<
>

A un año de su rechazo al Barça, Griezmann está más cerca que nunca

play
Griezmann pide paciencia para anunciar su destino (0:14)

El delantero francés mantiene el misterio sobre su futuro sin aclarar su posible fichaje por el Barça. Los otros clubes interesados en sus servicios son el PSG y el Manchester United. (0:14)

BARCELONA -- Antoine Griezmann anunció el 14 de junio de 2018 su decisión de quedarse en el Atlético de Madrid a través de un documental, producido por la productora de Gerard Piqué, que provocó un auténtico terremoto en el Barcelona, donde se daba por hecho su fichaje y que no perdonó el rechazo del delantero francés.

Al cabo de un año su incorporación se contempla muy probable alrededor del Camp Nou… Y al silencio institucional azulgrana responden no pocas voces contrarias a que se lleve a cabo la operación.

Miguel Angel Gil Marín, consejero delegado del Atlético, verbalizó que Griezmann “jugará en el Barcelona” y ese discurso se recibió con estupor en el club catalán, donde se asegura que no hay nada firmado con el jugador, entendiendo que ello podría provocar una denuncia con la que el club colchonero ya amenazó al culé, y manteniendo que su interés por él no provocará ninguna clase de movimiento hasta el mes de julio, cuando su cláusula se rebaje a los 120 millones de euros.

El futbolista se marchó de vacaciones con la misma cautela en su discurso, sonriendo y pidiendo “paciencia” antes de desvelar cual será su destino… Y no desconociendo el rechazo que provoca en el entorno barcelonista su tan cacareado fichaje.

PÚBLICOS Y ANÓNIMOS

En cuanto el 14 de mayo, hace un mes justamente, Griezmann anunció su decisión de, esta vez sí, abandonar el Atlético de Madrid, su posible destino azulgrana saltó al primer plano y provocó varias encuestas de urgencia para conocer el parecer de la hinchada del Barça… Que en un porcentaje mayoritario se mostró contrario a su fichaje, anteponiendo a cualquier razonamiento el haber sido despreciado un año antes por el jugador.

Pero a esas encuestas se han ido sumando voces con mayor calado entre la afición. Y ninguna favorable a la llegada del jugador francés. El último en manifestarse fue, el miércoles, el empresario Víctor Font, quien trabaja en presentar una candidatura a las próximas elecciones a la presidencia del club y que fue claro en su opinión. “Hace un año rechazó jugar en el Barça” aseveró Font.

En parecidos términos, y quizá de manera aún más concluyente, se refirió Joan Laporta, ex presidente del Barça entre 2003 y 2010 y quien también ha expresado su intención de volver a presentarse a las elecciones.

Laporta, quien advirtió que “la afición, mayoritariamente, no le quiere”, afirmó que nadie “puede jugar con el Barça” como, sostuvo, hizo el galo. “El tren pasa una vez en la vida y si lo dejas pasar, ha pasado”, afirmó por su parte Carles Rexach, mítico futbolista del club y asesor personal del presidente Josep María Bartomeu, en quizá la declaración más llamativa por surgir desde el propio círculo oficial del club y como una opinión personal que rompe de alguna manera el silencio institucional instalado en el Camp Nou.

Si deportivamente el fichaje de Griezmann se entiende como una buena opción, por lo que pueda aportar al equipo azulgrana y es mayoría quien entiende que su llegada reforzaría a la plantilla, el rechazo se mantiene mayormente por lo sucedido en 2018, cuando esperándole el barcelonismo con los brazos abiertos el delantero decidió quedarse en Madrid.

Un 14 de junio de 2018 dijo que no; un 14 de mayo de 2019 reabrió la puerta a las especulaciones anunciando su marcha del Atlético. Y otro 14, esta vez de de julio, fiesta nacional en Francia, el Barcelona comenzará su pretemporada. Habrá que ver si con Griezmann. Y si, como se supone, es con él, habrá que ver la reacción del barcelonismo.