<
>

¿El boxeador 'más evitado'? David Benavidez solo quiere una pelea grande: 'soy el candidato más fuerte para pelear contra Canelo'

La etiqueta de boxeador más evitado no es solo una insignia de honor, también es una prueba insondable de paciencia para la persona que la lleva.

Ese estatus se gana, si realmente puedes ganar algo que no quieres, en virtud de algunos atributos diferentes. El peleador debe ser inmensamente talentoso y, por lo general, posee un rasgo estilístico que lo hace increíblemente difícil de defender.

El ex campeón Paul Williams era un peso welter de 6 pies 2 pulgadas que personificaba el término. Solía lanzar 1,000 golpes por pelea y los disparaba desde ángulos incómodos, un puñado para cualquier oponente.

Pero la etiqueta no se gana simplemente por los rasgos físicos. El ingrediente final está relacionado con el balance entre riesgo y recompensa para un campeón o boxeador de alto perfil. Y ese es el desafío que enfrenta David Benavidez después de ser despojado dos veces de su título de peso supermediano.

Si Benavidez hubiera conservado ese cinturón, se habría interpuesto en el camino del astro mexicano Canelo Álvarez para convertirse en el campeón indiscutido de peso supermediano y seguramente habría peleado con la estrella más grande del boxeo.

En cambio, una semana después de que Álvarez logró esa hazaña tras noquear a Caleb Plant, Benavidez (24-0, 21 KOs) se conformará con un enfrentamiento contra el reemplazo tardío Kyrone Davis el sábado en la ciudad natal del ex campeón en Phoenix, Arizona (Showtime, 9 pm ET).

"La gente no está ansiosa por pelear conmigo, obviamente, porque no tengo un cinturón", le dijo Benavidez, de 24 años, a ESPN. "La gente solo quiere arriesgarse si hay un cinturón involucrado. Pero un tipo súper fuerte, con muchos nocauts, joven peleador peligroso … sienten que no hay razón para pelear conmigo.

"Estoy dispuesto a pelear con cualquiera", agrega. "La gente ya no piensa así, especialmente ahora que Canelo está en el panorama. La gente solo está tratando de asegurar la pelea con Canelo y tratando de asegurar un cheque".

Los fanáticos del boxeo desearon una pelea entre Benavidez y Caleb Plant - dos hombres con un historial de mala sangre - durante mucho tiempo, pero nunca se materializó. En cambio, Plant se dio un festín con oposición de bajo nivel en defensas del título y obtuvo un día de pago de $10 millones con Álvarez el fin de semana pasado.

Benavidez estaba originalmente programado para enfrentarse al hombre al que Plant venció por el título, José Uzcategui. La pelea estaba programada para el 28 de agosto, pero se pospuso después de que Benavidez contrajo COVID. Un tipo diferente de prueba positiva arruinó el enfrentamiento por completo. Uzcátegui arrojó positivo a la sustancia prohibida rEPO y fue removido de la pelea.

Si bien no habría sido uno de los combates más grandes o de las pruebas más difíciles en su carrera, Benavidez lo veía como una oportunidad para hacer una declaración.

"Quería ser el primero en noquearlo", dice Benavidez, un mexicano-estadounidense que pelea de Seattle. "Definitivamente ha sido difícil, y justo cuando tengo estas peleas, como Uzcategui, lo cogen por esteroides. En todo caso, me hace sentir mejor que esté dispuesto a perder un buen cheque de pago; debe significar que realmente me tenía miedo.

"Ha sido muy, muy difícil para mí, pero seguiremos hacia al frente. Voy a estar aquí por mucho tiempo. Voy a seguir llamando y pidiendo esas peleas grandes que los fanáticos quieren ver y se darán cuando se tienen que dar".

Siempre que supere a Davis con pocos problemas, como se espera, el próximo paso para Benavidez es difícil de descifrar. ¿Plant quisiera entrar de nuevo al ring después de su derrota ante Canelo? ¿Podría alguien subir de 160 para una pelea tentadora?

Otro enfrentamiento que los fanáticos anhelan es Benavidez contra Jermall Charlo. El campeón de peso mediano ha expresado repetidamente su deseo de subir a las 168 libras para una pelea con Álvarez, pero no parecía muy interesado en un enfrentamiento con el peleador más evitado del boxeo.

"Típico de los Charlo, comienzan a gritar y hacer un gran espectáculo y [Jermall] dijo que me noquearía, me rompería el cuello. Pensé que la pelea iba a suceder de seguro", dijo Benavidez.

