<
>

¿Alguien bateará .400? Cómo se verían las estadísticas para una temporada de 82 juegos en MLB

play
Propuesta indecente, así calificaron los peloteros la oferta de la MLB (4:51)

Enrique Rojas y Marly Rivera analizan las negociaciones que se ha realizado las Grandes Ligas y la Asociación de Peloteros, quienes catalogan la propuesta de los dueños como indecente. (4:51)

Mientras las reuniones que se llevan a cabo esta semana contribuirán en gran medida a decidir si se juega una temporada de MLB en 2020, decidimos explorar cómo podría lucir el formato de 82 juegos propuesto, en el terreno y en una página de estadísticas. ¿Alguien realmente podría alcanzar .400? ¿Un lanzador desafiará la efectividad de 1.12 de Bob Gibson? ¿Cuántas bases robadas y carreras impulsadas liderarán las mayores?

Claro, los obstáculos logísticos se extienden hasta el horizonte antes de que el juego pueda reanudarse, y los problemas de salud pública y de los jugadores inundan cualquier tipo de preguntas en el campo sobre el posible regreso del béisbol para algún tipo de temporada 2020. Aún así, la semana pasada recibimos una idea de cómo podría funcionar una temporada post pandemia para Major League Baseball.

Desde el punto de vista puramente de béisbol, he aquí donde se reporta dónde están las cosas:

• Una temporada de 82 juegos, comenzando el 4 de julio;

• Todo el mundo usaría el bateador designado;

• Los rosters se expandirían a 30 jugadores, con una escuadra rotativa de 20 jugadores;

• Los calendarios de los equipos se construirían alrededor de los choques divisionales, junto con partidos interligas ante sus contrapartes geográficos en la liga contraria;

• Una postemporada expandida, con la posibilidad de tener 14 equipos.

La mayoría de los fanáticos del béisbol tomarán una temporada en cualquier formato en este momento, pero, sin embargo, esto es mucho para asimilar. De hecho, un calendario de 82 juegos, de los cuales 30 juegos probablemente serían interligas, y un formato de playoff que apenas elimina la mitad de los equipos, no es una buena forma de determinar un campeón. Sería la menor cantidad de juegos por equipo desde la década de 1880.

Sin embargo, pueden notar que 82 es mayor que cero, por lo que, si la clasificación final y el grupo de playoffs en 2020 adquieren un semblante muy parecido a la NBA, entonces que así sea. ¡Es hora de abrazar lo extraño! E hicimos exactamente eso al hacer que Bradford Doolittle investigara las temporadas de MLB pasadas, ejecutara proyecciones de 2020 y se uniera a David Schoenfield para desglosar el lado de las estadísticas individuales de una temporada acortada.

Ir a... :
¿Un bateador de .400? | Amenazas de Triple Corona
La contienda de jonrones | ¿Corona de RBI? | ¿Y qué de los robos?
¿Efectividad de 1.12 en 2020? | ¿Y qué de las victorias? | ¿El Rey de los Ponches?


El Problema de Ted Williams: ¿Podría alguien batear .400?

Líderes pronosticados para el 2020: 1. Charlie Blackmon, Rockies (.323); 2. Nolan Arenado, Rockies (.322); 3. Howie Kendrick, Nationals (.316); 4. (empate) Luis Arráez, Twins (.310); J.D. Martínez, Red Sox (.310); Daniel Murphy, Rockies (.310).

La historia: Nadie ha bateado .400 durante una temporada completa en el béisbol desde que Ted Williams bateó .406 en 1941. Nadie lo ha hecho en la Liga Nacional desde que Bill Terry bateó .401 en 1930. Sin embargo, ha habido algunos casos en los que un jugador ha disfrutado de una mini temporada a lo Ted superando los .400 en 82 juegos.

Bateadores de .400 en 82 juegos (Desde 1945)

.476 -- George Brett, 1980 (Juegos del equipo 45 al 126; jugó en 56 durante el periodo)

.427 -- Ichiro Suzuki, 2004 (76 al 157; jugó en 81)

.422 -- Ted Williams, 1957 (73 al 154; jugó en 67)

.418 -- Nomar Garciaparra, 2000 (5 al 86; jugó en 66)

.415 -- Wade Boggs, 1985 (69 al 150; jugó en 81)

.411 -- Tito Francona, 1959 (29 al 110; jugó en 68)

.411 -- Tony Gwynn, 1997 (9 al 90; jugó en 77)

.410 -- Tony Gwynn, 1994 (60 al 141; jugó en 57)

.410 -- Josh Hamilton, 2010 (51 al 132; jugó en 80)

.408 -- Larry Walker, 1997 (1 al 82; jugó en 79)

.407 -- Rod Carew, 1977 (9 al 90; jugó en 78)

.406 -- Rod Carew, 1983 (2 al 83; jugó en 63)

.404 -- John Olerud, 1993 (9 al 90; jugó en 81)

.404 -- Chone Figgins, 2007 (71 al 152; jugó en 65)

