<
>

Los 100 mejores prospectos disponibles para el Draft 2021 de la NFL

play
Zaven Collins, una "navaja suiza" en el puesto de apoyador (1:08)

El egresado de Tulsa arriba al NFL Draft 2021 con una gran reputación sobre su versatilidad y recursos a la defensiva. (1:08)

Te preparamos para el Draft 2021 con la lista de definitiva los 100 mejores prospectos colegiales disponibles

Por años, la gente en la NFL se preguntaba abiertamente si era necesario estar en Indianapolis para el Combinado de Talento completo.

Se quejaban del clima frío, señalando que contaban las horas para tomar camino, mientras recorrían a toda velocidad en Centro de Convenciones durante las rondas incesantes de entrevistas. Luego, el Combinado se canceló este año debido a la pandemia de COVID-19.

Durante las llamadas realizadas para ranquear a los mejores jugadores disponibles para el Draft 2021 de la NFL, muchos dijeron que extrañaron el hielo de Indianapolis, así como la oportunidad de conocer a los jugadores.

Los equipos han hecho su tarea, como siempre, devorando cintas de jeugos, recorriendo el país de un pro day al siguiente, y charlando con tantas fuentes fuera posible respecto a los prospectos. Han aprovechado al máximo las visitas vituales y los exámenes médicos.

Pero, todavía hubo algo que faltó en la preparación previa al Draft 2021. Podría quedar de manifiesto en un frenesí por los quarterbacks al tope de la primera ronda, el destino de los jugadores que vienen saliendo de lesiones, o las evaluaciones de los jugadores que optaron en contra de jugar en el 2020 debido a la pandemia. Sin embargo, este impacto se conocerá únicamente en las temporadas que vienen.

De nuevo, este ejercicio no es un mock draft. Es un ranking de los mejores 100 jugadores, sin importar la posición. Los quarterbacks ciertamente serán elegidos por arriba de donde los colocamos, porque siempre hay dos tablas de evaluación para los equipos: una para los quarterbacks y la otra para el resto de los jugadores.

Eso podría pesar ahora más que nunca, si se pasadores en los primeros cuatro turnos por primera vez en la historia del draft.

Y, como siempre, si están en desacuerdo de los rankings, pueden estar tranquilos que muchos en la liga para quienes tengo mucho respeto también lo están.

Nota: El mejor tiempo cronometrado electrónicamente o verificado en las 40 yardas aparece entre paréntesis. Sin Combinado, los tiempos en las 40 yardas se verificaron por al menos dos evaluadores separados. Un NCTV, significa que no corrió un tiempo verificado.

*Denota estatura y/o peso no verificado.

1. Trevor Lawrence, QB, Clemson, 6-foot-5⅝, 213 pounds (NCTV)

Tuvo marca de 34-2 como titular en Clemson y de 52-2 enla preparatoria. Los equipos de Lawrence acumularon un porcentaje ganador de .956, dos títulos estatales de preparatoria, un campeonato nacional, y cerro derrotas de temporada regular. Una cirugía en el hombro izquierdo practicada a inicios de este año no tendrá impacto en su status de draft. Lawrence jugó los downs de mayor estrés ante los mejores oponentes entre cualquiera de los quarterbacks disponibles y brilló (nueve victorias de por vida ante rivales del Top-25), tirando un total de 90 pases de touchdown contra 17 intercepciones.

play
0:37

Jayson Oweh, un talentoso linebacker con el sello de Penn State

El egresado de los Nittany Lions combina una veloz rudeza contra el ataque terrestre y aéreo.

2. Kyle Pitts, TE, Florida, 6-5⅝, 245 (4.44)

Algunos creen que Pitts podría ser el prospecto N° 1 de este año. Es una migraña para defensivas, con un amplio radio de atrapada, manos de calidad y la habilidad de correr rutas precisas. Pitts finalizó su carrera como el líder histórico en yardas por atrapada para un ala cerrada de los Gators (1,492), incluyendo siete recepciones para 129 yardas ante Alabama esta temporada pasada.

3. DeVonta Smith, WR, Alabama, 6-1, 175 (NCTV)

El ganador del Trofeo Heisman, cuya carrocería liviana ha sido cuestionada por algunos, declinó ser medido o pesado en el Senior Bowl y durante el pro day de Alabama, así que su peso y estatura oficial no quedaron disponibles para los equipos hasta las revisiones médicas en Indianapolis a inicios de este mes. Sufrió una lesión en un dedo de la mano durante su partido final. Smith es el único receptor en la historia de la SEC con múltiples partidos de cuatro o más recepciones de touchdown y posee la marca de la SEC en touchdowns por recepciones de por vida (46), superando la cifra previa por 15.

4. Ja'Marr Chase, WR, LSU, 6-0⅜, 201 (4.38)

Chase optó en contra de jugar el 2020, pero se apuntó 1,780 yardas y 20 touchdowns en el 2019 con Joe Burrow como su quarterback. Algunos se quejan de su habilidad para desprenderse de la cobertura de presión, pero gana el balón y anota cuando lo tiene. Tuvo ocho partidos de al menos 100 yardas y tres de al menos 200 yardas en 21 inicios de por vida.

5. Rashawn Slater, T, Northwestern, 6-4½, 304 (4.89)

El titular de tres temporadas optó por no jugar en el 2020. Su trabajo contra Chase Young en el 2019 debe ser suficiente para callar cualquier narrativa que lo tiene mudándose a guardia. Slater ha iniciado partidos como tackle por derecha y por izquierda, y posee un buen trabajo de pies, balance, y habilidades de recuperación.

6. Jaylen Waddle, WR, Alabama, 5-10*, 182* (NCTV)

Waddle se perdió buena parte de la temporada pasada por una fraqctura de tobillo, regresando a tiempo para el Juego por el Campeonato Nacional, pero rengueando durante buena parte de él. Sus habilidades en regresos de equipos especiales son de élite, con un promedio de devolución de patada de despeje de 19.3 yardas, lo mismo que su velocidad, dado que regularmente acaba con cualquier colchón del defensivo. Waddle posee tres de las cinco jugadas más largas para anotación en la historia de Alabama.

