<
>

Checo Pérez brilló en el GP de Mónaco y terminó cuarto

play
Sergio Pérez: Clasificando 9no. en Mónaco no puedes aspirar a nada, llegar en 4to. es un buen resultado (0:46)

El piloto mexicano aplaudió el plan del equipo, mismo que ejecutó perfectamente sobre la estrecha pista, ayudando a su equipo a tomar el liderato en el campeonato de constructores. (0:46)

Checo Pérez gestionó y aplicó un buena estretegia de Red Bull y remontó posiciones, sobre todo: pasó a Hamilton

El mexicano Sergio Checo Pérez tuvo un domingo de reivindicación en el Gran Premio de Mónaco al finalizar en el cuarto lugar en una carrera que dejó un dulce sabor de boca a Red Bull, que se llevó el fin de semana con el triunfo de Max Verstappen y ponerse como líder de la clasificación mundial de pilotos.

Checo Pérez defendió su lugar de salida y con una buena gestión de llantas se mantuvo firme en su rendimiento hasta que empezó a subir su ritmo de carrera.

De la vuelta 12 a la 19 Sergio Pérez encontró su momento en Montecarlo al marcar los mejores tiempos de vueltas y en el paso pelar con el alemán Sebastián Vettel.

Checo decidió gestionar sus llantas, pero en solo una vuelta cambió totalmente el panorama para el tapatío, ya que en la vuelta 30 Lewis Hamilton entró a pits y salió en el séptimo puesto y en la 31 Lando Norris, Pierre Gasly y Valtteri Bottas entraron a cambiar neumáticos, pero Mercedes tuvo un grave problema con el finlandés, ya que una de las llantas no salió y él quedó fuera de la competencia. Checo Pérez llegó a estar en segundo puesto en la vuelta 33 y con algo de aire limpio pudo hacer muy buenas vueltas para adelantar posiciones ya que entró a boxes y salió en el cuarto puesto –iba octavo antes de la ventana de pits. Esto provocó el enojo del campeón Lewis Hamilton, quien nunca pudo superar a Pierre Gasly y en la radio preguntaba con enojo dónde se encontraba Pérez.

Con aire limpio y sin presión detrás de él, Checo Pérez tuvo como objetivo alcanzar al tercer lugar, Lando Norris, a quien lo tenía por delante de él a 17 segundos, pero su manejo y velocidad lo llevó a poner hasta a menos de un segundo.

Checo empezó a soñar con el podio al ponerse por momentos a .7 décimas de diferencia. Pérez se enfrascó durante las última 20 vueltas en una disputa por el podio con Norris, quien a pesar de su juventud demostró su buen manejo y no le dejó una ventana a Checo, quien en sus pocos intentos se vio frustrado.

Al final, Checo logró un buen quinto lugar, que le ayuda para apagar las críticas y que lo pone de nuevo en la competencia en la tabla al subir hasta la misma cuarta posición. Sin embargo, lo principal es que ayudó al equipo austriaco a sumar puntos importantes en el campeonato mundial de constructores.