.402 -- Jeff Bagwell, 1994 (53 al 134; jugó en 58)

.402 -- Frank Thomas, 1997 (16 al 97; jugó en 69)

.402 -- Joey Votto, 2016 (80 al 161; jugó en 80)

.401 -- Roberto Clemente, 1969 (38 al 119; jugó en 79)

.401 -- Tony Gwynn, 1993 (59 al 140; jugó en 65)

.401 -- Todd Helton, 2000 (45 al 126; jugó en 82)

.400 -- Wade Boggs, 1983 (33 al 114; jugó en 79)

.400 -- Barry Bonds, 2002 (54 al 135; jugó en 68)

.400 -- Stan Musial, 1946 (39 al 120; jugó en 82)

.400 -- Ted Williams, 1948 (7 al 88; jugó en 67)

.400 -- Joe Mauer, 2006 (16 al 97; jugó en 73)

(Nota: Basados en un mínimo de 254 apariciones en el plato en 82 juegos del equipo jugados. Para evitar redundancias, solo se enumera el mejor tramo de 82 juegos en cada temporada de jugador).

Los mejores promedios de bateo en 82 juegos
(Últimos cinco años)

.402 -- Joey Votto, 2016 (Juegos del equipo 80 al 161; jugó en 80 durante el periodo)

.398 -- Jose Altuve, 2017 (39 al 120; jugó en 79)

.384 -- Jose Altuve, 2016 (36 to 117; jugó en 81)

.380 -- Ketel Marte, 2019 (67 al 148; jugó en 76)

.380 -- DJ LeMahieu, 2016 (72 al 153; jugó en 76)

Seamos sinceros, incluso si sucediera, nadie realmente va a comparar a un bateador de .400 de 82 juegos contra Williams o George Sisler o Rogers Hornsby o Ty Cobb. Por otro lado, tal búsqueda podría no solo agregar un poco de sabor a una temporada extraña, sino que también podría devolver algo de brillo a un punto de referencia sagrado que ha perdido mucho.

La mayoría de los fanáticos de cierta edad recordarán los atracones más recientes de .400 en la lista. Pero si no tienes la edad suficiente para recordar qué tan caliente era George Brett en 1980, y cuánto tiempo mantuvo dicha temperatura, esta lista te da una idea de cuán especial fue ese periodo. - Doolittle

Abrazando lo extraño: Jeff McNeil de los Mets bateó .388 en una temporada simulada.

Los promedios de bateo han estado bajando, no subiendo, en los últimos años, por lo que incluso en una temporada normal, las condiciones no son ideales para una corrida para llegar a los .400. Sin embargo, las posibilidades de que esto ocurra aumentan con una temporada más corta. Si sucede, es más probable que se trate de una búsqueda fortuita que lógica. Aun así, esperarías que provenga de un bateador equilibrado con buenas habilidades de contacto y un swing de conducción en línea. Como McNeil. Pero otros que podrían ajustarse a la descripción incluyen a Luis Arráez de Minnesota y posiblemente incluso el prospecto de los Medias Blancas Nick Madrigal. ¡No sería esa una forma de entrar en las Mayores! - Doolittle

El resultado final: Hay dos problemas en juego aquí. Primero, ¿alguien puede hacerlo? Y si hay una persecución por los .400, ¿nos importará? Después de todo, nadie se dio cuenta cuando Votto alcanzó los .402 en 80 juegos en 2016. Creo que a la gente sí le importará. Y creo que fácilmente se convertiría en la historia más importante de la temporada si alguien está bateando .404 con 21 juegos restantes. También creo que el debate que se desarrolla consumirá los deportes y las redes sociales: el flip del bate de José Bautista o el debate por el MVP entre Mike Trout/ Miguel Cabrera palidecerá en comparación.

Con los datos de Brad, sabemos que 25 jugadores han alcanzado .400 en un período de 82 juegos desde 1946, lo que sugeriría una probabilidad de uno en tres de que pueda suceder. Excepto que, como señala Brad, los promedios más bajos en el juego de hoy hacen que las probabilidades sean mucho, mucho más bajas. McNeil y Michael Brantley son candidatos interesantes porque no están tratando de conectar elevados con cada swing. Batear a la zurda ayuda y ambos tienen una alta tasa de contacto (Brantley fue el tercero mejor entre los bateadores calificados en 2019, McNeil el 14º mejor). ¿Qué tal Christian Yelich? Llegó a .400 en julio de 2018 y .370 el último mes de esa temporada, y ha ganado dos títulos consecutivos de bateo. Llegó a más de .350 en tres meses el año pasado. - Schoenfield


¿Qué hay de ganar la Triple Corona?