7. Patrick Surtain II, CB, Alabama, 6-2, 208 (4.42)

BLos esquineros grandes siempre se elevan en las tablas de evaluación durante el fin de semana del draft. Surtain inició los últimos 38 partidos para el Crimson Tide y juega con la inteligencia y sagacidad que la gente espera de un back defensivo dirigido por Nick Saban. Un tacleador de calidad en campo abierto, Surtain puede jugar zona o personal, y es sólido contra la carrera.

8. Penei Sewell, T, Oregon, 6-4⅞, 331 (5.08)

Sewell optó contra jugar en el 2020 después de adjudicarse el Outland Trophy como sophomore y convertirse en el tercer jugador en la historia del programa en convertirse en un All-American unánime de primer equipo. Permitió una captura en dos campañas, y ninguna en sus 926 jugadas como sophomore en el 2019. Sewell mostró un atleticismo notable durante su pro day.

play
1:03

Kyle Trask, un prospecto intrigante en la posición de quarterback

El pasador de los Gators ha impresionado pese a tener poca actividad en su carrera colegial.

9. Trey Lance, QB, North Dakota State, 6-3⅞, 224 (NCTV)

Lance es un prospecto crudo rebozando de potencial y no cumplirá los 21 hasta mayo. Jugó un partido en el 2020 --el único partido que jugó el Bison debido a las restricciones por COVID-19-- y 20 equipos mandaron visores. Lance es inteligente, atlético, y tiró una intercepción en 318 intentos de pase de por vida. Un equipo con paciencia y un plan encontrará una gema absoluta.

10. Kwity Paye, OLB/DE, Michigan, 6-2½, 261 (4.58)

Aunque algunos ven un jugador corto con apenas 11.5 capturas de por vida, yo ceo q un tipo que se mueve por todos lados del frente defensivo --con repeticiones como tackle nariz-- con espacio para crecer mucho más. Paye se perdió tiempo en el 2020 por una lesión en la pierna, pero pone mucho esfuerzo, sale disparado al centro, y mueve a la gente en las trincheras.

11. Justin Fields, QB, Ohio State, 6-2¾, 227 (4.45)

Fields trabaja progresiones, juega bien en grandes momentos, es suficientemente inteligente como para haber sido reclutado por Harvard y lanzó seis pases de anotación frente a Clemson pese a recibir un golpe en las costillas que hubiera mandado a muchos a la sala de emergencia. Promedió 244 yardas por pase en 22 juegos, con 63 pases de touchdown y nueve intercepciones.

12. Micah Parsons, LB, Penn State, 6-3⅛, 246 (4.40)

Parsons posee la codiciada versatilidad de superar bloqueos en el juego terrestre, cubrir en el juego aéreo, cargar contra el pasador, y realizar jugadas en todos lados en la formación. Los equipos lo han cuestionado extensamente después de una riña contra un compañero en Penn State, y más tarde, fue nombrado en una demanda contra la escuela, el head coach James Franklin y otro jugador que incluyó cargos por una novatada. Parsons dijo después de su pro day: "Todos cometemos errores cuando tenemos 17 o 18. ... Sé la clase de persona en que me estoy convirtiendo''.

13. Christian Darrisaw, T, Virginia Tech, 6-4¾, 322 (NCTV)

Darrisaw posee todos los atributos de una solución a largo plazo como tackle izquierdo. Corta los ángulos de los cazadores de quarterbacks, y ha mostrado la fuerza para anclar contra los jugadores de poder. Un prospecto todavía muy joven, por momentos falla con los detalles --como la colocación de las menos-- pero se trata de un jugador en ascenso.

14. Jeremiah Owusu-Koramoah, ILB, Notre Dame, 6-1½, 221 (NCTV)

Algunos dicen que es un safety, algunos ven un linebacker por el lado ciego, otros dicen un híbrido. Yo digo que hay que descifrarlo, porque Owusu-Koramoah pude cazar el ovoide en la defensiva terrestre, cubrir en situaciones de pase y cargar cuando es necesario. Obtuvo el Butkus Award en el 2020 y sumó 24.5 tacleadas para pérdida de yardaje en el último par de campañas combinadas.

15. Alijah Vera-Tucker, G/T, USC, 6-4½, 308 (5.10)

Vera-Tucker Fue miembro del equipo All-Pac-12 como guardia antes de optar por no jugar, y luego echarse para atrás, en el 2020, para iniciar como tackle izquierdo. Algunos evaluadores ven a un futuro guardia de NFL, pero su trabajo en la temporada pasada como tackle no debe ser ignorado. La habilidad de Vera-Tucker en protección de pase y su fortaleza lo convierten en una de las apuestas más seguras de todas.

16. Christian Barmore, DT, Alabama, 6-4⅛, 310 (4.93)

Barmore comenzó lento la campaña del 2020, pero sus tres partidos finales, incluyendo las dos victorias del Tide de postemporada, incluyeron 15 tacleadas, dos para pérdida de yardaje, dos capturas y un balón suelto forzado. Posee uno de los mejores primeros pasos de cualquier jugador disponible este año.

17. Najee Harris, RB, Alabama, 6-1⅜, 232 (NCTV)

Harris ex un corredor grande con elusividad en el espacio corto y versatilidad en su juego. Sumó 43 recepciones en el 2020, 70 recepciones a lo largo de su último par de temporadas, y es confiable boqueando contra la carga. En resumen, se trata de un corredor de NFL que contribuirá desde el primer día.

18. Azeez Ojulari, OLB/DE, Georgia, 6-2¼, 249 (4.62)

Cuando Ojulari aprenda algunas movidas de contraataque --y necesitará hacerlo-- hay un fiero y competitivo cazador de quarterbacks esperando suceder. Lideró a la SEC en tacleadas para pérdida y capturas en el 2020 (12.5 y 8.0). Se anotó 69 apresuramientos de quarterback a lo largo del último par de años.

19. Travis Etienne, RB, Clemson, 5-10⅛, 215 (4.41)

No es solamente la velocidad de élite, las 7.2 yardas por acarreo de por vida, o los 74 touchdowns totales. Es el hecho de que Etienne puede convertir muchos pases cortos de NFL en jugadas grandes destinadas a cambiar el rumbo de los partidos.

