<
>
CONTENIDO EXCLUSIVO
Obtén ESPN+

La nueva era de pelota muerta de MLB: ¿cambiar el béisbol realmente está cambiando el béisbol?

play
¿Se impone la vieja escuela en tiempos de la sabermetría? (1:52)

Luis Alfredo Álvarez y Ernesto Jerez coinciden que para tener éxito en Grandes ligas, los equipos deben tener mánagers con instinto que implementen bien la sabermetría para ser ganadores. (1:52)

Las tendencias recientes en el béisbol son medibles e irrefutables. Los ponches y los jonrones siguen aumentando. Los promedios de bateo y la cantidad bruta de bolas puestas en juego siguen bajando. Los niveles de anotaciones en su mayoría han estado bien, pero generar esas carreras se ha vuelto cada vez más dependiente del batazo largo.

Eso está claro. Lo que está menos claro es la percepción de esos hechos. Para algunos, la dependencia de los jonrones en la ofensiva y los ponches en la defensa deja demasiados períodos de relativa inacción. No todo el mundo está de acuerdo. Sin embargo, los poderes que son en el béisbol han enviado el mensaje de que son parte del grupo anterior. Envían el mensaje con cada anuncio sobre un experimento de reglas. Y enviaron el mensaje antes de la temporada cambiando la pelota.

Desde que surgieron noticias sobre los ajustes a la pelota, en forma de un memorando filtrado obtenido por The Athletic, MLB garantizó que el escrutinio de ese pequeño pedazo de equipo sería un aspecto importante de la temporada 2021. El memo estaba lleno de jerga de la física, pero la esencia era que la pelota sería un poco más liviana (en 2.8 gramos) y volaría un poco menos lejos (de 1 a 2 pies en promedio). Suena simple e incluso discreto, pero hemos aprendido a lo largo de los años que incluso las variaciones microscópicas en el rendimiento del balón pueden tener un impacto enorme en el juego.

El objetivo principal de los cambios, como se indica en el memorando, era hacer que el rendimiento de la pelota fuera más consistente de un lote a otro y de una temporada a otra. Eso tiene sentido, pero también tiene sentido que el béisbol quiera que las especificaciones revisadas nos ayuden a avanzar hacia un producto más equilibrado, donde los golpes de contacto y las bases robadas recuperen algo de equilibrio en comparación con la prevalencia de jonrones y ponches.

Llevamos seis semanas en la temporada y hemos visto algunos números extremos. Podríamos estar en camino del promedio de bateo agregado más bajo en la historia del béisbol. Al mismo tiempo, las anotaciones, ya sabes, esa cosa que determina quién gana el juego, está por debajo de las últimas temporadas, pero sigue sin ser notable en el contexto de la historia reciente del béisbol.

¿Está ayudando la nueva pelota? ¿Está empeorando las cosas? ¿Está haciendo algo en absoluto?

Intentemos responder esas preguntas.