<
>

Dramatismo por coronavirus en Ecuador llegó a ojos de dos jugadoras de Costa Rica

play
Dos jugadoras de Costa Rica relatan drama que se vive en Ecuador por COVID-19 (0:58)

Michelle Montero y María José Morales, jugadoras del Club Liga Deportiva Juvenil de Ecuador se encuentran confinadas en ese país. (0:58)

Son impactantes las imágenes que proceden desde Ecuador, país altamente afectado por el COVID-19, en el que las personas están falleciendo en vías públicas y algunos cuerpos están siendo quemados, aunado a eso, la crisis sanitaria está llevando al límite a la economía ecuatoriana, lo cual genera más preocupación.

Según medios de comunicación ecuatorianos, solo en Guayas, Guayaquil, se han reportado más de 60 muertos y 1937 infectados. Además, el colapso del sistema funerario, producto de la crisis, generó que el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, conformara una fuerza de tarea conjunta para poder enterrar a los fallecidos.

En Ecuador están confinadas dos jugadoras costarricenses: Michelle Montero y María José Morales. Las jugadores son fichas del Herediano Femenino, pero hace poco más de un mes se vistieron con la camiseta del Club Liga Deportiva Juvenil para emprender su primera aventura como legionarias.

Ellas residen en Macas, capitán de la provincia de Morona Santiago en Ecuador, lugar con un caso confirmado de COVID-19 (coronavirus). Ambas futbolistas costarricenses conversaron con ESPN para resaltar su preocupación por todo lo que se está viviendo en ese país.

“Han enviado muchas cosas, como implementos para resguardarnos del coronavirus y la verdad estoy muy asustada. Se implementó el toque de queda, que va 2:00 p.m. a 5:00 a.m. entonces mucha gente aprovecha las mañanas para realizar sus compras, lo único que se mantienen abiertos son los mercados y farmacias. Esperamos que no llegue acá y todo se controle”; comentó la delantera, Michelle Montero.

“Aquí la gente trata de hacer mucho caso a lo que dice el gobierno, además por las calles andan los militares que, sin ven a una persona desobedeciendo a lo establecido, les pueden hacer una multa bastante grande. Aunque estemos lejos de Guayaquil, sí nos preocupa mucho y solo esperamos que no llegue a donde vivimos”; expresó la volante, María José Morales.

Las dos futbolistas viven juntas en un apartamento, ahí buscan seguir las indicaciones de los entes correspondientes y de su entrenador; no obstante, para hacerle frente a la cuarentena intentan mantenerse en constante comunicación con sus familiares en Costa Rica y aprovechan el tiempo para distraerse.

“La verdad ya no sabemos ni qué inventar, yo me considero una persona que tiene que tener sus rutinas establecidas. Yo le dije a Michelle cuáles son los horarios a cumplir. Ella tiene un PlayStation y pasamos jugando FIFA o Crash. Si no jugamos, entonces pasamos escuchando música. A mí me gusta escribir y colorear, Michelle es más de jugar con su celular. Tratamos de buscar la tranquilidad en medio de todo esto tan preocupante”; finalizó Morales.