20. Greg Newsome II, CB, Northwestern, 6-0¼, 192 (4.39)

La competitividad de Newsome en cobertura puede verse en cada jugada, y posee suficiente atleticismo y velocidad para encarar receptores de la NFL. A veces, se gana los pañuelos --15 en 21 partidos de por vida-- pero es demasiado inteligente, fluido y talentoso como para que eso sea un problema a largo plazo.

21. Jaycee Horn, CB, South Carolina, 6-0¾, 205 (4.38)

Los pañuelos de castigo son una preocupación con Horn --cinco en siete partidos del 2020-- pero es un esquinero hecho para cobertura de presión. Finalizó su carrera con más capturas (tres) que intercepciones (dos), pero con trabajo en temas de técnica, su talento producirá más robos de balón.

22. Trevon Moehrig, S, TCU, 6-0⅝, 202 (4.52)

El ganador del Jim Thorpe Award dará opciones a los coordinadores defensivos. Moehrig fue capitán del equipo y votado el jugador más valioso en equipos especiales al inicio de su carrera. Creó nueve robos de balón y cortó 26 pases a lo largo del último par de temporadas combinadas.

play
1:00

Jaelan Phillips, un edge rusher capaz de reventar las ofensivas rivales

El egresado de Miami es una mezcla de potencia e instintos para apressurar al mariscal y contener el ataque terrestre.

23. Zaven Collins, LB, Tulsa, 6-4⅞, 259 (4.66)

Ganador de los Nagurski y Bednarik Awards, se trata de un ex quarterback de preparatoria que llevó a su equipo a un título estatal en su última temporada. Collins posee una combinación rara de tamaño y atleticismo, un tacleador energético contra la carrera con habilidad en cobertura de pase. Sumó cuatro intercepciones en el 2020, devolviendo dos para touchdowns.

24. Zach Wilson, QB, BYU, 6-2⅛, 210 (NCTV)

Wilson dominó a lo largo del calendario de los Cougars del 2020 con seis partidos de 300 yardas, dos de 400 yardas, 33 touchdowns y tres intercepciones. Fue un ascenso meteórico para un jugador que tiró 11 pases de anotación y nueve intercepciones en el año previo. Se sometió a una cirugía de hombro y otra en la mano durante el 2019.

play
1:38

Kyle Pitts, un talento más que especial en la posición de ala cerrada

El producto de los Florida Gators llega al NFL Draft 2021 con una reputación de futura superestrella.

25. Gregory Rousseau, DE, Miami, 6-6⅝, 266 (4.68)

Un ex safety de preparatoria, Rousseau se ha convertido en uno de los cazadores de quarterback más intrigantes disponibles. Posee una envergadura de 83¼ pulgadas y bastante espacio para desarrollarse, pero después de optar por no jugar en el 2020 y perdiéndose todos menos dos partidos como freshman en el 2018 por una lesión de tobillo, su currículo consta de la campaña del 2019, cuando lideró a la ACC en capturas (15.5) y tacleadas para pérdida de yardaje (19.5).

26. Caleb Farley, CB, Virginia Tech, 6-1, 207 (NCTV)

Farley, quien optó por no jugar el 2020, ha tenido serios problemas de espalda en el pasado, con una segunda cirugía practicada el 23 de marzo. Su salud dictará su ranking en las tablas de evaluación alrededor de la liga. Un ex receptor abierto para los Hokies, ha jugado como back defensivo por dos temporadas y lideró a la ACC en pases defendidos con 16 en el 2019.

27. Jamin Davis, LB, Kentucky, 6-3½, 234 (4.48)

Davis se deshace de los bloqueos, tiene velocidad de cierre para finalizar jugadas y puede trabajar en cobertura de pase. Finalizó la temporada del 2020 con 102 tacleadas, 1.5 capturas, tres intercepciones un touchdown defensivo y una patada bloqueada. Sumó siete partidos con al menos 10 tacleadas en la temporada pasada.

28. Teven Jenkins, T, Oklahoma State, 6-5⅞, 317 (5.02)

Ver el trabajo de Jenkins castigando en el juego terrestre levantará los ánimos de cualquier coach de línea ofensiva. Jugó como tackle izquierdo, tackle derecho, y guardia derecho en sus 44 partidos con los Cowboys. Proyecta como tackle derecho, pero algunos creen que será mudado a guarida. Hay algunos temas para pulir en el trabajo de pies, pero se trata de un titular futuro.

29. Terrace Marshall Jr., WR, LSU, 6-2½, 205 (4.40)

Marshall jugó en siete partidos del 2020 antes de optaron por no jugar los dos partidos finales de la campaña. Hubo ocasiones en que pareció frustrado con toda la atención que recibió de defensivas rivales, con Ja'Marr Chase sin jugar y Justin Jefferson en la NFL. Marshall promedió más de 100 yardas recibiendo por juego y 15.2 yardas por atrapadaa.

30. Kadarius Toney, WR, Florida, 5-11⅝, 193 (4.38)

Toney necesita pulir sus rutas, pero aquellos que encuentren el modo de hacerle llegar el ovoide con algo de espacio cobrarán los réditos. Su combinación de velocidad y elusividad se ha visto una y otra vez. Toney anotó touchdowns corriendo, atrapando pases y en un regreso de patada de despeje.

play
1:56

Trey Lance, una intrigante fuerza para quien reclute mariscal de campo

El egresado de North Dakota State mezcla su velocidad de piernas con un brazo prodigioso para extender el campo de juego.

31. Jaelan Phillips, DE, Miami, 6-5½, 260 (4.58)

Phillips jugó por una temporada para los Hurricanes después de transferir desde UCLA. Su status de draft dependerá en su calificación médica de los equipos, después de conmociones múltiples, y lesiones de tobillo y muñeca. Inició los 10 partidos de Miami en el 2020, y finalizó con 15.5 tacleadas para pérdida de yardaje y ocho capturas.

32. Carlos Basham Jr., DE, Wake Forest, 6-3⅜, 274 (4.62)

Basham sumó 23 partidos consecutivos durante su carrera con al menos una tacleada para pérdida. Si los equipos comienzan con su esfuerzo y poder, hay tiempo para trabajar con él en lo que resta. Necesita pulir un poco en términos de presión al pasador, pero presenta bastante versatilidad a lo largo del frente defensivo.

