<
>

Se asoma una 'revolución' en la plantilla del Barça

play
Cuando luchar no es suficiente (1:12)

Desde Sevilla, Jordi Blanco analiza el accionar de un Barcelona que se quedó sin fútbol y sin doblete. (1:12)

BARCELONA -- A la espera de despejar las dudas respecto a la marcha de Ernesto Valverde del banquillo y de aclarar el futuro de un Área Deportiva cuya labor durante el último año ha motivado no pocas críticas, la plantilla del Barcelona se marchó de vacaciones con la sospecha de que durante el verano puede vivirse una revolución que provoque varios cambios, con la salida de más jugadores de los esperados en un principio y que, de acuerdo a fuentes solventes consultadas por ESPN Digital, puede “incluir sorpresas”.

El mal final de temporada del equipo azulgrana, derrumbado a partir de la goleada recibida en Anfield y despedido de mala manera tras la final de Copa en Sevilla, ha variado planes en el seno del club… Aunque no se quiere actuar por impulsos y sí con tiento, ya sea con el entrenador como con los jugadores, sean quienes sean.

Contrariamente a lo que pudiera pensarse, los intocables son muchos menos de los imaginados y más allá de Ter Stegen, Piqué, Jordi Alba y Messi por cualquier otro “se podría negociar”, aunque no se aventure una revolución absoluta.

Se entiende, o al menos se supone, que jugadores como Sergi Roberto, Lenglet, Busquets, Vidal, Dembélé, Suárez, Semedo, Arthur o Aleñá tienen su permanencia clara en la plantilla de la próxima temporada, teniendo otros su futuro mucho menos claro.

Hay, de entrada y sin que suponga novedad, nombres evidentes en el escenario. Vermaelen, que acaba contrato, Murillo y Boateng que acaban su cesión y Cillessen, que se conoce ya ha manifestado su intención de irse, son cuatro con el futuro bastante claro lejos del Camp Nou, de la misma manera que existen tres protagonistas como Rakitic, Umtiti y Coutinho a quienes el club no cerraría la puerta y otros, secundarios como Malcom o Rafinha, puestos en el mercado sin disimulo.

Hay que tratar, además, el caso de los cedidos. André Gomes volverá del Everton, Denis Suárez del Arsenal, Sergi Palencia del Burdeos, Cardona del Eibar y Ortolá del Deportivo. Sin olvidar a Cucurella, comprado por el Eibar y al que se espera recompre el Barcelona. Arda Turan, cedido al Basaksehir, seguirá en las mismas condiciones por la inexistencia de una oferta y Douglas, cedido al Sivasspor, dejará de pertenecer al club definitivamente al acabar contrato.

Y quedan los casos de Wagué y Todibo. La idea con el lateral senegalés es que se quede en la primera plantilla siempre que no llegase una excelente proposición

para traspasarle mientras que el futuro del central francés dependerá tanto de qué ocurra en el mercado de fichajes, con De Ligt en el primer plano, como con la decisión que se tome respecto a sus posibilidades de jugar en el primer equipo sin ser cedido.

CILLESSEN

Fichado en agosto de 2016 al Ajax por 13 millones de euros para ocupar la plaza que dejó Claudio Bravo, ha disputado 32 partidos en tres temporadas, 24 de ellos en la Copa del Rey, único torneo en el que ha sido titular, y si en la primavera de 2018 ya manifestó su intención de buscar una salida, ahora ésta se entiende mucho más cercana.

El Barcelona está dispuesto a negociar su traspaso pero siempre “en unas condiciones objetivas”, se aclaró desde el club, admitiendo conocerse el interés tanto del Benfica como del Porto, y solventando que al Camp Nou no ha llegado ninguna propuesta oficial.

VERMAELEN

El central belga, a quien siempre acompañará la frase de Zubizarreta en su presentación, allá por 2014, de ser un fichaje de “rendimiento inmediato”, conoce desde el mes de noviembre la decisión del Barça de no ser renovado al acabar su contrato este verano.

Jugador muy intermitente por sus habituales problemas físicos que le han atormentado en el club azulgrana, ya se especuló con una posible salida en el mercado de invierno, que no se consumó al no recibir ni él ni tampoco el club una buena propuesta.

MALCOM

Fichaje sorprendente y supersónico, avalado por la Dirección deportiva y no validado por el entrenador, el delantero brasileño ha pasado casi desapercibido, gozando de muy pocos minutos y entendiendo, en primera persona, la necesidad de marcharse para recuperar la brillantez de la que disfrutó en Burdeos.

En la política de mercado el Barça está abierto a su salida “por una buena propuesta” que, financieramente, cubriera lo invertido en él y sirviera para reforzar el músculo del club a la hora de acometer fichajes.