Jugadores que proyectan clasificarse entre los primeros 25 de la MLB en promedio de bateo, cuadrangulares y carreras impulsadas: Nolan Arenado (.322-20-61); J.D. Martínez (.310-21-63); Christian Yelich (.301-19-53); Mike Trout (.292-23-53)

La historia: En 2012, Miguel Cabrera de los Tigres rompió una sequía de ganadores de la Triple Corona de 45 años al ganar una en la Liga Americana. La vez anterior que ocurrió también fue por un jugador de la Liga Americana, Carl Yastrzemski de Boston en 1967. No ha habido un ganador de la Triple Corona en la Liga Nacional desde Joe Medwick en 1937.

Ganadores de la Triple Corona antes del receso del Juego de Estrellas
(Desde 1945)

Mickey Mantle, 1956 LA (.371 AVG, 29 HR, 71 RBIs)

Hank Aaron, 1957 LN (.347 AVG, 27 HR, 73 RBIs)

Ganadores de la Triple Corona después del receso del Juego de Estrellas

Ted Williams, 1947 LA (.370 AVG, 17 HR, 65 RBIs)

Frank Robinson, 1966 LA (.321, 28 HR, 66 RBIs)

Carl Yastrzemski, 1967 LA (.329, 25 HR, 65 RBIs)

Mike Schmidt, 1981 LA (.356, 17 HR, 50 RBIs)

Ken Caminiti, 1996 LN (.360, 28 HR, 81 RBIs)

Albert Belle, 1998 LA (.387, 31 HR, 86 RBIs)

Ryan Howard, 2006 LN (.355, 30 HR, 78 RBIs)

Christian Yelich, 2018 LN (.367, 25 HR, 67 RBIs)

Si bien el tiempo de procesamiento necesario para analizar más de siete décadas de tramos de 82 juegos nos impidió obtener una lista completa de Triple Coronados en 82 juegos, usando TruMedia, generamos estas listas de jugadores que lo han hecho en medias temporadas, antes y después del receso del Juego de Estrellas. Algunos de estos jugadores lograron realmente la hazaña durante una temporada completa. Algunos no lo hicieron. Sin embargo, presten especial atención al desempeño de Schmidt posterior a la huelga desde 1981. Es posible salir de un largo despido tan caliente como una pistola. Aunque hay que mirar de cerca los números de su carrera para darse cuenta, 1981 fue tan bueno como lo fue Schmidt, y eso es algo que dice. - Doolittle

Abrazando lo extraño: Cody Bellinger y Christian Yelich ganaron la Triple Corona en diferentes simulaciones.

Si queda alguna mejora en el juego de Bellinger, como tal vez reducir las abanicadas y falladas, entonces todo es posible. Especialmente cuando considera la posibilidad de apariciones en el plato con Mookie Betts en base. En cuanto a Yelich, estuvo cerca de terminar la sequía de la Triple Corona de la Liga Nacional en 2018 y después de ganar títulos de bateo consecutivos, está en la lista muy corta de jugadores que podrían lograr la hazaña. - Doolittle

El resultado final: Este obviamente se siente más probable que un bateador de .400, ya que Yelich le dio una buena corrida en 2018 y Cabrera realmente logró la hazaña. La proyección de .322 de Brad para Arenado se siente un poco alta para mí, ya que nunca ha llegado tan alto en una temporada, pero tiene tres títulos de jonrones y dos coronas de RBI y alcanzó un récord personal de .315 la temporada pasada. Ofreceré a Rafael Devers, quien promedió .311 con 32 jonrones y 115 carreras impulsadas en 2019. Pierde a Mookie Betts bateando frente a él, pero está en su temporada de 23 años y podría convertir algunos de esos 54 dobles en cuadrangulares. Y no podemos ignorar a Yordan Alvarez, quien bateó .313 con 27 jonrones y 78 carreras impulsadas en 87 juegos. Está en medio de una gran alineación con muchas oportunidades impulsadas e incluso bateó .307 contra zurdos. - Schoenfield


Entonces, ¿con cuántos jonrones se podría liderar la liga?

Líderes pronosticados para el 2020: 1. (empate) Joey Gallo, Rangers; Mike Trout, Angels (23); 3. Giancarlo Stanton, Yankees (22); 4. (empate) Pete Alonso, Mets; J.D. Martínez, Red Sox; Nelson Cruz, Twins; Cody Bellinger, Dodgers (21).

La historia: Hemos visto rachas de jonrones épicas y sostenidas con más frecuencia durante el último cuarto de siglo más o menos. Si bien nadie va a desafiar el récord de jonrones de una temporada de Barry Bonds, ¿es al menos posible que podamos terminar con una tabla de clasificación de jonrones que no se vería fuera de lugar en, por ejemplo, 1985?