33. Mac Jones, QB, Alabama, 6-2⅝, 217 (NCTV)

Rodeado por la mejor plantilla en el fútbol americano colegial, Jones disfrutó una histórica temporada del 2020, con 4,500 yardas por pase, 41 touchdowns por pase y cuatro intercepciones. Sumó ocho partidos de al menos cuatro touchdowns por pase, una tasa de pases completos del 77 por ciento en 11 duelos de la SEC y dos victorias de postemporada.

34. Javonte Williams, RB, North Carolina, 5-9⅝, 212 (4.55)

Williams correo con poder y visión y forzó un montón de tacleadas rotas. Sumó 19 touchdowns terrestres para el 2020, incluyendo cuatro partidos con al menos tres touchdowns terrestres. Algunos coaches de corredores creen que es el mejor prospecto disponible en la posición, pero también dirán que necesita ser más consistente en el juego aéreo.

35. Elijah Moore, WR, Mississippi, 5-9½, 178 (4.36)

Moore contribuirá de inmediato como receptor abierto en la ranura con recorrido de rutas de alto nivel y explosividad. Tuvo al menos 10 recepciones en siete de los últimos ocho partidos de la temporada pasada, incluyendo 11 recepciones para 143 yardas frente a Alabama. También devolvió patadas de despeje en tres temporadas y patadas de salida como freshman.

36. Jalen Mayfield, T, Michigan, 6-5¼, 326 (5.39)

Fue un tackle derecho en Michigan, pero el brazo de Mayfield fue medido por debajo de las 33 pulgadas en su pro day, lo que podría indicar una movida a guardia. Pero, el video de juego mostró a consistencia con lo que veía frente a él y la capacidad y disposición de terminar los bloqueos.

37. Landon Dickerson, C/G, Alabama, 6-5⅝, 333 (NCTV)

La distancia entre la calificación de fútbol americano para Dickerson (excelente) y calificación médica (preocupación) es casi galáctica. Es un liniero de NFL en todos los sentidos, pero sufrió su segunda rotura de ligamento anterior cruzado en la pasada temporada, y se perdió tiempo de juego en otras dos campañas por problemas de tobillo.

38. Nick Bolton, LB, Missouri, 5-11⅛, 237 (4.59)

Hay quienes dicen que hay trabajo por delante en cobertura de pase, y eso le afectará al final. Considérenme en respetuoso desacuerdo, porque Bolton es un tacleador atlético de alto esfuerzo con bastante poder. Tuvo una racha de cinco partidos en el 2020 cuando finalizó con al menos 10 tacleadas en cuatro ocasiones, incluyendo 17 frente a Tennessee.

39. Joe Tryon, DE, Washington, 6-5, 259 (4.68)

Tryon es uno de los jugadores que optaron contra jugar en el 2020, que intriga a los equipos de NFL. Inició 14 partidos en sus dos campañas con los Huskies, así que su currículo es limitado. Tiene algo de trabajo por delante, por el modo en que ataca a los linieros ofensivos en situaciones de presión al pasador, pero es un jugador de gran tamaño que gana consistentemente en el punto de ataque.

40. Eric Stokes, CB, Georgia, 6-0⅝, 194 (4.31)

Algunos visores señalan que cronometraron a Stokes por debajo de los 4.3 segundos (tiempo tomado a mano) en sus 40 yardas durante el pro day de Georgia, así que se trata de uno de los jugadores más veloces disponibles. Su trabajo contra la carrera es una preocupación, pero en cobertura, deberá ser capaz de jugar por fuera o en la ranura. Stokes tuvo un combinado de 13 pases cortados en las dos temporadas pasadas.

41. Levi Onwuzurike, DT, Washington, 6-2⅞, 290 (4.89)

Onwuzurike optó por no jugar la temporada pasada, y aunque ha dado destellos de habilidad, no se desempeñó tan bien durante el Senior Bowl. Todo se reduce a ese desempeño contra los momentos en las cintas de juego donde su fortaleza y explosividad fueron evidentes.

42. Kelvin Joseph, CB, Kentucky, 5-11½, 197 (4.35)

Joseph no jugó en el 2019 por reglas de transferencia, saliendo de LSU, y optó por no jugar en el 2020. Tiene nueve partidos colegiales de inicio en su currículo, y su juega evidencia falta de experiencia, por momentos. Pero, véanlo contra a Alabama, donde registró una de sus cuatro intercepciones, para echar una mirada a su potencial.

43. Samuel Cosmi, T, Texas, 6-5⅞, 314 (4.89)

En un año donde tantos currículos abreviados están siendo considerados, Los 34 inicios de Cosmi a lo largo de las tres temporadas finales para los Longhorns dan a evaluadores suficiente trabajo. Es inteligente, juega con una técnica de calidad, y tiene buenas habilidades de movimiento en el juego terrestre.

44. Chris Rumph II, OLB, Duke, 6-2¾, 235 (NCTV)

Rumph no corrió ni participó en ejercicios durante su pro day por una lesión de tendón de la corva, pero finalizó su carrera con 34 tacleadas para pérdida de yardaje y 17.5 capturas en 36 encuentros. Tuvo al menos dos tacleadas para pérdida de yardas en nueve encuentros. Su padre, Chris, es el coach de línea defensiva de los Chicago Bears.

45. Asante Samuel Jr., CB, Florida State, 5-10⅛, 180 (4.41)

Solamente a lo largo de los primeros cuatro partidos del 2020, sumó tres intercepciones y recobró dos balones sueltos. Lideró a la ACC en pases cortados durante el 2019 con 14 inicios y fue titular en 23 partidos a lo largo de sus tres años con los Seminoles. Su inteligencia sobresalió, dado que siempre se coloca en la posición correcta.

46. Quinn Meinerz, C/G, Wisconsin-Whitewater, 6-2⅞, 320 (4.99)

Pocos jugadores han sorprendido gratamente a los evaluadores en meses recientes como Meinerz, cuyo equipo vio cancelada su temporada por el COVID-19. Sin partidos, Meinerz se puso a trabajar y dominó en el Senior Bowl. Llevó toda esa agresión y juego físico mostrado en la campaña del 2019, mejoró su acondicionamiento y técnica, y ahora es un jugador del Top-50.