"Dice un montón de tonterías, que tengo que tener 25 años para pelear con él. Tengo que vacunarme [contra COVID]. Creo que solo hace cosas para llamar la atención. No creo que quiera la pelea. Estaba actuando como un niño. Voy a seguir tratando de meterme bajo su piel ... definitivamente sería una pelea que me gustaría tener".

Una pelea con Charlo es la segunda oportunidad más grande para Benavidez. La número uno, por supuesto, es contra Canelo.

Todo lo que Benavidez tenía que hacer era seguir siendo campeón y la pelea era suya. Él lo reconoce. Benavidez es el peso supermediano número 2 de ESPN, todavía está invicto y si no fuera por problemas fuera del ring, Benavidez ya no sería evitado.

Tres meses antes de cumplir 21 años, Benavidez se convirtió en el campeón más joven en la historia del peso supermediano con una victoria en 2017 sobre Ronald Gavril. Fue derribado en el último round de esa pelea, pero no dejó dudas en la revancha inmediata.

Antes de que pudiera hacer una segunda defensa de su título, Benavidez fue suspendido cuatro meses y despojado de su cinturón luego de dar positivo por cocaína en 2018. Si bien admite que cometió un error, Benavidez también señala a respuestas inconsistentes por parte del CMB.

"Ni siquiera tenía una pelea en turno. Con Óscar Valdez, falló unas pruebas por algo sucio dos semanas antes [de su pelea]", observó Benavidez, refiriéndose a la prueba positiva de Valdez por fentermina antes de su pelea de septiembre con Robson Conceicao. "A él no lo multaron ni lo despojaron.

"Si estas reglas están en su lugar, pero [el CMB tiene] favoritos, no deberías tener reglas para empezar. Si tienes reglas, debes hacer que todos las sigan. Enfrenté el castigo, pero honestamente, fue lo mejor que sucedió. Eso no es aceptable de todos modos. Recibí el castigo como un hombre y eso es todo para mí".

Benavidez recuperó el título con un KO de Anthony Dirrell en el noveno asalto de su pelea en 2019, pero falló el peso antes de su defensa contra Roamer Alexis Angulo. Lo despojaron nuevamente y lo dejaron sin mucha influencia cuando se trata de peleas grandes.

Álvarez tiene los cuatro títulos en 168 libras ahora, y Benavidez está en la lista corta de oponentes viables cuando Álvarez regrese a pelear durante el fin de semana de Cinco de Mayo. Entonces, ¿qué pasaría si logra que lo llamen a ser escogido?

"Siento que tengo la mejor oportunidad [para vencer a Álvarez] porque tengo el mayor poder en la división fuera de Canelo", dijo Benavidez. "Tengo brazos más largos, igual velocidad, probablemente incluso más rápido, y poder también. Estoy hambriento por esa oportunidad".

Quizás sobre todo, Benavidez aplica una presión implacable y su volumen puede ser abrumador. Al igual que otro boxeador que a menudo fue evitado: Antonio Margarito. Pero hay otra arma clave que posee Benavidez, y ese es el golpe más importante en el boxeo.

"Hemos estado trabajando mucho en el jab, algo de lo que Canelo no puede escapar", dijo el padre y entrenador de Benavidez, José Benavidez Sr.

"Vamos hacia adelante, no vamos a dar un paso atrás, no vamos a tratar de boxearlo. Eso es lo que lo separa [de los demás]. Todos quieren moverse y boxear [a Canelo]".

Mientras tanto, Benavidez solo puede pelear con quien esté dispuesto a subir al ring. Esta vez, es Davis, un boxeador de 27 años que tuvo muchas dificultades con el journeyman Martez McGregor en septiembre, pero empató con Dirrell en febrero.

Una victoria sobre Davis no dejará a Benavidez más cerca de Álvarez (o Charlo), pero ¿qué otra opción tiene Benavidez?

"Si tengo que ganarme la oportunidad de pelear con Canelo, y tengo que pelear con los tres mejores [contendientes], estoy dispuesto a hacerlo", dijo. "Es mi trabajo como peleador y pelearé con quien sea, siempre y cuando me paguen. Solo quiero pelear tanto como sea posible.

"Siento que he pagado mis deudas. Siento que soy el candidato más fuerte para pelear contra Canelo y estoy listo para la oportunidad. Mi trabajo es simplemente seguir golpeando y castigando a estos tipos y cuando llegue la oportunidad, llegará".