Mejores totales de jonrones en 82 juegos
(Desde 1945)

42 -- Sammy Sosa, 1998 (Juegos del equipo 50 al 131; jugó en 78 durante ese periodo)

41 -- Mark McGwire, 1999 (79 al 160; jugó en 77)

40 -- Roger Maris, 1961 (38 al 119; jugó en 81)

39 -- Barry Bonds, 2001 (1 al 82; jugó en 75)

38 -- Mark McGwire, 1996 (23 al 104; jugó en 77)

38 -- Albert Belle, 1995 (64 al 145; jugó en 80)

38 -- Giancarlo Stanton, 2017 (61 al 142; jugó en 81)

38 -- Sammy Sosa, 2001 (50 al 131; jugó en 82)

38 -- Sammy Sosa, 1999 (56 al 137; jugó en 82)

37 -- Reggie Jackson, 1969 (15 al 96; jugó en 82)

37 -- Mark McGwire, 1998 (1 al 82; jugó en 76)

37 -- Jim Thome, 2001 (41 al 122; jugó en 78)

Mejores totales de jonrones en 82 juegos
(Pasados cinco años)

38 -- Giancarlo Stanton, 2017 (Juegos del equipo 61 al 142; jugó en 81 durante ese periodo)

34 -- Brian Dozier, 2016 (74 al 155; jugó en 82)

33 -- Eugenio Suárez, 2019 (81 al 162; jugó en 79)

32 -- Carlos González, 2015 (53 al 134; jugó en 78)

32 -- J.D. Martínez, 2017 (79 al 160; jugó en 73)

32 -- Mike Trout, 2019 (45 al 126; jugó en 77)

31 -- Matt Carpenter, 2018 (45 al 126; jugó en 81)

¿Usarán pelotas de béisbol del año pasado? ¿Los lanzadores estarán por delante de los bateadores, o viceversa, o ninguno de los dos? Las tasas de jonrones han llegado al punto de que esperar un bateador de 40 jonrones en lo que equivale a media temporada es más que una ilusión. Si las condiciones mencionadas anteriormente son correctas, nuestra tabla de clasificación 2020 podría no verse tan inusual. - Doolittle

Abrazando lo extraño: En una proyección impulsada por la ofensiva, la temporada de Triple Corona de Cody Bellinger contó con 36 jonrones, que resultaron ser solo uno más que los logrados por Juan Soto. Pero la calificación más alta pertenece a Jorge Soler, de los Reales, quien machacó 39 cuadrangulares en una de las simulaciones.

Las simulaciones capturan bastante bien el estado del juego. Cuando se espera que cada jugador regular en el béisbol profundice de manera regular, parece muy probable que tengamos un bateador de 30 jonrones esta temporada. Simplemente no sabemos necesariamente quién será. Los pronósticos, que expresan una temporada proyectada promedio, pueden identificar a los candidatos más probables. Pero estas simulaciones capturan la incertidumbre y la promesa. La lista de bateadores que tuvieron al menos una temporada de 39 jonrones en simulación: Jorge Soler, Cody Bellinger, Paul Goldschmidt, Juan Soto, Mike Trout, JD Martínez, Franmil Reyes, Pete Alonso, Yordan Álvarez, Freddie Freeman, Mike Moustakas, Will Smith, Nelson Cruz, Francisco Lindor, Gleyber Torres, Christian Yelich, Danny Santana, Max Muncy, Hunter Renfroe , Lourdes Gurriel Jr. y Keston Hiura. - Doolittle

El resultado final: Regreso a Alvarez, quien aterrorizó a los lanzadores en su temporada parcial el año pasado. Sé que mucha gente espera un retroceso de Alonso y, aunque 53 durante una temporada completa sería como pedir demasiado, me gusta la proyección de Brad de 21 para él (o un hombre de 40 jonrones durante una temporada completa). Eloy Jiménez no apareció en la lista de Brad mencionada arriba, pero tengo curiosidad por ver lo que puede hacer como jugador de segundo año. Llegó a 31 en 122 juegos el año pasado, incluidos 25 en sus últimos 84 juegos. Si puede mejorar el enfoque, tengan cuidado. - Schoenfield


¿Estamos condenados a ver un campeón de remolcadas de doble dígito?

Líderes pronosticados para el 2020: 1. J.D. Martínez, Red Sox (63); 2. Anthony Rendon, Angels (62); 3. Nolan Arenado, Rockies (61); 4. Marcell Ozuna, Braves (61); 5. Nelson Cruz, Twins (60).

La historia: Hi Myers de los Brooklyn Robins, lideró la Liga Nacional con 73 carreras impulsadas en 1919, el total más bajo para un líder de la liga durante la era moderna. Dado el calendario de 82 juegos, ese récord parecería estar en peligro.