47. Walker Little, T, Stanford, 6-7⅜, 313 (5.30)

Opiniones varían respecto a Little de equipo en equipo, dado que optó por no jugar en el 2020 después de un juego en el 2019 por una lesión de rodilla. Necesita mejorar su fortaleza, pero por su trabajo de pies, tamaño y flexibilidad, se trata de un futuro tackle izquierdo.

48. Dillon Radunz, T, North Dakota State, 6-5¾, 301 (5.15)

Después de perderse todas excepto 15 jugadas de su temporada de freshman por una lesión de rodilla, Radunz inició los últimos 32 encuentros para el Bison, incluyendo un partido en el 2020. Algunos ven a un futuro guardia de NFL, pero juega con dureza y ha sido consistente en protección de pase.

49. Rashod Bateman, WR, Minnesota, 6-0⅜, 190 (4.43)

Bateman pose manos de calidad con buen control corporal. Optó por no jugar en el 2020 antes de regresar para los cinco partidos finales. Finalizó con al menos 100 yardas en recepciones en tres de esos cinco partidos. Bateman impuso marcas en recepciones para la escuela como freshman y sophomore en el 2018 y 2019.

50. Alex Leatherwood, G, Alabama, 6-5⅛, 312 (5.01)

Leatherwood inició dos temporadas como tackle izquierdo y una como guardia derecho. Juega con atleticismo y muestra consistencia de primera línea en su trabajo de pies, algo que le ayudará a contribuir de inmediato en la NFL.

51. Jayson Oweh, DE/OLB, Penn State, 6-4⅞, 257 (4.39)

Hubo muchas cosas extrañas pero ciertas durante la temporada colegial del 2020; consideremos las cero capturas en siete partidos de Oweh como una de ellas. Eso es pese a números de élite en las pruebas (su tiempo en las 40 yardas junto a un salto vertical de 39½ pulgadas) y vintas de partido de un jugador que causó muchos problemas a las ofensivas.

52. Baron Browning, LB, Ohio State, 6-2¾, 245 (4.56)

Como en el caso de Oweh, algunos evaluadores sintieron que el potencial de Browning debió haber arrojado mayor producción. Jugó por el lado fuerte y por el lado izquierdo para los Buckeyes y es un jugador con habilidades de cobertura y potencial para presionar a los quarterbacks.

53. Ifeatu Melifonwu, CB, Syracuse, 6-2½, 205 (4.50)

Algunos ven a Melifonwu como un híbrido de safety/esquinero. Backs defensivos con su cuerpo largo, velocidad y habilidades de cobertura personal no esperan demasiado para escuchar sus nombres. Tuvo un combinado de 20 pases defendidos en las dos temporadas pasadas y sumó 42 tacleadas en solitario en el 2020.

54. Ronnie Perkins, DE/OLB, Oklahoma, 6-2½, 253 (4.71)

Por momentos, Perkins pareció carecer la flexibilidad que buscan en los prospectos aquí, pero hay producción: 32 tacleadas para pérdida de yardas, 16.5 capturas en 33 juegos de por vida. Se vio beneficioado por una defensiva de los Sooners que emplea muchas maniobras, pero es un jugador de alto esfuerzo cuyas cualidades deben transferir bien a la NFL.

55. Aaron Robinson, CB, Central Florida, 5-11½, 186 (4.39)

La larga lista de esquineros que tienen calificaciones de ronda media podría empujar a Robinson hacia abajo este año. Transferido desde Alabama --jugó en 13 partidos como freshman genuino allá en el 2016-- fue titular en 19 partidos a lo largo de las dos temporadas finales.

56. Rondale Moore, WR, Purdue, 5-7, 181 (4.33)

Moore jugó en tres partidos de la pasada temporada después de perderse todos excepto cuatro juegos del 2019 gracias a una lesión de rodilla izquierda. Velocidad, cambio de dirección y potencial en regresos de equipos especiales lo convierten en un prospecto valioso. Tuvo seis partidos de 11 recepciones en el 2018, incluyendo uno de 170 yardas en recepciones y dos touchdowns frente a Ohio State.

57. Creed Humphrey, C, Oklahoma, 6-4½, 302 (5.11)

Evaluadores de talento a menudo echan un vistazo adicional a linieros ofensivos con extenso historial en la lucha libre. Humphrey es un jugador poderoso que entiende lo que ve en los frentes defensivos. Los coaches de Oklahoma dijeron a scouts que Humphrey no cedió una sola captura en sus dos temporadas finales.

58. Tylan Wallace, WR, Oklahoma State, 5-11⅜, 194 (4.50)

Muchos dijeron que Wallace optó por dejar de jugar al medio tiempo del tazón del equipo en diciembre pasado, pero el head coach de Oklahoma State, Mike Gundy, dijo al término que el plan era sacar a Wallace del partido para "protegerlo" pensando en el draft. Sufrió una rotura de ligamento anterior cruzado en el 2019, pero finalizó su carrera con 14 partidos de al menos 100 yardas.

59. Jabril Cox, LB, LSU, 6-3¼, 232 (NCTV)

Cox debe ser un versátil elemento para una defensiva de NFL, con potencial en una variedad de agrupaciones de personal. No participó en un pro day debido a una lesión de tendón de la corva. Jugó la temporada pasada con los Tigers como transferencia graduado de North Dakota State (258 tacleadas en tres campañas allí) y lo aprovechó al máximo, ranqueando tercero en el equipo en derribos (58) además de tres intercepciones.

60. Pat Freiermuth, TE, Penn State, 6-4¾, 256 (NCTV)

Freiermuth se sometió a una cirugía de hombro en noviembre que impactará dónde aterrice. En una camada sin profundidad entre prospectos de ala cerrada, representa la mejor combinación de bloqueador/receptor. Fue nombrado All-Big Ten por los coaches en el 2020 a pesar de participar en cuatro partidos.

