<
>

¿Cuál será el impacto de DeAndre Hopkins en la ofensiva de Cardinals?

play
Kyler Murray y Hopkins ya conectan en la práctica informal con algunos jugadores de Cardinals (0:59)

La selección #1 del Draft en 2019 se juntó con varios compañeros cerdca de su casa para empezar a entrenar grupalmente, incluyendo al receptor estrella DeAndre Hopkins. (0:59)

El campamento de Arizona será la primera oportunida de ver cómo encaja DeAndre Hopkins en la ofensiva de los Cardinals

Los Arizona Cardinals abren el campamento de entrenamiento del 2020 de la NFL el 28 de julio en el State Farm Stadium de Glendale, Arizona. Aquí están las historias a seguir para el campamento:

¿Cómo impactará a la ofensiva el receptor abierto DeAndre Hopkins?

Hopkins aporta a los Cardinals el jugador explosivo en la posición de receptor abierto que no han tenido desde que Larry Fitzgerald era más joven. Desde el 2013, Hopkins ranquea tercero en la liga en yardas por recepciones. Probablemente tenga las mejores manos en la NFL y es sin duda uno de los más explosivos. La presencia de Hopkins tendrá impacto inmediato en tres personas: el quarterback Kyler Murray, receptor abierto Christian Kirk y Fitzgerald. Murray, Novato Ofensivo del Año reinante, obtiene otra opción confiable, alguien que puede ir profundo, corto, por el centro, donde sea.

Como ha sucedido con Fitzgerald, Murray sabrá que, si coloca el ovoide cerca de Hopkins, lo atrapará. Hopkins también ocupará por lo menos a un defensivo primario --probablemente el mejor esquinero del rival-- si no es que dos, si llega la ayuda de un safety o linebacker. Esas son una o dos personas menos que deben enfocarse en Fitzgerald, un futuro miembro del Alón de la Fama en su primer año de elegibilidad, y Kirk, un receptor confiable si puede mantenerse sano. La ofensiva de los Cardinals estaba jugando bien al inicio de la temporada pasada, Hopkins puede llevarla al siguiente nivel.

¿Cuáles son las expectativas realistas para Murray en su segundo año, y dónde debe mejorar?

No es hipérbole: candidato a Jugador Más Valioso. Fue el Novato Ofensivo del Año en el 2019, y ahora posee un año de experiencia. Y eso es sin mencionar a la mejorada ofensiva que le rodea. Murray silenció a los críticos la temporada pasada, lanzando para 3,722 yardas con 20 touchdowns y 12 intercepciones. La evolución de Murray fue clara, semana a semana. Una vez que el juego se empezó a ver más lento para él, Murray demostró qué lo convirtió en el primer recluta global en el draft del 2019: brazo de élite, velocidad y una mente precisa.

Con la ayuda de un año de videos, Murray será capaz de arreglar los huecos en su juego, sobre todo, la mejor toma de decisiones con el ovoide. Durante la primera parte de la campaña pasada, Murray intentó forzar jugadas cuando no había nada allí, a menudo obligándose a retroceder y perder yardas. Mejoró en esa área conforme avanzó la campaña, y esa mejoría debe continuar este año.

¿Puede Chandler Jones quebrar la marca de la NFL por capturas, ahora que tiene ayuda defensiva?

¿Puede? Sí. ¿Lo hará? Depende. Descontando lesión, Jones volverá a ser Jones, uno de los mejores cazadores de quarterbacks de la última década. Suma cinco temporadas consecutivas en doble dígito de capturas, la mayor cantidad en la NFL. Finalizó la temporada pasada con 19 capturas, y eso fue sin captura en tres partidos y menos de una captura en otros dos. Y eso también fue sin ayuda legítima a su alrededor. Eso ha cambiado. Los Cardinals sumaron profundidad en el interior de la línea defensiva con el tackle Jordan Phillips, y por las orillas con tipos como Devon Kennard, De'Vondre Campbell y el recluta de primera ronda Isaiah Simmons.

Si cualquiera de esos jugadores logra producir de manera semanal, el trabajo de Jones será más sencillo que el año pasado, cuando a menudo enfrentó dobles bloqueos. La meta para la defensiva de los Cardinals es que el resto de los frontales sean suficientemente temidos hasta el punto en que no pueden mandar dobles bloqueos contra Jones. Si eso sucede, el camino de Jones hacia las 23 capturas --que serían nuevo récord de la NFL-- estará abierto.

¿Sin David Johnson, cuál es el plan para el backfield de los Cardinals?

Kenyan Drake recibirá el ovoide y las repeticiones. Drake firmó su oferta calificada como jugador de transición, un año y 8.4 millones de dólares, luego de arribar a Arizona mediante canje con los Miami Dolphins en octubre pasado. Rápidamente asumió como corredor primario para los Cards, reemplazando a Chase Edmonds y Johnson en la rotación. En ocho juegos para los Cardinals, Drake corrió para 643 yardas y ocho touchdowns. Drake comenzará la campaña como titular, con Edmonds como su suplente, por delante del novato Eno Benjamin y D.J. Foster.