Más remolcadas en un periodo de 82 juegos
(Desde 1945)

100 -- Vern Stephens, 1949 (Juegos del equipo 40 al 121; jugó en 82 durante el periodo)

99 -- Walt Dropo, 1950 (20 al 101; jugó en 82)

96 -- Juan Gonzalez, 1998 (1 al 82; jugó en 82)

96 -- Gil Hodges, 1953 (36 al 117; jugó en 81)

96 -- Juan Gonzalez, 1996 (61 al 142; jugó en 79)

96 -- Ken Caminiti, 1996 (77 al 158; jugó en 82)

95 -- Sammy Sosa, 1998 (38 al 119; jugó en 78)

95 -- Ted Williams, 1949 (9 al 90; jugó en 82)

Más remolcadas en un periodo de 82 juegos

(Pasados cinco años)

82 -- Freddie Freeman, 2019 (Juegos del equipo 57 al 138; jugó en 82 durante el periodo)

82 -- Giancarlo Stanton, 2017 (81 al 162; jugó en 80)

81 -- Nolan Arenado, 2017 (63 al 144; jugó en 80)

80 -- Anthony Rendon, 2019 (53 al 134; jugó en 82)

80 -- Josh Bell, 2019 (6 al 87; jugó en 81)

Sí, la lista de todos los tiempos es increíble. Durante un período de 82 juegos durante la notable temporada de 1949 de la Liga Americana, Vern Stephens de Boston remolcó 100 carreras. Luego, al año siguiente, Walt Dropo de Boston se quedó corto por muy poco de duplicar la hazaña. Ah, y Ted Williams contribuyó con 95 carreras impulsadas en un período de 82 juegos en 1949. Solo investigamos hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, pero vale la pena señalar que cuando Hack Wilson estableció la marca de carreras impulsadas de 191 en 1930, terminó la temporada al impulsar 101 en los últimos 82 juegos de los Cachorros. Tuvo una racha de 104 carreras impulsadas en 82 juegos. No estoy seguro de que eso diga mucho sobre lo que sucederá en 2020, pero hay una cosa que puedes decir: no es imposible que un jugador remolque 100 carreras en 82 juegos. - Doolittle

Abrazando lo extraño: Paul Goldschmidt y Nelson Cruz tuvieron una temporada de 90 impulsadas en simulaciones.

El resultado final: Bueno, supongo que estoy totalmente interesado en Yordan Alvarez para el 2020... y más allá. Con George Springer , José Altuve y Alex Bregman bateando delante de él, es probable que nadie tenga más oportunidades de carreras impulsadas (aunque esos tres impulsan anotaciones por si mismos). Yo me iría con Rendón como mi elección número 2. Es probable que llegue tercero detrás de David Fletcher y Mike Trout, dos jugadores que se embasan con frecuencia, y como vimos la temporada pasada y durante los playoffs, le encanta batear con corredores en base, uno de esos muchachos dispuestos a acortar un poco su swing e ir por la impulsada en lugar de siempre abanicar para llevar la bola sobre la cerca. - Schoenfield


Con el declive en las bases robadas, ¿cuántas se necesitarán para liderar la liga?

Líderes pronosticados para el 2020: 1. Adalberto Mondesí, Royals (22); 2. Trea Turner, Nationals (18); 3. Mallex Smith, Mariners (17); 4. Jonathan Villar, Marlins (16); 5. (empate) Dee Gordon, Mariners; Ronald Acuña Jr., Braves; Starling Marte, Diamondbacks (14)

La historia: Ronald Acuña Jr de los Bravos. lideró la Liga Nacional con 37 robos en 2019, la menor cantidad de un líder de la liga desde que Luis Aparicio de los Medias Blancas lideró a la Liga Americana con 31 en 1962. Sin embargo, eso no está cerca de la marca de menor cantidad de robos en la era moderna: en 1950, el Dom de Boston DiMaggio lideró a la Liga Americana con solo 15 estafas.

Más bases robadas en un periodo de 82 juegos
(Desde 1945)

79 -- Rickey Henderson, 1982 (Juegos del equipo 2 al 83; jugó en 82 durante ese periodo)

76 -- Rickey Henderson, 1983 (65 al 146; jugó en 72)

73 -- Vince Coleman, 1986 (28 al 109; jugó en 79)

69 -- Lou Brock, 1974 (74 al 155; jugó en 81)

67 -- Tim Raines, 1981 (1 al 82; jugó en 78)

66 -- Rickey Henderson, 1980 (80 al 161; jugó en 82)

65 -- Vince Coleman, 1985 (8 al 89; jugó en 78)

Más bases robadas en un periodo de 82 juegos

(Pasados cinco años)

48 -- Billy Hamilton, 2016 (53 al 134; jugó en 73)

42 -- Billy Hamilton, 2015 (1 al 82; jugó en 74)

37 -- Jonathan Villar, 2016 (29 al 110; jugó en 80)

36 -- Billy Hamilton, 2017 (17 al 98; jugó en 75)

35 -- Trea Turner, 2017 (1 al 82; jugó en 68)

El juego ha cambiado desde los días de Rickey y Raines. Billy Hamilton (el del siglo XXI) podría haber sido un ladrón de bases como los de antaño, pero simplemente no está en las bases lo suficiente. El líder de las Grandes Ligas el año pasado fue Mallex Smith de Seattle, con 46. As Como pueden ver, ha habido muchos, muchos casos en los que un jugador ha excedido el total de la temporada completa en 82 juegos. De hecho, Hamilton lo hizo hace solo unos años. Sin embargo, no parece que el juego esté en un lugar donde eso pueda suceder en 2020. - Doolittle

Abrazando lo extraño: Adalberto Mondesí robó 33 bases en una simulación, cuatro más que cualquier otro jugador en cualquier otra temporada simulada.

