<
>

El futuro de la NBA se hizo presente en LA

play
Brilló el espectáculo en juego de estrellas en ascenso (1:51)

Impresionantes clavadas de Joel Embiid, Jaylen Brown, Kyle Kuzma y Donovan Mitchell dieron espectacularidad del partido en el que ganaron los del resto del mundo frente a las figuras de Estados Unidos. (1:51)

LOS ANGELES – Donovan Mitchell, Dennis Smith Jr., Jaylen Brown, Jayson Tatum, Brandon Ingram, Kyle Kuzma. Y ese es solo el equipo que perdió el partido.

¿Los ganadores? Ben Simmons, Buddie Hield, Jamal Murray, Joel Embiid, Dario Saric, Lauri Markkanen. El resto del mundo dominó de manera contundente.

El futuro llegó a Los Ángeles, hubiera dicho el legendario narrador de béisbol, Vin Scully, al comienzo del partido de las estrellas en ascenso que abrió el fin de semana de las estrellas en el Staples Center. Al margen del resultado, una victoria 155-124 del equipo del resto del mundo, fue un adelanto de lo que está por venir. No pasará mucho tiempo para que las estrellas ascendentes emerjan como superestrellas, de la misma manera que Stephen Curry, DeMar DeRozan, DeMarcus Cousins y John Wall en Los Angeles, 2011.

“El futuro está en buenas manos con todos los jugadores que han salido ahora”, dijo el novato Ben Simmons, de Australia. “Había buen talento, grandes, en ambos equipos. Es realmente emocionante ver a todos los chicos superarse y todo el talento, especialmente en esta clase de los novatos. La pasada clase en la que estaba con Jaylen y Brandon y tipos como esos, realmente han mejorado”.

El equipo del mundo no perdió tiempo en sacar ventaja y se fue al descanso en ventaja de 78-59, en buena parte gracias a la puntería a distancia de la combinación de los Sacramento Kings, el serbio Bogdan Bogdanovic, quien fue elegido como MVP del partido, y el bahameño Buddy Hield. No hubo respuesta de avance en el resto de la ruta, aunque el conjunto perdedor pudo mostrar destellos de su talento y atletismo, con jugadas de catálogo dignas del concurso de clavadas del sábado por parte de Jaylen Brown, Jayson Tatum, Dennis Smith Jr. y el principal candidato a Novato del Año, Donovan Mitchell.

“Esta clase de los novatos simboliza exactamente hacia dónde va encaminada la NBA: velocidad, atletismo y habilidad para tirar”, comentó el entrenador del equipo de Estados Unidos, Roy Rogers. “Hay muchos bases capaces de atacar el aro, que mantienen la presión hacia el aro, pero entonces tienes a un Bogdanovic muy apto desde afuera”.

Los del resto del mundo lanzaron colectivamente para 58.7 de campo y 41.1 de triples, aunque antes del tiempo chatarra llegaron a estar alrededor de los 60 y 45 por ciento.

“Me enfoco cada juego en tener la mejor versión de mi juego cada día”, dijo Bogdanovic de su explosión ofensiva. “Uno nunca sabe cuándo va a pasar. No sé, me mantuve tirando, y se sentía bien”.

Hield encabezó a ocho jugadores del mundo en doble dígito con 29 puntos y 12 de 22 de campo. Bogdanovic acertó 7 de 13 de triples y sumó 26 puntos. Simmons tuvo un doble-doble con 11 puntos y 13 asistencias, con seis rebotes y cuatro robos. El canadiense Jamal Murray cerró con 21 puntos, seis rebotes y siete asistencias.

Jaylen Brown, quien se quedó fuera del partido en su año de novato, fue el mejor del Team USA con 35 puntos, 10 rebotes y 14 de 21 de campo. Kyle Kuzma contribuyó 20 puntos y siete rebotes.

La velada puso de manifiesto el gran progreso que han tenido más países en el juego. Además de potencias tradicionales como Lituania, Croacia, Francia y Serbia y de gigantes dormidos como Australia y Canadá, países no tan tradicionales como Camerún, Bahamas y Finlandia estuvieron representados. Aunque Markkanen y Joel Embiid se desarrollaron en Estados Unidos, no deja de ser un mérito para esas naciones.

“Es el juego de estrellas y no es necesariamente un juego competitivo”, comentó Hield. “Pero el mundo ha estado mejorando. Estoy orgulloso de ver muchos jugadores de Francia, Australia, tienes a Embiid, de Camerún, todo el mundo está mostrando progreso y el mundo está alcanzando el básquetbol americano. Esto muestra cuán duro hemos estado trabajando y cuán dedicado estamos a este juego”.

Para los internacionales, no se trataba sólo de participar en el juego. Desde temprano, el enfoque era dar un buen espectáculo, pero ir por la victoria.

“El básquetbol está yendo a todos los lados en el mundo y es grandioso ver que un equipo que represente a todo el mundo gane un juego como este”, dijo Embiid, quien solo jugó nueve minutos, pero prometió ir por el premio de Jugador Más Valioso el domingo. “Era muy importante que ganáramos este juego”.

“Esa era nuestra meta, entrar al juego para ganarlo”, señaló el finlandés Lauri Markkanen. “Era nuestra meta número 1 y lo logramos. Jugamos bien como equipo, en un partido competitivo y divertido a la vez”.

Rogers no sólo se mostró impresionado con la muestra de talento que vio en el partido, sino con la madurez del joven grupo.

“Son chicos muy abiertos al ‘coaching’”, comentó. “Son chicos jóvenes, y saben que esa es la manera que van a mejorar en la liga; aceptar el ‘coaching’, sin importar de dónde vengan, si es de tu entrenador o de otro entrenador”.

Denny Alfonso colaboró con esta historia