<
>

Los Chargers tendrán la oportunidad de reclamar el título de la AFC Oeste

play
Chargers ratificó confianza a Rivers (0:50)

Eitan Benezra con el análisis del equipo de San Diego de cara a la temporada 2015-16. (0:50)

MÉXICO -- Los Chargers comienzan la que podría ser su última temporada en San Diego antes de un potencial regreso a la que fuera su primera casa como franquicia de fútbol americano profesional: Los Ángeles.

Pero detrás de las charlas y rumores de la posible mudanza, existe una plantilla con talento suficiente para competir por el título de la AFC Oeste en el 2015. No obstante, como ha sucedido en el último par de temporadas, el pasaje a playoffs probablemente se decidirá hasta la última jornada.

FIGURA A SEGUIR...
Philip Rivers. Numerosos rumores tenían a Rivers fuera de San Diego para el 2015, principalmente elevando la posibilidad de un canje con los Tennessee Titans donde se hubiera visto reunido con su ex coordinador ofensivo Ken Whisenhunt. A final de cuentas, Rivers no solamente se queda con los Chargers para completar su última temporada de contrato, sino que le sumaron años al acuerdo. San Diego le otorgó a Rivers una extensión por cuatro temporadas y 83.25 millones de dólares que incluye 65 millones garantizados.

Rivers jugó la primera parte de la temporada pasada a nivel All-Pro, pero tres de cuatro partidos jugados en diciembre resultaron en derrotas, marginando a los Bolts de los playoffs. En ninguno de esos tres partidos pudo Rivers lanzar más touchdowns que intercepciones, y en dos de ellos su porcentaje de pases completos estuvo por debajo del 59 por ciento.

Rivers tiene 33 años de edad y no existe ninguna garantía de que juegue la totalidad de su nuevo convenio. Por si fuera poco, Rivers debe recordar aquellas épocas en las que San Diego era considerado el equipo con la plantilla más talentosa de la liga, años que pasaron sin una aparición de Super Bowl, siquiera. El tiempo corre para que el mariscal de campo estelar de los Chargers deje una huella en la historia del equipo, y con ello me refiero a un legado distinto al de su antecesor más famoso, Dan Fouts, quien consiguió números de videojuego pero que tampoco pudo cargar a este equipo hasta el partido más grande de todos.

AL QUE MÁS VAN A EXTRAÑAR ES A...
Marcus Gilchrist. El back defensivo quedó a deber en San Diego después de ser elegido en la segunda ronda del draft del 2011, pero de todos modos se le echará de menos, tras firmar como agente libre con los New York Jets.

Gilchrist inició los 32 partidos de temporada regular posibles a lo largo de los últimos dos años, y su versatilidad era valiosa cuando se trataba de cubrir uno contra uno contra formaciones de receptores múltiples.

La plantilla oficial del equipo indica que por el momento, Jahleel Addae será quien haga pareja con el estelar Eric Weddle en la última línea defensiva. Patrick Robinson deberá cubrir algo del trabajo de Gilchrist en situaciones de receptores múltiples, pero está por verse si será suficiente.

SERÁ UNA TEMPORADA EXITOSA SI...
Los Chargers ganan la AFC Oeste y llegan hasta el Juego de Campeonato de la AFC. No estoy convencido de que este equipo pueda conquistar el Super Bowl 50, que se jugará un poquito más al norte de casa, pero sí creo que hay talento para playoffs. Habiendo dicho eso, hay que reconocer que no será sencillo conquistar una división donde conviven con los Denver Broncos y Kansas City Chiefs, y donde los Oakland Raiders parecen haber dado un paso al frente.

PRONÓSTICO.
Creo que los Chargers se van nuevamente con marca de 9-7, por tercera temporada consecutiva, pero si es cierto que los demás equipos de la AFC Oeste han hecho lo suficiente para cerrar distancias con respecto a los Broncos, podría ser suficiente para llevarse la corona divisional. De ahí en adelante, los Bolts se pueden convertir en uno de esos equipos incómodos que nadie quiere ver en postemporada.