<
>

Hugo Sánchez: "En 1994 me querían cortar la cabeza y dejarme fuera de la Copa del Mundo"

play
'No paro hasta que consigo las metas que me propongo': Hugo Sánchez en 'Nos Ponemos las Pilas' con Fernando Palomo. (1:13)

Hugo Sánchez le definió a Fernando Palomo cómo es como persona y cómo cree que es recordado en el ambiente futbolístico. (1:13)

Directo, sin rodeos y con su contundencia habitual. A Hugo Sánchez le gusta hablar de su carrera como futbolista. Ya sea de sus logros con el Real Madrid, de sus comienzos con Pumas y hasta de sus cuentas pendientes con la selección nacional de México, uniforme con el que soñaba llegar a la cima tal como lo hizo con los anteriores.

"Lamentablemente con la Selección Nacional no pudimos conseguir los resultados esperados. En 1986 tuvimos una oportunidad, pero Alemania nos eliminó por penales. En 1990 teníamos un equipo con mucho talento y estaba convencido que el de Italia podría ser mi mejor Mundial y el de toda esa generación, pero sucedió lo de los Cachirules. Y en 1994 ya no quería jugar el Mundial pero me convenció Miguel Mejía Barón, aunque había gente que me quería fuera de la Copa del Mundo", sostuvo. La confesión se la hizo a Fernando Palomo en la última edición del podcast Nos Ponemos las Pilas. Y la explicación también...

Tras brindar contexto de lo que sucedía por aquellos días, el pentapichici contó que "en una reunión en la casa de su hermano, Miguel Mejía Barón no solo me convenció de ir al Mundial, sino que me dijo textualmente 'van a por ti'. La historia es que antes de esa reunión Emilio Azcárraga le dijo a Miguel que si le tienes que cortar la cabeza a Hugo, no llevarlo y no volver a convocarlo nunca más, adelante que yo te apoyo. En 1993 estábamos tratando de formar la Asociación de Jugadores porque estábamos en contra del Draft y de la explotación de los jugadores. Azcárraga me veía como el cabecilla de todo ese movimiento". El final de la historia es conocido por todos, pero Hugo se encargó de recordar lo que sucedía por entonces.

"Me hubiera gustado terminar mi ciclo con la Selección tras la Copa América de Ecuador, cuando llegamos a la Final contra Argentina, pero no se dio. En ese torneo fui capitán y sorprendimos a todos con nuestro rendimiento" sostuvo Hugo que agregó que "Miguel me terminó tocando el corazón diciéndome que me necesitaba y que era parte importante del equipo".

La conversación también tuvo espacio para recordar sus inicios con Pumas, donde fue campeón en su primer torneo como profesional, su llegada al Atlético de Madrid donde ganó su primer Pichici, y la consagración definitiva con el Real Madrid en donde brilló con luz propia. Con la Universidad cumplió con su primer objetivo: ser profesional del fútbol y sobresalir para poder dar el salto hacia Europa. El sabía que ese era el camino. "El Atlético me abrió las puertas y le estaré siempre agradecido, pero donde realmente alcancé el nivel más alto fue el Real Madrid. Estoy feliz de haber jugado en el mejor club de la historia. Hoy el mundo futbolístico me recuerda como el delantero centro del Real Madrid".

Su paso por la "Casa Blanca" estuvo coronado de logros individuales y de títulos de Liga, aunque lamentablemente no pudo repetir el éxito a nivel europeo. Hugo cree saber las razones. "El hubiera no existe ni en el fútbol ni en la vida, pero fue una pena que antes no existiera un sistema de juego como el actual de la Champions. Ahora es como una liguilla. Antes jugaban solo los campeones y se sorteaban los rivales. Y lo que pasó es que prácticamente quien nos eliminaba terminaba saliendo campeón. Aunque en la edición que nos eliminó el PSV Eindhoven realmente estuvimos cerca de torcer esa historia".

Su personalidad, instinto y constancia a la hora de trabajar lo llevaron a la cima de Europa. "Desde Chico me puse metas y las fui cumpliendo. Recuerdo que una vez mi padre les dijo a sus amigos que yo me convertiría en el mejor jugador de la historia del fútbol mexicano y yo quería darle la razón. El me mostró su confianza y me dio la seguridad necesaria para ir logrando cosas. Mis metas eran a corto plazo, quizás de partido a partido, o de un torneo, pero a medida que uno las logra, cuando consigues objetivo tras objetivo, te da un nivel de confianza que hace que todo no sea tan complicado".

Sin embargo, haber superado sus metas, no le impidió ser más ambicioso, o como algunos mencionan, convertirse en un insatisfecho permanente. Y las ganas de superarse también tienen su explicación en las palabras de Hugo: "cuando vuelas alto, hay que aprovechar cuando estás en la cumbre, porque eso no dura toda la vida... Cuando alcanzar tus objetivos se convierte en un hábito, tienes tanta confianza que, hagas lo que hagas te ve a salir bien. Eso fue lo que me pasó".

La conversación fue extensa, y hasta hubo tiempo para hablar de leyendas. Hugo habló de su relación con Luis Aragonés y Don Alfredo Di Stéfano, íconos del Atlético y del Real Madrid respectivamente, de su amistad con Mario Kempes, de su admiración por el Mágico González y hasta de dar su opinión sobre quién es el mejor de la historia: "Messi es el mejor de la actualidad y está muy cerca de Diego Maradona. Quizás lo pase cuando termine su carrera, pero para mí el mejor es Pelé".

Hugo Sánchez no tuvo reparo en ponerse las pilas para contar sus verdades. Lo hizo en un tono relajado, ameno aunque con la contundencia de siempre. Como cuando enfrentaba a un arquero y definía magistralmente obligando al rival a sacar del medio de la cancha.