<
>

Laporta baraja sus opciones para lograr el complicado fichaje de Erling Haaland por el Barcelona

play
El primer reto de Laporta va a ser convencer a Messi, algo que no se ve tan complicado (1:27)

Messi votó por primera vez en estas elecciones, lo que demuestra que Leo sigue interesado en cambiar el rumbo del Barça. (1:27)

BARCELONA -- Joan Laporta ganó las elecciones a la presidencia del Barcelona el último domingo, se estrenó virtualmente acompañando al equipo de Ronald Koeman a París y comenzó a dar forma al club que quiere en el futuro inmediato, donde su primer gran objetivo es fichar a Erling Haaland.

Centrado el interés en resolver la crítica situación económica que se padece en el Camp Nou, el nuevo presidente no descuida el aspecto deportivo.

Y si ya entendía la necesidad de "retocar la plantilla", como afirmó durante la campaña electoral, una vez al mando, confirmaron a ESPN colaboradores directos de su equipo, tiene la intención de echar el resto... Hasta donde alcancen sus posibilidades.

Esos retoques no deberían ser muchos, pero hay un nombre que sobresale por encima de todos: Erling Haaland.

Y si antes de las elecciones Laporta avisó que el Barça debería estar "en disposición de fichar lo necesario", una vez al frente de la nave azulgrana entiende que el fichaje del futbolista noruego sería un golpe de efecto mayúsculo, similar al que en su día personalizó Ronaldinho, que relanzaría al equipo y al club en todos los aspectos.

"Hay que saber la situación exacta del club en todos los sentidos”, explicó una persona de su candidatura, recordando que el momento del Barça no es tan distinto al que se encontró Laporta en 2003 pero que ahora, con casi tres meses por delante hasta el final de la temporada, "hay más tiempo para cambiar las cosas".

El nuevo presidente, que se espera tome el mando del club el próximo martes, adelantó muchos deberes durante la campaña. Fichó a Ferran Reverter como nuevo director general, reclutó a Mateu Alemany para ser el director de futbol, donde trabajará en colaboración con Jordi Cruyff, y aunque no quiso, por razones obvias, mantener ningún contacto con Ronald Koeman, sí se interesó por el ánimo de la plantilla y habló con algunos pesos pesados del vestuario, quienes le trasladaron las, en su opinión, necesidades del equipo.

El canal Esport 3 reveló el miércoles que el gran objetivo de Laporta es fichar a Haaland y que a pesar de la dificultad enorme que supone conseguirlo no cierra ninguna puerta. El delantero noruego tiene un acuerdo con el Borussia Dortmund por el cual podría dejar el club por 75 millones de euros... A partir de junio de 2022, con lo que avanzar un año su incorporación se entendería imposible, a no ser que su club se viera obligado, por motivos financieros, a aceptar avanzar un año ese escenario.

¿Cual sería ese escenario? Hans-Joachim Watzke, presidente del Borussia, aceptó hace algunos meses que si el equipo se queda fuera de la Champions "deberemos vender nuestra cubertería de plata" en una clara referencia a Haaland o Jadon Sancho, los dos grandes cracks de futuro de su equipo. Y viendo la situación actual en la Bundesliga, sexto en la clasificación a cuatro puntos de la cuarta plaza, no es una quimera pensar que pudiera eso suceder. Solo entraría, entonces, en Champions la próxima campaña ganando el título en la actual, en la que está, de momento, clasificado para cuartos de final.

Para el Barça, sin embargo, la operación se iría por encima de los 100 millones de euros atendiendo a las cuantiosas comisiones a repartir entre el padre de Haaland y su representante, Mino Raiola, que ya hicieron caja con su pase desde el Salzburgo al Borussia.

Ahí Laporta considera un baza a su favor la buena relación que mantiene con Raiola, que comenzó con el fichaje de Zlatan Ibrahimovic en 2009 y le supuso al representante unos beneficios cercanos a los ocho millones de euros y se ha mantenido a lo largo de los años. En el verano de 2015, sin ir más lejos, Raiola proclamó que el fichaje de Paul Pogba por el Barça "será muy posible si Laporta gana las elecciones”, saliendo al paso de un viaje de Albert Soler (de la candidatura de Bartomeu) a Turín para conversar con la Juventus.

ADELGAZAR LA PLANTILLA
La llegada de Haaland se estima un reto mayúsculo no solo por la delicada situación financiera del club para hacer frente al fichaje, sino, además de la presencia de otros grandes clubs interesados en el jugador (con el Real Madrid en primer plano), por la necesidad de adelgazar la masa salarial de la plantilla y ahí entra la labor, tampoco fácil, de dar salida a varios jugadores con los que no se contaría en el nuevo proyecto deportivo.

Los nombres de Philippe Coutinho, Samuel Umtiti, Neto o Junior Firpo acuden al escenario de manera evidente... Aunque podrían no ser los únicos en la revolución que plantea la nueva dirigencia del Barça, dispuesta a un esfuerzo absoluto para sumar al que se considera futbolista diferencial en los próximos años.