61. Joseph Ossai, DE/OLB, Texas, 6-3¾, 256 (4.63)

Ossai jugó como linebacker interior al inicio de su carrera, pero ha mostrado mayor potencial profesional desde la orilla. No posee gran experiencia, con solo una temporada en ese rol, pero sumó 16 tacleadas para pérdida de yardaje, cinco capturas y tres balones sueltos forzados en nueve duelos del 2020. Sus números en las pruebas se parecen más a los de un receptor abierto (salto vertical de 41½ pulgadas, 10 pies con 11 pulgadas en el salto de longitud estático).

62. Jamar Johnson, S, Indiana, 5-11⅞, 205 (4.58)

Johnson fue el primer safety de los Hoosiers en ser seleccionado All-Big Ten de primer equipo desde Eric Allen en 1996. Se ajusta a las necesidades de muchos coordinadores defensivos en la NFL de hoy, un jugador que pueda alinear como safety pero que también pueda trabajar en la ranura. Acumuló cuatro intercepciones en ocho partidos del 2020, incluyendo dos frente a Ohio State.

63. Robert Rochell, CB, Central Arkansas, 5-11¾, 193 (4.41)

Rochell jugó en 42 partidos durante su carrera, con 28 inicios a lo largo de las últimas tres temporadas. Es un back defensivo de largo alcance con gran atleticismo. No se vio retado demasiado por quarterbacks rivales en la pasada temporada, pero sumó 10 intercepciones de por vida con 38 pases cortados.

64. Payton Turner, DE/OLB, Houston, 6-5½, 268 (NCTV)

No corrió las 40 yardas en su pro day debido a un problema en el pie, pero consiguió números respetables en el resto de los ejercicios. Un titular de tres temporadas, Turner sumó 10.5 tacleadas para pérdida de yardaje en apenas cinco partidos del 2020. Derribó 10 pases y bloqueó dos patadas durante su carrera.

65. Nico Collins, WR, Michigan, 6-4⅛, 215 (4.45)

Optó por no jugar en el 2020, pero posee tamaño y gana balones divididos. Algunos dirán que Collins requiere trabajo para superar la cobertura de presión con mayor consistencia, pero posee manos seguras, recorre sus rutas con poder, tiene velocidad de punta de élite y promedió 19.7 yardas por atrapada durante su última campaña completa sobre el campo de juego.

66. Elijah Molden, CB, Washington, 5-9½, 192 (NCTV)

Es el back defensivo disponible este año más cercano a los instintos e inteligencia de un Chris Harris Jr. El intelecto de fútbol americano de Molden queda de manifiesto en cada jugada, y será capaz de jugar en la ranura desde el momento en que arribe.

67. Stone Forsythe, T, Florida, 6-8, 307 (5.13)

Forsythe jugó en 40 partidos para los Gators, iniciando 28 de ellos. Un jugador con su clase de alcance --una envergadura de 83¼ pulgadas-- que ha mostrado eficiencia en protección de pase vale la pena ser considerado. No es lo que algunos coaches van a preferir en el juego terrestre de poder, pero en una liga donde predomina el pase, es un prospecto con un futuro brillante.

68. Jevon Holland, S, Oregon, 6-0⅝, 207 (4.47)

Holland no jugó en la pasada temporada, y algunos le han colocado la etiqueta de que no puede correr, pero su tiempo cronometrado se nota en las cintas de video, especialmente en las del 2019, cuando finalizó con 66 tacleadas junto con sus cuatro intercepciones. También, devolvió patadas de despeje.

69. Spencer Brown, T, Northern Iowa, 6-8¼, 311 (4.94)

Un atleta de tres deportes en la preparatoria, Brown pose las habilidades de movimiento para recibir una oportunidad como tackle izquierdo en la liga, aunque inició 31 encuentros como tackle derecho para Northern Iowa. No jugó en el 2020 porque la temporada de su equipo fue cancelada.

70. Davis Mills, QB, Stanford, 6-3¾, 217 (4.82)

Mills es ciertamente un trabajo en proceso dado que participó en apenas 14 juegos durante su carrera con el Cardinal, sobre todo por lesiones de rodilla. Muestra gran potencial como pasador en jugadas de engaño de carrera, y posee la fuerza en el brazo para retar a las coberturas en lo profundo del campo, así como cerca de las líneas laterales.

71. Liam Eichenberg, T, Notre Dame, 6-6⅛, 306 (NCTV)

El All-American cuenta con un currículo probado, dado que jugó 43 partidos como titular por tres temporadas con el Irish. Aunque Eichenberg inició como tackle izquierdo para Notre Dame, podría enfrentar una mudanza al lado derecho como profesional, dado que no es completamente fluido en sus movimientos como algunos otros de los prospectos disponibles.

72. Milton Williams, DT/DE, Louisiana Tech, 6-3, 284 (4.67)

Williams podría requerir del acomodo adecuado, pero sus números en las pruebas, en 284 libras, son de sorprender. Fue un titular por dos temporadas con 19 tacleadas para pérdida de yardas en el último par de años combinados.

73. Josh Myers, C, Ohio State, 6-5¼, 310 (NCTV)

No trabajó durante el pro day de los Buckeyes debido a una lesión en un dedo del pie después de una cirugía a inicios del año. Myers no jugó como centro, ni siquiera en la preparatoria, hasta que los coaches en Ohio State lo mudaron allí en el 2019. Juega con anticipación y fortaleza, y es considerado como una de las selecciones más seguras de la tabla.

74. Tyson Campbell, CB, Georgia, 6-1, 193 (4.40)

Campbell inició 24 partidos a lo largo de las tres temporadas finales, y cuenta con el tamaño, velocidad, atleticismo, y potencial que se requiere. Necesita pulir algunos aspectos de su técnica, y algunos coaches de backs defensivos se preguntan cómo terminó su carrera con una intercepción.

75. Jackson Carman, G/T, Clemson, 6-4⅞, 317 (NCTV)

Carman se sometió a una cirugía en la espalda a inicios de este año, y no trabajó durante el pro day de Clemson. Inició la pasada temporada como tackle izquierdo para los Tigers, pero con su poder --su golpe inicial simplemente deja a los defensivos en shock-- e inteligencia lo vuelven ideal para jugar como guardia o tackle derecho. Jugó en 40 partidos, iniciando 27 a lo largo de las últimas tres temporadas.

