación Española de que Di Stéfano alternara temporadas entre Madrid y Barça hasta 1957.

El fichaje de Di Stéfano fue un paso importante para el Real Madrid en su consolidación como gigante de Europa durante la década de 1950. El club merengue se hizo con el título de liga en 1953-54, terminando con una sequía que se remontaba a 1933. La negociación también enfatizó la importancia que podrían tener los jugadores latinoamericanos para los clubes europeos, tendencia que no muestra signos de perder vigencia.