<
>

Michael Masi, el nuevo villano de la Formula 1

play
Sin correr, Max Verstappen ganó el GP de Bélgica en Spa-Francorchamps (5:09)

La lluvia obligó a postergar la actividad por tres horas. Finalmente, la Fórmula 1 giró tres vueltas detrás del auto de seguridad y se repartieron la mitad de los puntos. George Russell y Lewis Hamilton (líder del Mundial) completaron el podio. (5:09)

Las críticas hacia Masi no son por no haber largado la carrera en esas condiciones, sino por una serie de dudas e indecisiones durante más de tres horas

La polémica que ha robado los reflectores en el ámbito de la Formula 1 fue la decisión de Michael Masi, director de carrera, ahora convertido en una suerte de “villano favorito” de millones de aficionados en todo el mundo.

La cantidad de lluvia que se abatió en la región de las Ardenas, provocó que el clima fuese el gran protagonista en los tres días de actividad en el circuito de Spa Francorchamps, situación que de acuerdo a las previsiones meteorológicas se veía venir. No fue una sorpresa. Tanto es así, que Pirelli, el proveedor de neumáticos de la Formula 1, llevó para este fin de semana una cantidad ilimitada de neumáticos tanto para lluvia intensa como para lluvia moderada.

Pero antes de seguir con el tema de Masi, habría que recordar que desde hace años inició en la F1, una revolución en función de la seguridad.

Los autos año con año se han vuelto más seguros. El implemento del halo desde hace campañas se convirtió en un elemento obligatorio e imprescindible a pesar de que a muchos no les gustaba.

Sin ir muy lejos el halo le salvo la vida a Roman Grosjean en aquel terrible accidente en el circuito de Sakhir en la temporada pasada.

Los largos espacios de escape en las zonas más peligrosas de los circuitos en los que un auto se va, sin colisionar contra un riel, como ocurría antes, abonan a la seguridad, principalmente la de los pilotos.

Alguna vez Héctor Alonso Rebaque, quien era antes de la llegada de Checo a la Formula 1, el ultimo piloto mexicano que había competido en la categoría más importante del automovilismo, me confió que los autos en aquella época, en la década de los 70, 80 y anteriores eran una auténtica “bomba de tiempo”.

Ir sentado sobre los tanques de combustible, circulando a más de 200 kilómetros por hora, convertían a la experiencia en algo parecido a una ruleta rusa.

Nadie quiere ver a los pilotos de ahora jugarse la vida de esa manera.

Nadie con sentido común puede ir en contra de las medidas de seguridad que se utilizan hoy en día para salvaguardar la integridad de pilotos, comisarios o mecánicos.

Pero las críticas hacia Masi no son por no haber largado la carrera en esas condiciones, sino por una serie de dudas e indecisiones durante más de tres horas, que hicieron que la experiencia haya sido muy desagradable, tanto para los equipos, como para los que pagaron un boleto por una carrera, que nunca existió.

Imagínese que usted es un aficionado que llegó dos horas antes de la carrera después de haberse retratado en le taquilla, estar bajo la lluvia, 5 horas, para que los autos salieran en un desfile a tres vueltas, solo para cumplir con el reglamento y ver banderas roja y cuadros. Decepcionante.

El clima no es culpa de Masi, pero sí el haberse tomado tanto tiempo antes de anunciar esa pobre decisión.

El director de carrera, deja la sensación de que no sabía qué hacer cuando la previsión del clima todo mundo la conocía. La verdad es que no estaban listos para ese escenario.

Aunado a ello un reglamento que no parece muy equitativo sobre todo por el tema de las penalizaciones, confunden y decepcionan a los aficionados.

Este episodio formará parte del currículo de Michael Masi y como alguna vez, me dijo un jefe anterior, “de alguna u otra manera, todos estamos siempre a prueba”.

..y a todo esto ¿Qué pasó con Checo?

La renovación de Checo con la escudería de las bebidas energéticas por un año más, es sin lugar a dudas una muy buena noticia, para el propio piloto mexicano y para la afición de este lado del mundo.

A Checo Pérez le debe significar cierta tranquilidad y cierto margen de confianza, que, a estas alturas de la temporada, le viene muy bien.

Lamentablemente Sergio, “estreno” su nuevo status con el equipo con un despiste en la vuelta de formación del Gran Premio de Bélgica. Del séptimo lugar en el que arrancaba, terminó último.

Esta es la tercera carrera consecutiva en la que Checo Pérez no suma puntos. Pero si me permite déjeme ensayar el siguiente escenario.

De no haberse despistado en la vuelta de formación, Checo habría terminado la mini carrera de Bélgica en el séptimo lugar habría sumado 3 puntos (solo la mitad de los que se otorgan por ser una carrera que no llego al 75% de las vueltas) ello significaría que se habría acercado a 6 de Lando Norris y a 1 de Valteri Bottas, que no estaban en dentro de los primeros 10 de la parrilla de salida, ergo no sumaban puntos.

Si queremos ver le vaso “medio lleno” el incidente de Checo, le impidió obviamente ganar puntos, pero al celebrarse un desfile con el mote de “carrera” también le impidió a Bottas y Norris, acceder a alguna posibilidad de sumar unidades.

Es decir, la diferencia entre Checo y estos dos los pilotos que le anteceden en la clasificación se mantiene igual. De lo perdido lo que aparezca.