<
>

El gerente general de los Boston Celtics, Danny Ainge, habla sobre cambios y las dificultades del equipo esta temporada

play
Los ganadores y perdedores de la fecha límite de cambios de NBA (2:43)

Sebastián Martínez Christensen analiza los cambios que se realizaron en la NBA y quiénes mejoraron o qué equipos no. (2:43)

El presidente de operaciones de baloncesto de los Boston Celtics, Danny Ainge, dijo que el pensamiento detrás de los movimientos que hizo el equipo antes de la fecha límite de cambios de la NBA del jueves, y específicamente la adquisición de Evan Fournier en un acuerdo con el Orlando Magic, fue para darle a un equipo que carece de confianza una razón para tener algo de optimismo.

"Hablo con [el entrenador Brad Stevens] casi todos los días. Hablo con los jugadores. Estoy en el equipo, en los vestuarios, y puedo sentir un sentimiento de desánimo y frustración, como sucedería con cualquier equipo que se siente como si estuviera jugando por debajo de lo que puede jugar", dijo Ainge el viernes por la mañana. "Así que no se trata de un incidente ni de una personalidad, pero hay una diferencia cuando las cosas van realmente bien y cuando no”.

"Pero cuando no estás cumpliendo con tus expectativas, surge la oportunidad de desánimo y frustración, y creo que eso sucede con todos los equipos. Ha sucedido con todos los equipos con los que he estado asociado. Y entonces hay optimismo y tenemos reuniones de equipo y sesiones de video y salimos y logramos una pequeña racha, pero no somos capaces de mantenerlo”.

"Solo espero que al agregar otro jugador veterano que sea un tirador versátil con tamaño, nos dé una sacudida".

Los Celtics, que están en Milwaukee para jugar contra los Bucks el viernes por la noche por ESPN, ciertamente son un equipo que necesita una sacudida. Boston tiene solo marca de 21-23 en la temporada y se encuentra en el octavo lugar en la clasificación de la Conferencia Este, muy por debajo del estándar que Boston ha establecido en las últimas temporadas, cuando ha sido un finalista consistente entre los 4 primeros y ha llegado a las finales de la Conferencia Este en tres de los últimos cuatro años.

El grupo de este año, sin embargo, nunca ha hecho clic de la misma manera después de perder a Gordon Hayward en la agencia libre, un movimiento que se produjo inmediatamente después de que Kyrie Irving, Al Horford y Marcus Morris se fueran a cambio de nada la temporada baja anterior. Sin embargo, la partida de Hayward dejó a Boston con una excepción de intercambio de $28 millones, que los Celtics usaron para conseguir a Fournier del Magic por Jeff Teague y un par de selecciones de segunda ronda.

Fournier, de 28 años, está promediando una marca personal de 19.7 puntos por juego esta temporada y le dará a los Celtics otro jugador ofensivo largo y versátil que debería encajar bien en el sistema de Stevens. Y aunque Fournier tiene un contrato que expira, Ainge dijo que espera que el escolta esté con los Celtics por mucho tiempo.

Cuando se le preguntó a Ainge si los Celtics ahora pueden competir con los equipos en la cima de la conferencia, como Milwaukee, los Brooklyn Nets y los Philadelphia 76ers, dijo que no estaba seguro. Pero dijo que esa no era la única razón para hacer un movimiento como este.

"También siento la obligación de algo más que [eso]", dijo Ainge. "Estamos lidiando con gente aquí. Y siento que estamos tratando de mejorar todo el tiempo, cada fecha límite de cambio, cada temporada baja. Y sentí que había una oportunidad. Y sentimos que había más de una oportunidad, pero algunas no se dieron”.

"Pero con Evan en particular, pensé que esta oportunidad era única. Y para agregar a un jugador de su calibre, hemos hablado a menudo de disparar con tamaño, es un jugador de 6-7 con buen tiro, puede manejar el balón. Otro creador para nosotros. Y un jugador muy consistente. Y estamos emocionados de sumarlo. Creo que es un buen uso de nuestra [excepción comercial]".

Boston, que también se salvó del impuesto al lujo al enviar al centro Daniel Theisto a los Chicago Bulls en un acuerdo por separado, ha sido decepcionante en ambos extremos esta temporada, con Ainge destacando la caída del equipo del cuarto lugar en defensa la temporada pasada al 24 esta temporada como una fuente particular de decepción. Y con los Celtics rondando los márgenes del panorama de los playoffs del Este, Ainge decidió que ahora era el momento de cambiar su plantilla, con la esperanza de que Boston regrese a algo más cercano al nivel al que está acostumbrado.

"Este es un equipo que armé. Soy responsable de él. Creo que hablaste de paciencia; creo que soy muy, muy paciente. He estado en esto por mucho tiempo. Creo que hay un momento para reaccionar exageradamente, pero no sentí la presión de hacer ninguna de estas cosas. Siento que este es un trato que habría hecho en cualquier momento durante los últimos años, probablemente, con esta oportunidad. Pero supongo que la mayor presión es solo que quiero nuestros jugadores sientan esperanza, y quiero que nuestro entrenador tenga esperanza, y siento algo de desánimo internamente con nuestros muchachos. Así que esa fue una de las razones por las que hicimos algo ahora en lugar de esperar".