<
>
CONTENIDO EXCLUSIVO
Obtén ESPN+

Este Mes en el Béisbol: lo más sorprendente de Shohei Ohtani y dos Juniors imparables

play
Tras dos meses de temporada ¿Cuál es el mejor equipo de las Grandes Ligas? (3:04)

En una amena conversación, Carolina Guillén y Enrique Rojas conversan sobre la actualidad de los equipos tras los primeros dos meses de temporada. Los Angeles Dodgers están a la cabeza, pero ¿quiénes los persiguen? (3:04)

Incluso en los primeros días del béisbol, el objetivo del juego era el mismo que ahora. Los bateadores tratan de golpear la pelota lo más fuerte que pueden y los lanzadores tratan de evitar que los bateadores golpeen la pelota con fuerza. Es un teorema simple que abarca eras y es familiar para cualquiera que haya hecho swing y haya sentido la inmensa satisfacción de una pelota que se encuentra con el punto dulce de un bate. En ese momento, todo está bien en el mundo.

Es comprensible que algunos fanáticos del béisbol se desanimen por los análisis, por la complicada avalancha de números, las marcas asignadas a cosas que simplemente fueron, la cuantificación de cosas como ese swing perfecto. Y, sin embargo, la gente de todo tipo, viejos y jóvenes, los inclinados a las matemáticas y los que son aversos, admiradores del béisbol desde hace mucho tiempo y novatos, deberían prestar atención. Porque este maravilloso principio universal, golpear la pelota fuerte, no dejar que la golpee fuerte, se está desarrollando de una manera asombrosa en este momento. Hay un bateador que golpea la pelota con más fuerza que nadie. Hay un lanzador que permite menos pelotas bateadas fuerte que nadie.

Y son la misma persona.