76. Richie Grant, S, Central Florida, 5-11⅝, 197 (4.57)

Grant es el jugador muestra cuando se habla de producción, con 10 intercepciones junto a seis balones sueltos forzados a lo largo de las últimas tres temporadas. Es un jugador activo y versátil, capaz de pararse sobre la línea de golpeo. Hay algunas fallas en coberturas de pase, por momentos, especialmente en zona roja.

77. Aaron Banks, G, Notre Dame, 6-5⅜, 325 (5.34)

Ha abrumado a defensivos con poder a lo largo de las últimas tres temporadas, pero una mejoría en el trabajo de pies se requiere ante linieros interiores rápidos. Banks inició 28 partidos a lo largo de las últimas tres temporadas, jugando en 38 en total.

78. Wyatt Davis, G, Ohio State, 6-3⅝, 315 (NCTV)

Davis un dos veces All-American que abandonó el juego por el título nacional por una lesión de rodilla, no corrió ni hizo el resto de las pruebas durante el pro day de los Buckeyes, pero sí participó en ejercicios de posición. Es un bloqueador más eficiente en el juego terrestre, en este punto de su carrera, pero tiene el potencial de ser titular como novato.

79. Tommy Tremble, TE, Notre Dame, 6-3⅜, 241 (4.65)

Algunos evaluadores de talento desean a alguien que sea más receptor en esta posición, pero Tremble presenta un jugador que intriga para desarrollar, debido a su juego físico como bloqueador, además de su potencial como receptor. No tuvo atrapada de touchdown en el 2020 y sumó cuatro en sus dos temporadas.

80. Daviyon Nixon, DT, Iowa, 6-3⅛, 313 (4.90)

Los coaches de línea defensiva que prefieren a un elemento atlético en vez de uno de pura fuerza en el interior, preferirán a alguien como Nixon. Ese atleticismo quedó de manifiesto durante una intercepción devuelta para touchdown de 71 yardas. Lideró a la Big Ten en tacleadas para pérdida de yardaje en el 2020 con 13.5.

81. Amari Rodgers, WR, Clemson, 5-9½, 212 (4.52)

Rodgers, quien se rompió el ligamento anterior cruzado en la práctica de primavera del 2019, y volvió a tiempo para la Semana 2 de esa campaña, ha trabajado en ejercicios de corredor en el proceso previo al draft, y necesitará el esquema adecuado. Presenta algunos pases dejados caer que preocupan, pero lo compensa con tacleadas fallidas, atrapadas en pases divididos y velocidad de élite en campo abierto.

82. Brady Christensen, T, BYU, 6-5¼, 302 (4.90)

Christensen jugó en 38 partidos a lo largo de las tres temporadas pasadas como tackle izquierdo, pero podría recibir su primera oportunidad de NFL como tackle derecho, Juega con poder en el punto de ataque y mostro gran inteligencia en protección de pase.

83. Deonte Brown, G, Alabama, 6-3¼, 344 (5.57)

Scouts notaron el trabajo que invirtió Brown entre el Senior Bowl, donde pesó 364 libras, y su pro day, dodne pesó 344. Fue suspendido seis juegos por la NCAA "debido a una violación de reglas del equipo y políticas", de acuerdo a Saban. Es un maestro del interior que trabaja los dobles bloqueos con fluidez y juega con responsabilidad en asignaciones.

84. Shakur Brown, CB/S, Michigan State, 5-9¾, 185 (4.64)

Consistentemente corrió con los receptores top en ofensivas rivales, así que los equipos tendrán que mirar su tiempo en las 40 yardas con algo de desconfianza. Brown compite en todas las jugadas y entiende lo que está viendo. Sumó cinco intercepciones en siete partidos del 2020.

85. Cade Johnson, WR, South Dakota State, 5-10⅝, 184 (4.51)

El equipo de Johnson vio su temporada de otoño cancelada en el 2020, por lo que debió aprovechar al máximo su semana en el Senior Bowl. En una camada profunda de receptores, podría no ser selección de segundo día para algunos, pero es un atleta multidisciplinario que puede devolver patadas, y que acumuló 2,554 yardas en recepciones con 25 a lo largo del último par de años.

86. Amon-Ra St. Brown, WR, USC, 5-11½, 197 (4.51)

No posee la velocidad de punta de otros receptores abiertos en este draft, pero Brown es un pulido corredor de rutas que sabe crearse espacios. Sumó 41 recepciones y siete touchdowns en seis juegos de la pasada temporada.

87. Benjamin St-Juste, CB, Minnesota, 6-3¼, 202 (4.55)

Jugó en 12 partidos como freshman genuino en el 2017 en Michigan, antes de transferir a Minnesota. Algunos intentarán usar a St-Juste como safety, pero su mejor fútbol americano está frente a él. Compite en todas las jugadas, y con algo de paciencia, puede ser un futuro titular.

88. Paulson Adebo, CB, Stanford, 6-1, 198 (4.45)

Adebo es uno de los jugadores más difíciles para evaluar, después de no participar en el 2020 y perderse tres partidos del 2019 con una lesión. Su última temporada completa fue la del 2018, cuando lideró a todos los jugadores del FBS con 24 pases defendidos.

89. Michael Carter, RB, North Carolina, 5-7⅞, 201 (4.54)

Carter superó las 20 recepciones en tres campañas, promedió 6.6 yardas por acarreo a lo largo de su carrera --514 acarreos-- y tuvo dos campañas de 1,000 yardas terrestres. No tiene miedo en protección de pase, y puede devolver patadas. Es un jugador de alto valor.

90. Kellen Mond, QB, Texas A&M, 6-2⅝, 211 (4.62)

Inició 44 partidos durante su carrera, jugando en 48. La precisión de Mond afuera de los números requiere mejoría, pero una mirada de cerca a su campaña del 2020 mostró a un jugador más calmado que en años previos. Mostró buen trabajo en los pases con engaño de carrera, con el atleticismo para lanzar en movimiento y participar en el juego terrestre. Mond tiene una mecánica fluida y en las manos adecuadas, debe mejorar rápidamente.

