<
>

Cómo los jugadores de la NBA están criando a sus hijos durante el paro por coronavirus

play
"The Last Dance", la dinastía de Michael Jordan y los Chicago Bulls (1:00)

Disfruta de esta previa del documental "The Last Dance", una miniserie que revive la última temporada de Michael Jordan con los Chicago Bulls. (1:00)

Al Horford nunca esperó convertirse en un maestro de educación física para sus tres hijos, especialmente para el mayor, Ean, su hijo de 5 años. Pero cuando el paro a causa de COVID-19 y el autoaislamiento que lo acompaña golpearon a los Estados Unidos, los Horfords se encontraron juntos en un apartamento en el área de Filadelfia sin patio.

Hay parques cerca, pero en días lluviosos y fríos, los Horfords inventan maneras de mantener a Ean y su hermana de 3 años, Alía, activos y comprometidos. Horford se ha convertido en un maestro diseñador de pistas de obstáculos en interiores, y él cronometra los tiempos de Ean y Alía. "Realmente se involucran", dijo Horford. "A Ean le encanta intentar romper sus propios récords".

El sofá familiar se rompe, y Horford a veces usa las piezas como obstáculos para correr. Algunos cursos incluyen estaciones para rompecabezas de 20 o 30 piezas. Otros son versiones casi domésticas del Concurso de Habilidades de la NBA del All-Star Weekend. Ean tendrá que marcar un gol de fútbol antes de avanzar, recoger juguetes estacionados alrededor del apartamento y dejarlos en cubos en otro lugar, o incluso realizar algunos pushups.

"Nos estamos volviendo bastante creativos", dijo Horford, riendo.

Los niños en el rango de edad de Ean, entre 4 y 6 o 7 años, representan un desafío único para los padres durante el autoaislamiento. Son lo suficientemente mayores como para entender que algo está mal, que sus vidas han sido interrumpidas, pero no el nivel de seriedad o cuánto tiempo podría durar la interrupción. Al mismo tiempo, muchos de ellos no son lo suficientemente mayores como para tener tareas escolares intensivas durante largas porciones de sus días, o para jugar videojuegos inmersivos que eliminan horas del diario vivir.

En tiempos normales, los jugadores y entrenadores de la NBA viajan más que casi nadie. Mantienen horas extrañas. No están acostumbrados a la crianza a tiempo completo fuera de la temporada baja, y mucho menos criar a los niños en este rango de edad durante un periodo de aislamiento estricto. "Ganas un respeto completamente nuevo por las madres, niñeras y maestros que se quedan en casa", dijo Gordon Hayward. Hayward y su esposa, Robyn, tienen tres hijas, incluida Bernie, que tiene 4 años.

"Cada cinco minutos estoy tratando de pensar en algo que puedan hacer", mencionó Rudy Gay, quien tiene dos hijos: Clinton de 5 y Dean de 4 años. Gay se emocionó cuando encontraron una tortuga de caja (rápidamente la llamaron Squirtle) en el patio trasero el miércoles, pensando que podría mantener el interés de los niños por unas horas. "Fue genial durante tres minutos", indicó Gay. "Entonces quisieron otra cosa".

Los jugadores y entrenadores dicen que han tratado de ser honestos con los niños de esa edad sobre el virus, sin asustarlos. "Les decimos que hay muchas personas que están enfermas y que podemos ayudarlos si nos quedamos en casa", comentó Kyle Korver, quien tiene tres hijos, incluido su hijo Knox, que tiene 5 años. Gay dice que usa la palabra "gérmenes" en lugar de “virus".

Cuando los Horfords se reunieron para ver una película durante la primera semana de autoaislamiento, Ean repentinamente dijo: "'La razón por la que no podemos ir a ninguna parte es por el coronavirus'", relató Horford. "Me sorprendió. Cuando crees que no están escuchando, lo están. Entonces hablamos de eso. No quería asustarlo o ponerlo ansioso ".

El hijo de 6 años de Thaddeus Young, Taylor, es una máquina de preguntas, según Young: "Es todo el día, todos los días:" ¿Cuánto tiempo tenemos que quedarnos en casa? ¿Por qué esto? ¿Por qué eso? ¿Qué es el coronavirus?’".

Los niños preguntan a menudo sobre la escuela o cuándo pueden ver a sus amigos. "Esa es la parte difícil", dijo el entrenador de los Cleveland Cavaliers, J.B. Bickerstaff, que tiene tres hijos, incluyendo su hijo Blade, de 6 años, el más joven. "Eso es lo que [Blade] realmente no entiende: 'Mis amigos están saludables. Estoy saludable. ¿Por qué no podemos jugar? ¿Por qué no pueden venir?'".

Gay dijo que sus hijos parecen disfrutar estar en casa en vez de la escuela. "No sé si eso es bueno o malo", se rió entre dientes.

Blade hace el trabajo escolar todas las mañanas, dijo Bickerstaff. JJ Redick y su esposa, Chelsea, comienzan el día con una reunión matutina para sus dos hijos: Kax de 5 y Knox de 3 años. Ambos se dividen en actividades educativas apropiadas para su edad. En el medio del día, la cuñada de Redick, Kylee Kilgore, quien se queda con los Redicks, da una lección de geografía o ciencias; una reciente tuvo que ver con los planetas, dijo Redick.

Los Redicks presentan la "palabra de la semana", la más reciente es "flexibilidad", que discuten durante toda la semana. Redick está ayudando a Knox y Kai a escribir e ilustrar libros cortos sobre dos cachorros de tigre, llamados Elijah y Ethan, que se basan en Knox y Kai y tienen varias aventuras. En el que están trabajando ahora, los tigres se encuentran en Nueva Orleans, donde Redick juega para los Pelicans.