RAFINHA

“Lo primero es que acabe de recuperarse” convino la misma fuente desde el Camp Nou, atendiendo, de todas maneras, a que el propio canterano, antes de caer lesionado en diciembre de 2018, ya había mostrado su disposición a marcharse.

Cedido la segunda mitad de la pasada temporada al Inter de Milán, el club italiano no hizo efectiva la opción de compra que mantenía por él y viendo su poca presencia en los planes de Valverde en los primeros meses de este curso buscó una salida que no se produjo debido a la lesión… Pero que probablemente vuelva al plano este verano.

COUTINHO

Probablemente el caso de mayor dificultad… Y que provoca menos consenso en el seno del club, desde donde se reconoce que el brasileño mantiene aún defensores ante quienes consideran que su traspaso sería la mejor noticia. Entendiendo, eso sí, la necesidad de recuperar el máximo posible de lo que se invirtió por su fichaje en enero de 2018.

Su actuación en la final de Copa, en la que forzó su presencia Valverde ya después de quedar señalado en el KO de Anfield y ser pitado por la afición del Camp Nou, con la que mantiene una relación muy tirante, aconsejaría encontrarle una salida que tiene cada vez más voces favorables en los despachos del club… Aunque el caso se adivina de difícil solución.

RAKITIC Y UMTITI

Ni el uno ni el otro quieren dejar el Camp Nou. El mediocampista croata lo ha dicho por activa y por pasiva, en declaraciones públicas y en conversaciones privadas pero sabe desde hace algunos meses que su posición ha perdido peso en el club, donde aumentan las voces favorables a un traspaso… Que él, con contrato hasta 2021, solo aceptaría si le beneficiara personalmente y que no es tan utópico.

Umtiti conoce igualmente que ha pasado de indiscutible a prescindible y aunque también se ha manifestado contrario a dejar el club un año después de arrancar una renovación muy favorable, la gestión de su lesión en la rodilla no gustó en el Barcelona, que tras el buen rendimiento de Lenglet (a pesar de su mal final de curso), el interés por De Ligt y la confianza en Todibo tendría cada vez más voces favorables a atender una buena oferta por traspaso… Que en el club se entiende, de todas maneras, “poco probable”.

MURILLO Y BOATENG

Entre difícil e imposible entender su llegada en condición de cedidos durante el mercado de invierno, tanto el central colombiano como el delantero ghanés ya se marcharon, dejando la sensación de ser dos de las operaciones más inverosímiles e inexplicables de los últimos tiempos.

El caso de Boateng, especialmente, ha provocado críticas mordaces en el seno del club, apuntándose que durante la rápida negociación de su llegada desde el Sassuolo ya hubo quien puso en duda la conveniencia de la operación.

CUCURELLA

El Eibar anunció su fichaje, que tenía potestad de concretar, pagando los dos millones de euros establecidos en el contrato de cesión… Y el Barcelona puede ahora recuperarle por cuatro millones, algo que muy probablemente lleve a cabo aunque sin tener decidido el destino del jugador.

Su excelente temporada en el conjunto armero ha revalorizado al canterano, al que el club azulgrana podría traspasar por hasta diez millones de euros, aunque hay también quien considera que se habría ganado la oportunidad de quedarse en el primer equipo como sustituto de Alba, aventurándose así una cesión de Miranda.

LOS CEDIDOS

El club no cuenta, en principio, con ellos para formar parte de la plantilla el próximo ejercicio pero no con todos hay un escenario demasiado clarificado. Tras jugar en el Everton, André Gomes tiene buen mercado en Inglaterra, donde permanecería sin problemas, ya fuera en el club Toffee o en otros que han mostrado interés… Siempre que el Barcelona ajustase su precio por debajo de los 25 millones de euros, algo a lo que, por el momento, no parece demasiado dispuest0.

Denis Suárez ya volvió, lesionado, de su cesión al Arsenal, que no le haría ascos a recuperarle en otra cesión siempre que el Barça variase sus condiciones. El club azulgrana, de todas maneras, valora otras opciones en forma de traspaso aunque el gallego firmase en enero, al marchar a Londres, una extensión de contrato.

Sergi Palencia volverá del Burdeos con una más que buena experiencia y con mercado para ser traspasado, como lo harán Cardona desde el Eibar y Ortolá desde el Deportivo. Con un año de contrato aún por delante quien no regresará es Arda Turan… Aunque se entiende imposible poder traspasarle y seguirá en el Basaksehir, pagando el Barça parte de su salario, lo que ya no ocurrirá con Douglas, cedido al Sivasspor y que queda libre este verano.