91. Chazz Surratt, LB, North Carolina, 6-2⅛, 229 (4.59)

Surratt inició su carrera como quarterback (tiró para 1,342 yardas, corrió para 210 como freshman), así que tiene bastante espacio para crecer como defensivo. Consistentemente muestra esfuerzo máximo, fue capitán del equipo, y se anotó dos campañas de 90 tacleadas con 22.5 derribos para pérdida y 12.5 capturas a lo largo del último par de años.

92. James Hudson, T, Cincinnati, 6-4¾, 313 (5.34)

Hudson tiene un currículo corto con tres partidos jugados para Michigan en el 2018, uno en el 2019 después de que un waiver para ser elegible inmediatamente en Cincinnati fue negado tras su transferencia, y 10 partidos en la temporada pasada. Debe mejorar rápidamente porque sus movimientos muestran bastante potencial.

93. Kendrick Green, C/G, Illinois, 6-1⅞, 305 (4.89)

Arribó a Illinois como liniero defensivo antes de ser movido a la ofensiva durante su temporada de redshirt. Green inició partidos como guardia izquierdo y centro para el Illini. Posee raro atleticismo con versatilidad posicional y espacio para desarrollar alguna consistencia adicional en protección de pase.

94. Anthony Schwartz, WR, Auburn, 6-0, 186 (4.30)

Algunos visores lo tenían con un tiempo manual por debajo de los 4.3 segundos en su pro day, que no sorprende para un tipo que impuso la marca mundial juvenil en los 100 metros (10.15 segundos) en los Florida Relays 2017. La producción de Schwartz fue inconsistente en el limitado juego aéreo de Auburn, y no ha sido regular con sus manos por momentos. Pero, afecta a las defensivas y tiene bastante espacio para desarrollar.

95. Dylan Moses, LB, Alabama, 6-1¾, 235 (NCTV)

Moses sufrió una rotura de ligamento anterior cruzado en la campaña del 2019, y publicó en redes sociales en enero pasado que consideró dejar el fútbol americano durante el 2020 por dolor en la rodilla. La examinación médica determinará su colocación para varios equipos. Como jugador, posee vasto potencial, y en el 2020 se anotó 80 tacleadas con 6.5 derribos para pérdida.

96. Dyami Brown, WR, North Carolina, 6-0⅝, 189 (4.45)

Los pases dejados caer van a causar una jaqueca o dos, de inicio, pero atrapó los suficientes balones como para ser el primer jugador en la historia del programa con dos campañas de 1,000 yardas en recepciones. Brown sumó ocho touchdowns en su carrera de al menos 40 yardas. Anotó un touchdown cada 5.9 recepciones en su carrera, y promedió al menos 20 yardas por recepción en dos temporadas.

97. Divine Deablo, S, Virginia Tech, 6-3¼, 226 (4.45)

Algunos evaluadores dicen que Deablo es uno de los dos mejores safeties disponibles. Es suficientemente grande como para participar en la defensiva contra la carrera, pero suficientemente rápido para cubrir a alas cerradas. En resumen, es exactamente la clase de jugador que buscan ahora los coordinadores defensivos. Jugó en 51 partidos, tuvo tres campañas de al menos 50 tacleadas, y finalizó el 2020 con cuatro intercepciones.

98. Trey Smith, G, Tennessee, 6-5½, 321 (5.11)

Smith posee el alcance para limitar a defensivos --con una envergadura de 82 1/8-- el poder para mover personas en el juego terrestre, y el potencial de ser mucho mejor dentro de un año. Se perdió el juego de práctica de primavera en el 2018, y un partido después en la temporada del 2018, con coágulos en los pulmones, pero inició 22 encuentros a lo largo del último par de temporadas sin problemas.

play
0:52

Gregory Rousseau, un defensivo que aterroriza a los mariscales rivales

El producto de Miami combina brazos potentes y velocidad de pies para conseguir capturas en el emparrillado.

99. Kyle Trask, QB, Florida, 6-5¼, 236 (5.08)

Trask tiró para 4,283 de sus 7,386 yardas de por vida en la pasada temporada, e hiló nueve partidos consecutivos con al menos tres pases de touchdown en el 2020. Posee el brazo y la precisión, pero necesita limpiar algunos aspectos de su trabajo de pies y deberá demostrar que puede moverse en el bolsillo lo suficientemente bien para protegerse, para convertirse en opción a largo plazo.

100. Malcolm Koonce, DE/OLB, Buffalo, 6-2¼, 249 (NCTV)

A lo largo de los años, el N° 100 no siempre es el centésimo mejor jugador, sino alguien que yo creo tendrá éxito y merece mayor atención. Mis pasados jugadores N° 100 han incluido al receptor abierto Brandon Marshall, linebacker Shaquem Griffin, y el año pasado, fue el linebacker Davion Taylor (seleccionado N° 103 por los Philadelphia Eagles). Koonce se perdió el Senior Bowl y no corrió en su pro day debido a una lesión en el pie, lo que podría empujarlo hacia abajo en el reclutamiento. Sumó 14 capturas a lo largo de sus 19 partidos finales. Tiene largo alcance y pies rápidos (aunque no refinados, piensen en un Elvis Dumervil) y consistentemente fue un problema para bloqueadores.

Cerca, pero apenas fuera

Alim McNeill, DT, NC State; Tutu Atwell, WR, Louisville; Patrick Jones II, DE, Pitt; Tyler Shelvin, DT, LSU; Bobby Brown III, DT, Texas A&M; Trey Sermon, RB, Ohio State; Jaylon Moore, T, Western Michigan; Jordan Smith, OLB/DE, Alabama-Birmingham; Hamsah Nasirildeen, S, Florida State; Andre Cisco, S, Syracuse; Hunter Long, TE, Boston College; D'Wayne Eskridge, WR, Western Michigan; Dayo Odeyingbo, DE, Vanderbilt; Pete Werner, LB, Ohio State; Josh Palmer, WR, Tennessee; Ben Cleveland, G, Georgia; Jay Tufele, DT, USC; Kenneth Gainwell, RB, Memphis; Ar'Darius Washington, S, TCU.