De hecho, a pesar de todo lo aleatorio de una temporada corta que se desarrolla repetidamente en la realidad simulada, Mondesi tendió a liderar las mayores en robos en la mayoría de las temporadas. Entonces, ¿eso lo hace una cosa segura? Lo dejamos para que usted decida. La verdadera razón de ser es que el movimiento del béisbol progresa hacia el juego más estático hasta el punto en que el mínimo de 15 robos de DiMaggio realmente podría entrar en juego. - Doolittle

El resultado final: Ugh. La base robada está muerta. Larga vida a la base robada. Lo único que limita a Mondesi: ese .291 de porcentaje de embasamiento, gracias a una abismal tasa de ponches a boletos de 132/19. Podría ser un gran ladrón de bases, pero simplemente no se embasa lo suficiente como para aprovechar su velocidad. Probablemente sigue siendo el favorito para liderar en robos, aunque me pregunto si Turner correrá un poco más este año, ya que los Nacionales buscan anotar carreras de diferentes maneras sin Rendón. Tendré curiosidad por ver si Acuña sigue siendo agresivo en las bases. Sin el objetivo de una temporada 40/40 para empujarse, podría correr menos. - Schoenfield


La efectividad de 1.12 es un número sagrado en el béisbol. ¿Podrá alguien vencerlo?

Líderes pronosticados para el 2020: 1. Jacob deGrom, Mets (2.96); 2. (empate) Gerrit Cole, Yankees; Max Scherzer, Nationals (3.23); 4. Justin Verlander, Astros (3.33); 5. Blake Snell, Rays (3.45)

La historia: Incluso en esta era de poder mejorado, los ases del béisbol han logrado conseguir porcentajes de carreras limpias por debajo de 2.00 de vez en cuando. Jacob deGrom (1.70) de los Mets y Blake Snell de los Rays (1.89) lo hicieron hace solo dos años. Aun así, desde que terminó la era de la bola muerta, nadie se ha acercado a la mística cifra de 1.12 que Bob Gibson presentó en 1968.

Mejor efectividad en 82 juegos
(Desde 1945; mínimo de 82 entradas trabajadas)

0.53 -- Bob Gibson, 1968 (Juegos del equipo 48 to 129; 137 entradas trabajadas en ese periodo)

0.86 -- Kris Medlen, 2012 (69 al 150; 93 EL)

0.87 -- Al Benton, 1945 (2 al 83; 93 EL)

0.88 -- Jake Arrieta, 2015 (79 al 160; 123 EL)

1.01 -- Luis Tiant, 1968 (3 al 84; 143 EL)

1.05 -- Dick Radatz, 1963 (10 al 91; 85 EL)

1.08 -- Chris Young, 2007 (23 al 104; 91 EL)

1.09 -- Roger Clemens, 1990 (78 al 159; 98 EL)

1.10 -- Harry Brecheen, 1945 (66 al 147; 98 EL)

1.12 -- Josh Johnson, 2010 (16 al 97; 112 EL)

1.12 -- Clayton Kershaw, 2014 (65 al 146; 129 EL)

Mejor efectividad reciente en 82 juegos
(Últimos cinco años, mínimo de 82 EL)

0.88 -- Jake Arrieta, 2015 (Juegos del equipo 79 al 160; 123 EL durante ese periodo)

1.16 -- Hyun-Jin Ryu, 2019 (29 al 110; 108 EL)

1.21 -- Zack Greinke, 2015 (12 al 93; 111 EL)

1.22 -- Jack Flaherty, 2019 (81 al 162; 111 EL)

1.22 -- Clayton Kershaw, 2015 (81 al 162; 125 EL)

1.25 -- Kyle Hendricks, 2016 (78 al 159; 93 EL)

1.35 -- Jacob deGrom, 2018 (16 al 97; 106 EL)

1.43 -- Michael Fulmer, 2016 (38 al 119; 100 EL)

1.43 -- Jacob deGrom, 2015 (38 al 119; 106 EL)

La temporada de Gibson de 1968 debería haber sido narrada por Homero, no por Harry Caray. Realmente es material de mitología. Durante el apogeo, el tramo mencionado anteriormente, cedió apenas ocho carreras limpias en 15 aperturas, ganando 14 de ellas. El otro juego fue uno que terminó sin decisión en la que se fue a 11 entradas en una eventual derrota ante los Cachorros. ¿Recuerdas hace unos años cuando Jake Arrieta volvió el reloj de lanzamiento al 1908? Y comoquiera no se acercó a lo que Gibson hizo. Es muy probable que nadie lo haga este año tampoco. - Doolittle

Abrazando lo extraño: Julio Urías, el abridor número 4 de los Dodgers, registró una efectividad de 1.27 en 18 salidas en una simulación.

