<
>

Brittney Griner liberada en intercambio de prisioneros entre Estados Unidos y Rusia

play
Presidente Biden: 'Bienvenida a casa Brittney' (3:53)

El primer mandatario estadounidense anuncia la liberación de Brittney Griner después de un intercambio de prisioneros con Rusia. (3:53)

Rusia liberó a la estrella de la WNBA Brittney Griner en un dramático intercambio de prisioneros de alto nivel, y funcionarios estadounidenses confirmaron a T.J. Quinn que Estados Unidos está liberando al notorio traficante de armas ruso Viktor Bout.

El canje, realizado en un momento de mayores tensiones por la invasión de Rusia en Ucrania, logró un objetivo principal para el presidente Joe Biden, pero tuvo un alto precio y dejó atrás a un estadounidense encarcelado durante casi cuatro años en Rusia.

El acuerdo, el segundo intercambio de este tipo en ocho meses con Rusia, logró la liberación del estadounidense más destacado detenido en el extranjero. Griner es una dos veces medallista de oro olímpico cuyo encarcelamiento por meses a raíz de cargos de drogas atrajo una atención sin precedentes a la población de detenidos injustos.

La autorización de Biden para liberar a un delincuente ruso alguna vez apodado el "Mercader de la Muerte" subrayó la creciente presión que enfrentó su administración para traer a Griner a casa, particularmente después de la reciente resolución de su caso penal y su posterior traslado a una colonia penal.

Biden tuiteó sobre la liberación de Griner el jueves por la mañana y escribió que está de regreso a Estados Unidos.

Biden habló con Griner por teléfono el jueves mientras su esposa, Cherelle, estaba en la Oficina Oval. El presidente se dirigiría a los periodistas el jueves por la mañana.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia también confirmó el intercambio el jueves, diciendo en un comunicado difundido por las agencias de noticias rusas que el intercambio tuvo lugar en Abu Dhabi y que Bout fue trasladado a casa.

Funcionarios rusos y estadounidenses habían expresado un optimismo cauteloso en las últimas semanas después de meses de negociaciones tensas, y Biden dijo en noviembre que tenía la esperanza de que Rusia llegara a un acuerdo después de las elecciones de noviembre en Estados Unidos. Un alto funcionario ruso había dicho la semana pasada que era posible llegar a un acuerdo antes de fin de año.

Aun así, el hecho de que el acuerdo fuera un intercambio de uno por uno fue una sorpresa dado que los funcionarios estadounidenses habían expresado durante meses su determinación de traer a casa tanto a Griner como a Paul Whelan, un ejecutivo de seguridad corporativa de Michigan encarcelado en Rusia desde diciembre de 2018 por cargos de espionaje que su familia y el gobierno de Estados Unidos han dicho que son infundados.

Al liberar a Bout, Estados Unidos liberó a un ex teniente coronel del ejército soviético a quien el Departamento de Justicia describió una vez como uno de los traficantes de armas más prolíficos del mundo. Bout, cuyas historias inspiraron una película de Hollywood, cumplía una sentencia de 25 años por cargos de conspiración para vender decenas de millones de dólares en armas que, según funcionarios estadounidenses, se usarían contra estadounidenses.

La administración de Biden finalmente estaba dispuesta a intercambiar a Bout si eso significaba la libertad de Griner. La detención de una de las mejores jugadoras en la historia de la WNBA contribuyó a un remolino de atención pública sin precedentes para un individual detenido, sin mencionar la intensa presión sobre la Casa Blanca.

El arresto de Griner en febrero la convirtió en la estadounidense de más alto perfil encarcelada en el extranjero. Su condición de mujer negra abiertamente gay, encerrada en un país donde las autoridades han sido hostiles con la comunidad LGBTQ, infundió dinámicas raciales, sociales y de género en su saga legal e hizo de cada acontecimiento un asunto de importancia internacional.

Su caso no solo generó una publicidad sin precedentes para las decenas de estadounidenses detenidos injustamente por gobiernos extranjeros, sino que también surgió como un importante punto de inflexión en la diplomacia entre Estados Unidos y Rusia en un momento de deterioro de las relaciones provocado por la guerra de Moscú contra Ucrania.

El intercambio se llevó a cabo a pesar del deterioro de las relaciones entre las potencias. Pero el encarcelamiento de estadounidenses dio pie a una rara apertura diplomática, que produjo el contacto conocido de más alto nivel entre Washington y Moscú, una llamada telefónica entre el secretario de Estado, Antony Blinken, y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, en más de cinco meses.

En un movimiento extraordinario durante negociaciones secretas, Blinken reveló públicamente en julio que Estados Unidos había hecho una "propuesta sustancial" a Rusia por Griner y Whelan. Aunque no especificó los términos, personas familiarizadas con la situación dijeron que Estados Unidos había ofrecido a Bout.

Una propuesta pública de este tipo provocó una reprimenda de los rusos, quienes dijeron que preferían resolver esos casos en privado y conllevaban el riesgo de debilitar la mano negociadora del gobierno de EE.UU. para este y futuros acuerdos al hacer que la administración pareciera demasiado desesperada. Pero el anuncio también tenía como objetivo comunicar al público que Biden estaba haciendo lo que podía y asegurar la presión sobre los rusos.

Además de los esfuerzos de los funcionarios estadounidenses, la liberación de Griner siguió a meses de negociaciones clandestinas que involucraron a Bill Richardson, el ex embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas y emisario frecuente en conversaciones sobre rehenes, y su principal adjunto, Mickey Bergman. Los hombres realizaron varios viajes al extranjero el año pasado para discutir escenarios de intercambio con contactos rusos.

Griner fue arrestada en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú en febrero cuando los funcionarios de aduanas dijeron que encontraron cartuchos de vaporizador con aceite de cannabis en su equipaje. Se declaró culpable en julio, aunque aún enfrentaba un juicio porque admitir su culpabilidad en el sistema judicial de Rusia no pone fin automáticamente a un caso.

Reconoció ante el tribunal que poseía los cartuchos, pero dijo que no tenía intención delictiva y que su presencia en su equipaje se debió a empacar apresuradamente.

Antes de ser sentenciada el 4 de agosto y recibir una sentencia de nueve años que sus abogados dijeron que estaba fuera de lugar por el delito, una emocionada Griner se disculpó "por el error que cometí y la vergüenza que les causé". Agregó: "Espero que en su decisión no acabe con mi vida".

The Associated Press contribuyó a este informe.