Redick mismo fue educado en casa por su madre, Jeanie, hasta quinto grado. "Tengo un nuevo respeto por mi madre y su capacidad de enseñanza", dijo. "Pensamos que podríamos usar este tiempo para aprender un nuevo idioma o algo así. En cambio, estamos tratando de llegar al final de cada día, tomar una copa de vino y dormir".

(El hijo menor de Redick, Kai, ha desarrollado un hábito divertido de atribuir todos los actos de higiene a la vigilancia relacionada con COVID-19. "'¡Estamos haciendo esto por el coronavirus!'", gritaría durante alguna cita en el inodoro, contó Redick. "Y le decimos, 'No, te estamos limpiando el trasero porque hay caca'").

Korver y su esposa, Juliet, han intentado programar actividades escolares para sus hijos Kyra 7, Knox 5 y Koen 3, de 9 a 11 a.m. de lunes a viernes, dijo Korver. Knox está fascinado con los tiburones. Cada día, la familia toma una foto de un tiburón de uno de sus muchos libros con temas de tiburones. Korver establece un tiempo de cinco minutos, y cada miembro de la familia dibuja una imagen basada en la foto. "Luego hablamos de lo que dibujamos", dijo Korver. Podrían repetir eso algunas veces y discutir diferentes tipos de tiburones.

La esposa de Young, Shekinah, imprime hojas de trabajo para Taylor y Thaddeus Jr., de 9 años. "Estoy aprendiendo que ella es la más fuerte", indicó Young. "Ella los obliga a hacer ciertas cosas que yo quizás no haría. Estoy aprendiendo mucho sobre cómo funciona mi hogar cuando no estoy". (Curiosamente, Young ha contemplado educar en casa a sus dos hijos en lugar de inscribirlos en escuela nueva tras escuela nueva mientras se mueve por la NBA con contratos a corto plazo, dijo). Los niños notan que sus padres están en casa mucho más. Antes de esta pandemia, los hijos de Bickerstaff casi siempre llamaban a la esposa de Bickerstaff, Nikki, cuando necesitaban ayuda, incluso cuando Bickerstaff estaba en casa, porque están más acostumbrados a su presencia. "Por lo general es, '¡mami, mami!'", dijo Bickerstaff. "Pero ya puedo ver como se está volviendo más equilibrado".

Gay ha estado haciendo algunas compras, y dijo que a sus hijos les preocupa que se vaya de gira cada vez que se sube al automóvil.

Por otro lado, las hijas mayores de Hayward, Bernie y Charlie, de 3 años, echan de menos ir a los juegos en el TD Garden. "Esta fue la primera temporada que realmente les gustaba ir", dijo Hayward. "Y no para verme jugar. Solo para pasar el rato. Lo extrañan".

El tiempo de recreación es grande. Bickerstaff tiene "educación física" en su patio en la tarde, contó. Korver está alquilando una casa en Milwaukee con un pequeño patio trasero, por lo que se realiza mucha actividad física en el sótano, dijo. Juegan fútbol, tenis, incluso béisbol. "Me preocupa que hagamos un agujero en el panel de yeso", dijo Korver. "El techo también es bastante bajo, realmente tengo que cuidar mi cabeza".

(Si daña las paredes, otra figura de la NBA lo facturará. Korver alquila la casa de Taylor Jenkins, el entrenador de los Memphis Grizzlies, que pasó una temporada como asistente en Milwaukee).

Los San Antonio Spurs ayudaron a Gay a equipar su garaje con pesas y equipos de ejercicio, y a sus dos hijos les gusta "entrenar" con él, según Gay. Los hace hacer saltos y otros ejercicios mientras hace cosas serias, "para tratar de cansarlos", dijo Gay. "Su nivel de enfoque no es exactamente donde debe estar el mío", se rió Gay. "Hay momentos en los que estoy haciendo repeticiones y de repente ambos están en mi espalda".

Steve Hetzel, un asistente en el Orlando Magic, ha imitado (entre muchas otras cosas) el viejo juego de Powerball de American Gladiators en su sala con sus tres hijos: Aden 10, Selah 5 y Jackie 4. Hetzel se para en frente a una canasta que sostiene una almohadilla de bloqueo como escudo, mientras que cada niño trata de pasar y encestar una pelota dentro de la canasta.

Hayward es un gamer, y les presentó a Bernie y Charlie los juegos de Mario Kart y Pokemon. (Por cuestión de récord, Hayward generalmente juega como Bowser en Mario Kart porque le gusta derribar a los otros jugadores). Horford tiene un mini aro de Fisher-Price en su casa, y Ean quiere que Horford juegue una defensa dura contra él, mencionó. ¡A los Korvers les gusta UNO Flip!

Nadie escatima con el tiempo de pantalla. "Creo que ya he visto 'Frozen' 35 veces", dijo Hayward. Young tiene un cine de casa en su residencia de Chicago, y sus dos hijos desaparecen allí durante horas. "Una vez que [Taylor] se aburre, solo dice 'estoy aburrido' y se va", dijo Young. "Y eso es todo lo que se escribió".

El hijo de Bickerstaff, Blade, juega NBA 2K. "Un amigo hizo la configuración bastante fácil, por lo que puede anotar 40 contra cualquiera", señaló Bickerstaff.

Las rutinas de alimentación están sujetas a cambios. "[Ean] merienda todo el día", dijo Horford, riendo. "Está comiendo todo el tiempo".

Todos están tratando de ver el lado positivo: Es una oportunidad para pasar más tiempo con sus hijos y verlos bajo una luz diferente, adaptándose a una circunstancia desafiante.

"Estar juntos es simplemente bueno", puntualizó Korver.