Esto no está destinado en absoluto a dejar fuera a Hyun-Jin Ryu, pero si pudo lograr 1.16 durante una media temporada el año pasado, entonces Urías es capaz de hacer lo mismo en una temporada más corta este año. Los Dodgers tienen una orgullosa historia de lanzadores que se han calentado históricamente durante meses a la vez. Solo para recordar algunos lanzadores de los Dodgers que han hecho exactamente eso: Sandy Koufax, Don Drysdale, Orel Hershiser, Clayton Kershaw y Ryu. Es una tradición de los Dodgers. - Doolittle

El resultado final: Esto sería divertido y yo diría que una efectividad de 1.11 es más probable que un bateador de .400, no es muy probable, pero hemos visto algunos tramos dominantes extendidos desde varios lanzadores en las últimas temporadas. DeGrom sería mi elección como el mejor candidato, aunque los Mets no se proyectan como un buen equipo defensivo, lo que perjudicaría sus posibilidades. Gerrit Cole probablemente permite demasiados jonrones (29 el año pasado) para desafiar esta marca. Dicho de esta manera: en más de 100 entradas, un lanzador puede permitir solo 12 carreras limpias para lograr una efectividad de 1.08. Entonces tiene que ser un tipo que mantenga la pelota en el parque. (Charlie Morton tuvo la tasa más baja de jonrones entre los abridores en 2019.) - Schoenfield


¿Cuántas victorias se necesitarán para liderar la liga?

Líderes pronosticados para el 2020: 1. (empate) Justin Verlander, Astros; Gerrit Cole, Yankees; Lance McCullers Jr., Astros (8); varios lanzadores con 7 (Nota: Doolittle no aparece con proyección de victorias en su sistema; los pronósticos usados aquí están basados en las proyecciones de Steamer para FanGraphs.)

La historia: Según el fantasma del viejo Hoss Radbourn , quien abrió 73 de 112 juegos, y ganó 60, en 1884, nada menos que un ganador de 30 juegos sería una desgracia. Sin embargo, en el planeta Tierra, hubo cinco abridores que empataron en el liderato de la liga con 14 victorias, record para esa temporada de 1981 recortada por la huelga. Ese record puede estar en problemas.

Más victorias en un periodo de 82 juegos
(Desde 1945)

18 -- Denny McLain, 1968 (Juegos del equipo 10 al 91; 176 entradas lanzadas)

17 -- Vida Blue, 1971 (1 al 82; 173 EL)

17 -- Hal Newhouser, 1946 (1 al 82; 163 EL)

17 -- Bobby Shantz, 1952 (10 al 91; 170 EL)

17 -- Dave Ferriss, 1945 (10 al 91; 184 EL)

17 -- Bob Feller, 1946 (10 al 91; 185 EL)

17 -- Steve Carlton, 1972 (58 al 139; 185 EL)

17 -- Don Newcombe, 1956 (67 al 148; 154 EL)

17 -- Frank Lary, 1956 (73 al 154; 176 EL)

17 -- Robin Roberts, 1952 (73 al 154; 179 EL)

17 -- Jack Sanford, 1962 (79 al 160; 150 EL)

Más victorias en un periodo de 82 juegos
(Últimos cinco años)

14 -- Chris Sale, 2016 (1 al 82; 120 entradas lanzadas)

14 -- Jake Arrieta, 2015 (74 al 155; 125 EL)

14 -- Rick Porcello, 2016 (74 al 155; 123 EL)

13 -- Luis Severino, 2018 (1 al 82; 118 EL)

13 -- Clayton Kershaw, 2017 (10 al 91; 119 EL)

13 -- Chris Tillman, 2016 (13 al 94; 115 EL)

13 -- Hisashi Iwakuma, 2016 (35 al 116; 107 EL)

13 -- Gerrit Cole, 2015 (5 al 86; 112 EL)

13 -- Zack Greinke, 2015 (65 al 146; 120 EL)

McLain en realidad tuvo un par de periodos diferentes con 18 victorias en 82 juegos de Detroit en 1968, la temporada en que ganó 31 juegos para convertirse posiblemente en el último lanzador en alcanzar esa marca. - Doolittle

Abrazando lo extraño: ¿Esa temporada simulada mencionada arriba donde Urías logró 1.27 de ERA en 18 salidas? Ganó 17 de esas aperturas.

