<
>

Steve Kerr asegura no estar orgulloso por infame pelea en práctica con Michael Jordan

play
El día que Michael Jordan ganó un partido con los pies "bañados en sangre" (1:02)

El hecho ocurrió un 8 de marzo de 1998, día en que jugó por última vez con la camiseta de los Chicago Bulls. (1:02)

Steve Kerr tuvo que reír cuando se le preguntó cómo ha sido revivir su estancia con los Chicago Bulls en el marco de “The Last Dance”, la serie que domina la conversación a nivel nacional.

“Definitivamente es raro”, dijo a ESPN el actual coach de los Golden State Warriors. “Y sé que se va a poner más raro”.

Eso es porque Kerr quien ganó tres campeonatos como guardia de los Bulls de 1996 a 1998, sabe qué es lo que pasará en los cuatro episodios finales, especialmente el de este domingo, en el que se irá a fondo sobre la infame pelea que tuvo en una práctica con Michael Jordan y que dejó a Kerr con un ojo morado.

“No es algo de lo que esté orgulloso. Es algo que pasa de repente en todos los equipos durante la temporada”, fijo Kerr sobre el incidente. “Los jugadores se pelean en la práctica. Es parte de la competencia a alto nivel, pero es muy, muy extraño que todos conozcan la historia y hablen de ella y luego yo esté frente a la cámara hablando de la pelea y Michael también y la gente va a examinar todo el asunto.

“Hay una razón por la que generalmente no se permite el acceso a equipos de televisión. Creo que no había imágenes de esa pelea, porque eso no sucedió en 1998, pero desenterrarlo todo y hablar de eso no es muy divertido”, agregó.

Kerr, quien ha estado en San Diego con su familia desde que la NBA suspendió la temporada el 11 de marzo por la pandemia por coronavirus, dijo que no ha hablado con Jordan desde que la serie salió al aire en abril y que nunca han hablado del incidente desde que éste ocurrió hace dos décadas.

“(Michael) me llamó más tarde ese día y se disculpó. De una forma extraña, fue casi un paso necesario en nuestra relación, de una forma rara y desde entonces, creo que me entendió mejor y viceversa y nos llevamos mejor y competimos juntos y confió más en mí”, señaló Kerr. “Al final, todo quedó bien.

“Nunca hemos hablado de eso. Para ser honesto ni siquiera pienso en eso, pero me preguntan mucho sobre eso, porque es una situación única”, agregó.

Kerr sabe que las preguntas sobre el incidente continuarán y dijo entender el interés que rodea el final de aquél equipo de los Bulls encabezado por Jordan, pero admitió que algunas de las historias, como la pelea con Jordan, no han sido agradables de recordar.

“(En la serie) vamos por nuestra segunda racha de tres campeonatos y algunos de los aspectos e historias más personales y tengo emociones mezcladas sobre esa parte”, indicó el estratega de los Bulls. “Por otro lado, estoy realmente feliz de que todo esto haya quedado archivado. Estoy feliz de que mis hijos puedan ver imágenes de una época en la que estaban muy chicos o ni siquiera habían nacido. Que vean cómo era mi vida en ese entonces es realmente agradable.

“También, por otro lado, hay una razón por la que proyectos como este no se hacen más seguido. Son cosas muy privadas. Es una mirada detrás de escena y la mayoría de los coaches se apegarán a la política de que el vestidor es sagrado, pero aquella fue una situación única con un equipo único, por eso se tomó la decisión (de permitir el acceso). Es algo realmente diferente”, destacó Kerr.

Jackie MacMullan de ESPN delineó algunas de las frustraciones específicas que el ex compañero de Kerr, Scottie Pippen, tiene sobre cómo ha sido presentado en ocasiones durante la serie.

Con Pippen como un querido compañero, Kerr y Dennis Rodman han salido en defensa de Pippen, luego de que Jordan lo calificó como “egoísta” en los primeros capítulos de la serie por esperar a someterse a cirugía porque estaba molesto porque los Bulls no renegociaban su contrato.

“Todo mundo está fascinado con eso, pero cuando eres parte de un equipo, a veces quieres que cosas así se mantengan privadas, pero, de nuevo, es parte de la apuesta que se hizo. Permitiríamos el acceso a ese grupo con cámara detrás de escena y esa temporada quedaría documentada porque era nuestro ‘último baile’ (the last dance) y aquí estamos, 22 años después y es como abrir una cápsula del tiempo o algo así”, dijo Kerr.

Mientras Kerr no ha hablado con Jordan, se ha mantenido en contacto con varios compañeros durante el desarrollo del documental y señala qe su relación con Jordan ha sido amigable, aunque Jordan se haya alejado de la atención pública sin mantener relaciones cercanas con sus ex compañeros.

“Este documental está dando una muy buena mirada a la vida de Jordan y qué tan distinta era su vida como jugador y eso, probablemente, ha afectado su vida desde entonces. (Michael) es muy, muy privado”, explicó Kerr.

“Quizá nos veamos una vez al año, quizá en un torneo de golf o en el fin de semana del Juego de Estrellas o quizá en Charlotte cuando jugamos allá y siempre es grandioso y agradable saludarnos y revivir algunas viejas épocas, pero, (Michael) siempre ha sido un tipo muy privado y es fácil ver por qué si ves el documental. Su vida era un caos total, así que me parece que disfruta mucho su privacidad ahora”, concluyó Kerr.