Lamentablemente, parece probable que tengamos suerte de obtener incluso un ganador de doble dígitos. Por un lado, no sabemos cuánto tiempo les tomará a los equipos establecerse en una rotación regular después del largo descanso y una aceleración rápida al juego real. Incluso si un equipo va con una rotación de cinco hombres y se salta el quinto lanzador de vez en cuando, las 18 aperturas que Urías podría lograr representarían la mayor marca. Obviamente para igualar a McLain, incluso si tuvieras tantas aperturas, tendrías que ganarlas todas. Esa no es una gran posibilidad en el juego de hoy, en el que te enfrentas dos veces a una alineación. Pero Urías casi lo hizo en un universo alternativo, por lo que no se puede decir que sea imposible. Mucho más realista, probablemente vamos a ver un mínimo histórico para un líder de victorias. - Doolittle

El resultado final: Bueno, he tenido a Urías en mi equipo de simulación durante años, esperando su gran temporada. ¡Quizás finalmente sea esta! En realidad, podría elegir un compañero suyo para liderar la MLB en victorias: Walker Buehler. Buen lanzador joven que solo necesita un poco más de consistencia, pero con una gran alineación y defensa detrás de él. Supongo que los Dodgers son tan buenos que tal vez no necesiten presionar demasiado a sus abridores. Cole es la otra opción obvia, yendo a un poderoso equipo de los Yankees justo después de su dominante temporada 2019. (Recuerde, está en una racha de 16 victorias consecutivas en temporada regular). - Schoenfield


¿Y qué tal el liderato de ponches?

Líderes pronosticados: 1. Gerrit Cole, Yankees (141); 2. Max Scherzer, Nationals (133); 3. Jacob deGrom, Mets (125); 4. Justin Verlander, Astros (122); 5. Trevor Bauer, Reds (121).

La historia: Las tasas de ponches están en máximos históricos y siguen aumentando con cada temporada que pasa. La menor cantidad de ponches por parte de un líder de la liga durante la era moderna fue el empate en la temporada de la Liga Americana de 1942 entre Tex Hughson de Boston y Bobo Newsom, entonces con los Senadores. Ambos lanzadores poncharon solo 113 esa temporada. Parece un registro que debería soportar una campaña de 82 juegos.

Más ponches durante un período de 82 juegos
(Desde 1945)

228 -- Nolan Ryan, 1977 (Juegos del equipo 6 al 87; 181 entradas trabajadas durante ese periodo)

213 -- Sandy Koufax, 1965 (80 al 161; 189 EL)

207 -- Nolan Ryan, 1972 (74 al 155; 168 EL)

206 -- Randy Johnson, 1999 (60 al 141; 148 EL)

204 -- Nolan Ryan, 1974 (79 al 160; 178 EL)

203 -- Randy Johnson, 2001 (56 al 137; 128 EL)

200 -- Nolan Ryan, 1973 (68 al 149; 166 EL)

Más ponches durante un periodo de 82 juegos
(Pasados cinco años)

178 -- Chris Sale, 2015, (Juegos del equipo 39 al 120; 121 EL durante ese periodo)

176 -- Corey Kluber, 2017 (59 al 140; tiró 126)

176 -- Max Scherzer, 2017 (9 al 90; tiró 127)

175 -- Gerrit Cole, 2019 (81 al 162; tiró 109)

174 -- Chris Sale, 2017 (10 al 91; tiró 120)

168 -- Chris Sale, 2019 (21 al 102; tiró 105)

166 -- Chris Sale, 2018 (20 al 101; tiró 113)

165 -- Max Scherzer, 2018 (1 al 82; tiró 114)

165 -- Trevor Bauer, 2018 (20 al 101; tiró 120)

165 -- Justin Verlander, 2019 (67 al 148; tiró 112)

Recuerden, estamos hablando de aproximadamente media temporada aquí. Piensen en eso, luego miren lo que hizo Ryan en 1977. Durante ese período, Ryan abrió 22 juegos, con 12-8 con efectividad de 2.77. Lanzó 11 de esos juegos con tres días de descanso, completando siete de ellos y trabajando 10 entradas en otro. Tuvo una racha de 90 ponches en siete juegos, alcanzando dos dígitos en abanicados en cada uno de ellos, coronados por una obra maestra de 19 ponches. Realmente era único en su clase. - Doolittle

Abrazando lo extraño: Nada demasiado extraño surgió aquí; Los 183 ponches de Max Scherzer en una serie de simulaciones fue la marca más alta.

Si bien las simulaciones no sabían acerca de la falta de tiempo de preparación para los lanzadores en las Grandes Ligas, y la falta de una oportunidad para aumentar su conteo de lanzamientos, los mánagers de las Grandes Ligas estarán muy conscientes. También estarán equipados con enormes equipos de bullpen. Entonces, si el ritmo colectivo de los bateadores está apagado, podríamos ver algunos enormes totales de ponches, para los bateadores y los equipos en general. Parece poco probable que un lanzador obtenga suficientes entradas para acercarse a la realidad alternativa que Max Scherzer hizo aquí. - Doolittle

El resultado final: Cole es el claro favorito aquí. Tienes que preocuparte un poco por la salud de Scherzer dada la forma en que terminó su temporada en la Serie Mundial, aunque el tiempo extra podría ayudar. Y no se duerman con Tyler Glasnow, que promedió 11.3 K por nueve entradas el año pasado en 12 aperturas y estuvo saludable en el entrenamiento de primavera y trabajando en una nueva recta de dedos separados y cambio. - Schoenfield